Educación

La chica que jugaba con las teclas y sueña con tocar en el Colón

Francisca Baetti cursa el último año del secundario y planea estudiar para ser concertista de piano.

Sábado 11 de Noviembre de 2017

Mientras pasea por la peatonal Córdoba, Francisca escucha a Chopin. Lleva puesto una campera bordó, pollera azul y al hombro una mochila gris. Acaba de salir de la escuela y desde Balcarce hasta San Martín a su alrededor la ciudad corre. Hombres y mujeres salen de las oficinas, los chicos del colegio, los bocinazos de los taxis, el vendedor de praliné, los negocios abiertos. Son las 12.45, el centro de la ciudad se agita, pero los oídos de Francisca Baetti lo ignoran. O eligen hacerlo. En el playlist de su celular suena "La polonesa heroica" de Chopin y con los auriculares puestos ella se deja llevar por la música. Mientras camina sus dedos tímidamente juegan a la altura de sus caderas con un piano imaginario. Un movimiento sutil con el que acaricia teclas en el aire. Hasta que llega al pasaje Pan, de Córdoba al 900. Entra y camina hasta mitad de manzana, donde pasando el patio la espera un piano vertical alemán.

La primera vez que lo vio fue hace como un año. Pasó por casualidad y preguntó si se podía usar. "Sí, el que pasa y quiere tocar toca", le dijeron. La silla era apenas baja, pero no importó. Aún recuerda que esa tarde, su primer encuentro con el piano del pasaje, interpretó un fragmento del Concierto Nº 3 para piano y orquesta de Mozart. Desde entonces cada vez que pasa por la zona se mete en el misterioso pasaje del microcentro rosarino, se sienta frente a las teclas y toca. A medida que lo hace los transeúntes y encargados de los negocios le sonríen y se quedan escuchándola. Es martes al mediodía y Francisca toca el primer movimiento del Concierto para piano en Re mayor de Hydn. Después engancha con "La marcha turca" de Mozart. El público de ocasión la escucha uno, dos, cinco minutos. Ella parece no percibirlos, hiperconcentrada, como abstraída en otro plano. Solo cuando termina la pieza levanta la mirada y se sorprende alegre. Se da cuenta de la magia que acaba de generar a su alrededor. Algunos les sacan fotos, otros la filman, todos les sonríen. Un viejito se le acerca y la saluda con un beso en la frente. "Es la bendición del Papa, te felicito, es realmente espectacular lo que hacés", le dice. Detrás de él llega el saludo de una vecina del barrio: "Siempre paso por acá porque vivo a la vuelta. Hoy tuve un día complicado, pero vi cómo tocás y me dije: «Me vengo un ratito para escucharla». ¡Qué lindo lo que hacés, nena; maravilloso, te llena el alma!". Francisca Baetti agradece cada gesto de cariño mientras se acomoda la campera para ir al colegio. Cursa quinto en el Normal 2 y con 18 años tiene un sueño: tocar el piano en el Teatro Colón.

Francisca VIDEO 2

Pero esta historia empezó hace 15 años. Cuando tenía 3 en su casa había un teclado pequeño y le llamó la atención esas figuras blancas y negras alargadas que al tocarlas con las yemas de los dedos salía música. Había algo ahí que le gustaba. Sobre todo el suave juego entre los dedos y el instrumento para sacar los sonidos. Las armonías y las composiciones llegarían tiempo después. Pero al principio fue un juego. Su papá vio esa curiosidad primaria y le hizo escuchar algunos intérpretes de piano. Un año después arrancó con iniciación musical donde tuvo la posibilidad de elegir un instrumento. Intentó un tiempo con el violín pero lo dejó, se decidió por las teclas y a los 5 comenzó a estudiar piano en la Escuela Municipal de Música con la profesora Daniela Romero.

"Cuando tenía 3 años Francisca descubrió en su casa un teclado que le llamó la atención y a los 5 comenzó a estudiar piano"

En su casa se respira música. Francisca es hija de Luis Baetti, un reconocido cantante, guitarrista y arreglador casildense que llegó a tocar en Cosquín. Su mamá trabaja como productora cultural y sus tres hermanos también son músicos: los varones mayores tocan batería y Paloma, la más pequeña, violín. En la pieza de su casa, Francisca tiene, a centímetros de su cama, un piano de cola color madera que le regalaron este año y con el que practica por las tardes. Sobre la caja, la parte más grande del instrumento, descansa el violín de Paloma y en un rincón se asoma un piano más chico pintado de negro que tiene desde los 8. Como para no soñar con la música.

francisca3

Junto a otros jóvenes talentos —entre ellos su hermana— participó la semana pasada de un concierto de la Orquesta de Cámara Municipal de Rosario, dirigida por el maestro Fernando Ciraolo. En el foyer del teatro El Círculo, interpretó el primer movimiento del Concierto para piano en Re mayor de Hydn. Francisca ya no es promesa, es realidad.

Francisca y Ciraolo

Con sólo poner Francisca Baetti en el buscador de YouTube aparece una lista de espectáculos en los que tocó la joven artista. Hay interpretaciones de obras clásicas Mozart o Beethoven. Pero también, una bella versión para piano de "Alfonsina y el mar", la zamba de Ariel Ramírez y Félix Luna. Su papá, Luis Baetti, fue el encargado de los arreglos.

Francisca Alfonsina y el mar

Escala a Buenos Aires    

Cuando era chica, fue invitada a participar en Perú de una serie de encuentros de Alumnos Suzuki de América latina. "El método Suzuki —cuenta Francisca— es la forma con la que yo arranqué piano a los cinco años con mi profesora Daniela Romero. Es un método que establece aprender las obras de memoria más que leyendo, te inculca la sensibilidad y está organizado por libros, desde lo más fácil a lo más difícil. Para piano son siete libros".

Hasta tercer año hizo la secundaria en la Nigelia Soria, una escuela de cursado en doble turno. Pero le quedaba poco tiempo para poder practicar con el piano, su verdadera pasión, así que se cambió al Normal 2. Por la mañana transita las últimas semanas del secundario y por la tarde practica en su casa. Cada quince días viaja a Buenos Aires para tomar clases con el concertista y pianista Fernando Pérez. Además del cambio de escuela, el año pasado comenzó a cursar el Ciclo de Nivelación para ingresar en la Escuela de Música de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Va a completar ese cursado, aunque tiene decidido a partir del año que viene ir a vivir a Buenos Aires, para intensificar los estudios con su profesor. "Es un poco autodidacta la carrera que yo quiero, porque quiero ser concertista. Por eso voy a estudiar piano con ese profesor y por otro lado materias importantes como lenguaje musical, armonía e historia de la música", cuenta Francisca.

—¿Qué te llama del piano?

—Creo que la cuestión táctil. Tocarlo, sentir las teclitas. Te genera placer. También me gusta el sonido y las obras que hay para piano. Y además porque es un instrumento bastante solitario, en el sentido de que no siempre se encuentra en las orquestas, como pasa con el violín.

—Te gusta aprender así, en solitario.

—Sí (risas). Y también me gusta el silencio.

francisca1

Bossa & Mozart   

Francisca disfruta sobre todo composiciones de música clásica. Su favorita es "La polonesa heroica" de Chopin. Revisa su celular para ver qué música guarda. "Tengo otras canciones, pero lo clásico es lo que predomina", dice mientras mira la pantalla. Allí aparecen obras de Mozart, Haydn, Bartok y Chopin, sus compositores preferidos. Entre risas cuenta que cuando camina por la calle escucha esas obras: "Debo ser la única, porque casi nadie escucha eso, pero bueno... me gusta". También disfruta del folclore, la bossa nova y casi nada, o poco, del rock nacional. En su terreno, sus referentes son Daniel Baremboin y Martha Argerich. "A ella la vi una vez en vivo y me encantó. Estuvo buenísimo, toca muy bien", dice con admiración.

—¿Cómo te imaginás en un futuro?

—Si es que estudio mucho me imagino tocando en conciertos, en teatros de Europa como concertista. Aunque mi sueño es tocar en el Colón. Y viajar, pero es difícil. Primero porque tenés que estudiar mucho. Y también tener un poco de suerte, porque en los concursos capaz que tocás re bien pero no quedás. La suerte un poco juega pero no es lo principal. Lo principal es el trabajo duro.

—¿Requiere mucho sacrificio?

—Sí, tiempo por ejemplo. O algunas salidas. Pero también a la larga eso te da buenos frutos.

—¿Qué es para vos la música?

—La vida. Cuando nos juntamos a tocar con otros amigos es divertido. O cuando toco con la Orquesta de Cámara. La música no es sólo un arte, también es algo para compartir y no para competir. Eso es lo que siento y por eso me gusta.

francisca5


  • El click que llegó cuando conoció a Litto Nebbia

litto.jpg
Francisca conoció al Litto Nebbia en Melopea.
Francisca conoció al Litto Nebbia en Melopea.

Desde chica Francisca supo que quería ser pianista y que eso significaba más que un hobbie. Pero en ese proceso de maduración hubo un día en particular: "Creo que toda la vida vi esto de tocar el piano como algo que quería hacer profesionalmente, pero cuando tenía 11 años fue cuando hice el click y dije: «Esto lo quiero seguir de verdad»".

¿Qué pasó cuando tenía 11 años? Nada menos que la posibilidad de conocer y tocar el piano junto a Litto Nebbia. En junio de 2011 Francisca fue invitada a participar del programa "Toco con todos", del canal Pakapaka. Con su profe Daniela Romero se preparó duro para tocar con Litto. En el video de YouTube que refleja el encuentro aparece también practicando piano en su casa, mientras su papá la acompaña con la guitarra y su hermanita Paloma con el violín. Cuando viajó a Buenos Aires, se presentó en Melopea y junto a Nebbia grabó "Oblivion", de Astor Piazzolla. En una carta que escribió detrás de una hoja con pentagramas le dijo: "Querido Litto: quiero agradecerte la oportunidad de dejarme conocerte. Estoy segura que este momento va a ser inolvidable para toda mi vida. Ojalá yo también siga descubriendo el universo musical que nos regalan los grandes como vos. Te admiro y gracias otra vez. Con mucho cariño, Francisca Baetti". En su dormitorio hay un pequeño cuadrito con una foto que inmortalizó ese encuentro.

"Desde esa vez —cuenta Francisca a La Capital— me aferré más a la música y lo sentí como algo profesional y no como un hobbie. Y me dije que si me habían elegido era porque tenía que seguir".

Francisca VIDEO 1


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario