Educación

La historia de la foto: "Se precisan niños para amanecer"

La noche que el uruguayo Daniel Viglietti cantó para los maestros en la Escuela Itinerante.

Sábado 04 de Noviembre de 2017

El 20 de abril pasado Daniel Viglietti volvió a cantar junto a los docentes. Esta vez en la Escuela Itinerante abierta por la Ctera para reclamar que se cumpla con la ley de financiamiento educativo. Veinte años atrás el cantautor uruguayo había pasado por la Carpa Blanca. Por el mismo lugar, con la misma consigna.

   Esa noche de abril hacía frío, había llovido en esos días y todavía se sentía la represión ejercida por el Gobierno nacional hacia los maestros. Para Daniel Viglietti, que vivió en carne propia la dictadura en su país, ninguna de las causas que tienen a la dignidad humana como bandera les fueron indiferentes.

   "Siempre estuvo con los maestros, con nosotros y los de toda Latinoamérica, igual que con las causas de los derechos humanos", recuerda la secretaria de la Ctera, Sonia Alesso, sobre la figura de Viglietti. Dice que esa noche de abril llegó con su guitarra, como andaba siempre, cantó y al final le obsequiaron un diploma en agradecimiento por apoyar a la educación pública, y que registró en esta imagen el equipo de fotógrafos de Ctera . "Estábamos en el patio de la Escuela Itinerante. Le recordé que era el mismo sitio en el que había cantado hacía 20 años. El estaba muy emocionado. Me preguntó por la serie de poemas "Nos queda la palabra" que repartíamos. Me pidió uno, le regalamos un montón. Se emocionó más", se acuerda Sonia Alesso de aquella noche. También que en su momento fue reconocido como "Maestro de la vida", por todas esas virtudes, por ser un cantautor popular y haber recogido lo mejor de la poesía hispanoamericana.

   El lunes pasado Daniel Viglietti falleció en Montevideo. Como cuenta la historia de esta foto no sólo fue un cantor comprometido con su tiempo sino solidario con quienes sostienen que la educación es un derecho humano.

   Entre las canciones de aquella noche de abril, interpretó "Tiza y bastón" que hace memoria de la vida, secuestro y desaparición en 1976 de la maestra uruguaya Elena Quinteros y de la búsqueda de su mamá, Tota Quinteros, también docente. Y Gurisito, que en su letra sueña: "Niño, mi niño,/vendrás en primavera,/te traeré./Gurisito mío,/lugar de madreselvas/te daré./Y aunque nazcas pobre,/te traigo también:/se precisan niños/para amanecer..."

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario