educación

"La incorporación de tecnologías va a dejar una huella importante en la educación"

Daniel Luna, rector de la Ucel, destaca el trabajo realizado durante estos meses en las distintas carreras de la universidad.

Sábado 03 de Octubre de 2020

Con el inicio de la pandemia, las universidades se dieron a la tarea de trasladar todas sus actividades académicas al mundo virtual. Clases, exámenes, trabajos prácticos; todo pasó a ser a distancia. “Tuvimos que afrontar una situación inédita y virtualizar forzadamente toda la actividad de una universidad cuya fortaleza está en la enseñanza presencial y personalizada. Lo pudimos hacer de una manera sumamente exitosa, con la enorme colaboración de docentes y personal”, destaca Daniel Luna, rector de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (Ucel).

Luna es rector de la Ucel desde el 1º de octubre de 2019. A un año de su asunción, cuenta cómo logró esta universidad hacerle frente a la virtualización de las clases y reflexiona sobre los cambios que van a quedar en la pospandemia. “Pudimos comenzar a tener clase virtuales y de manera mucho más rápida que otras casas de altos estudios empezamos a tomar exámenes virtuales en todas las carreras”, apunta el rector. La Ucel cuenta actualmente con unos 2.500 alumnos y alumnas en sus distintas carreras. Tiene tres facultades (Química, Ciencias Jurídicas y Sociales; y Ciencias Económicas y Empresariales. Además de la sede de Rosario (Pellegrini 1332), tiene sedes en Venado Tuerto, Casilda y Marcos Juárez.

Pero para poder llevar adelante esa transformación —los exámenes son por la plataforma Zoom— Luna destaca también la capacitación a docentes tanto en la parte técnica como en la didáctica, así como la realizada para los alumnos, “porque afrontar un examen virtual para el estudiante sin una capacitación previa se transforma en una situación extremadamente estresante”, advierte. “Lo que nos dio muy buen resultado —agrega— fue crear un centro de asistencia técnica en los exámenes, por lo cual hay operadores que supervisan desde el punto de vista técnico el examen, dejan registrados los inconvenientes y auxilian al docente en las dificultades que puedan tener desde el punto de vista tecnológico”.

—¿Cómo fue la respuesta de los docentes?

—Hubo un gran compromiso de los docentes. Se enfrentaron a una tecnología con la cual no todos estaban familiarizados y realmente lo pudieron hacer muy bien. Les ofrecimos toda la capacitación necesaria. Para eso se hicieron jornadas con especialistas. Pero lo importante fue la actitud de docentes y no docentes, sin ellos no pudo haber sido factible una transformación tan rápida. Hemos podido mantener las actividades del año académico a pesar de esta situación y evitar que los alumnos pierdan el año, que sucede cuando no hay clases o no hay exámenes. Y las dos situaciones fueron resueltas.

—¿Notaron deserción de alumnos que empezaron en marzo?

—Ahí hay un fenómeno interesante, y es que este año hemos tenido menor baja de alumnos que el año pasado. La deserción de alumnos en 2020 ha sido un 43,4 por ciento inferior a la de 2019. Es decir que la retención ha sido mayor este año que el año pasado, a pesar de la situación excepcional que estamos atravesando por la pandemia. Es un dato muy positivo y lo atribuimos a que hemos garantizado a nuestros alumnos las clases virtuales y la misma cantidad de llamados de exámenes que estaban previstos en el calendario académico antes de la emergencia sanitaria.

—¿Hay cambios que se están registrando que van a quedar en la pospandemia?

—Una situación tan conmocionante como esta deja cambios en la sociedad en todos los aspectos. En la educación, lo que ha llegado para quedarse es la incorporación de tecnología. Eso no me cabe dudas. No creo que sea una cuestión sustitutiva, la educación a distancia no va a sustituir a la presencial. Creo que las fortalezas y las virtudes de lo presencial, el encuentro en el aula tiene un valor extraordinario. Pero sí estoy convencido que la incorporación de tecnologías y el habituarse a utilizarlas es algo que va a dejar una huella importante en la educación y se va a quedar. Hemos descubierto las posibilidades de reuniones o conferencias virtuales con disertantes de distintas partes del mundo, a las que antes —debemos admitirlo— no estábamos tan habituados. O por lo menos no lo estaba todo el mundo. Eso va a quedar. La familiarización con las tecnologías que forzada y aceleradamente hubo que hacer va a ser una incorporación valiosa en la educación.

Frente UCEL 2.jpg
La Ucel está presente en Rosario, Venado Tuerto, Casilda y Marcos Juárez.

La Ucel está presente en Rosario, Venado Tuerto, Casilda y Marcos Juárez.

>> PLANTA PILOTO Y ACTIVIDADES DE EXTENSIÓN

Luna destaca que además de sus sedes, la Ucel cuenta con una planta piloto para la extracción de aceites y grasas de origen vegetal única en su tipo en Latinoamérica, que se emplea para prácticas de la carrera de ingeniería en alimentos. También tiene laboratorios y cocinas para las prácticas de la licenciatura en nutrición y dos salas de informática para prácticas de la carrera de analista universitario en sistemas de información, derecho y las carreras de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. “Aún en el marco de esta situación excepcional, la Ucel ha continuado intensamente con su actividad de extensión y de investigación y la vinculación con universidades de América y de Europa para mantener activos los convenios de intercambio y las dobles titulaciones internacionales”, agrega el rector.

Para conocer la oferta académica de la Ucel, visitar el sitio ucel.edu.ar, email: info@ucel.edu.ar o en las redes sociales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS