Educación

Hacia una universidad popular, democrática y feminista

Investigadores, docentes y estudiantes debatieron sobre los desafíos de la educación frente al neoliberalismo en el Foro mundial de Clacso.

Sábado 01 de Diciembre de 2018

"A 100 años de la Reforma, el destino de la universidad latinoamericana está en disputa, porque el destino de Nuestra América está en disputa". La reflexión se desprende del documento que académicos, dirigentes gremiales, docentes y estudiantes de distintos países del Cono Sur debatieron días atrás en una de las actividades enmarcada dentro del Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico organizado por Clacso.


Tres salones de la Universidad de las Artes (UNA) nutridos de universitarios fueron los espacios donde se desarrollaron los debates "a micrófono abierto" sobre los desafíos de la universidad frente a las tendencias privatistas y de mercado de la educación pública.

El foro se dio en el marco del "II Encuentro Latinoamericano contra el neoliberalismo, por una universidad democrática y popular", continuación de debates iniciados en junio en Córdoba, y que tomó como base de las discusiones un documento elaborado por el sindicato docente de Conadu, en consenso con otros actores universitarios. El texto señala que "el movimiento universitario debe asumirse como parte del movimiento popular" y que "no hay reforma universitaria sin emancipación social" y "sin protagonismo de las masas". Y alerta: "O logramos defender y profundizar el sentido de una necesaria e inconclusa reforma democrática, o la universidad será definitivamente capturada en un dispositivo que nos despoja del derecho a producir y compartir el conocimiento que necesitamos para hacer posible una Patria Grande con justicia social".

Durante el debate organizado por Conadu, el filósofo Diego Tatián (Universidad Nacional de Córdoba) advirtió que "el neoliberalismo esencialmente busca la devaluación de la docencia y la domesticación de la investigación". Y recordó el llamado Proceso de Bolonia, cuando ministros de Educación de Europa acordaron a fines de los 90 avanzar en "un mercado único de educación", con sistemas de créditos, la reducción de los estudios de grado y su complementación "con posgrados carísimos, lo que implica una bancarización de la universidad y la incorporación de empresas con líneas de financiamiento".

A su turno, la especialista en política educativa Myriam Feldfeber (Universidad de Buenos Aires) destacó que el nuevo siglo fue acompañado por "un proceso de ampliación de derechos" de la mano de gobiernos populares y progresistas. Y que tanto la Conferencia Regional de Educación Superior de 2008 (Cartagena de Indias) como la de 2018 en Córdoba establecieron taxativamente que la educación superior es un derecho, además de la obligación de los Estados de garantizarlo. "Para nosotros este es un punto de partida, no de llegada", reflexionó la académica. Propuso entonces discutir qué tipo de conocimiento se produce en las universidades, quién se lo apropia y qué diálogo establecen con otros saberes, como plantea el sociólogo Boaventura de Sousa Santos con el concepto de "ecología de saberes".

Fernanda Saforcada (Clacso) destacó que "hay una serie de luchas a dar para caminar hasta llegar a una universidad como derecho de los pueblos, como la distribución y el trabajo territorial de las universidades y las condiciones de trabajo de docentes e investigadores". Alertó que "la mercantilización no tiene solamente que ver con el crecimiento de las instituciones privadas, sino con las sutiles y explícitas formas de privatización al interior de nuestras universidades con los que convivimos cotidianamente". Y que "los criterios de evaluación y publicación en revistas extranjeras dicen mucho sobre qué conocimiento producir y con qué finalidad".

conadu2.jpg

Popular

Otro de los aportes destacados de la jornada fue el del docente de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, Julián Dércoli, quien hizo foco en el decreto de noviembre de 1949 que estableció el fin de los aranceles universitarios. "La universidad ha sido bastante ingrata con los líderes populares, en particular con el peronismo". Y sobre ellos dijo que "pareciera que los invitamos a estos foros cuando perdieron o acecha el fascismo, y a veces es tarde". El foro internacional de Clacso contó, entre otros, con la presencia de la ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff y de la ex mandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner.

"Solemos decir que la universidad pública es gratuita y es mentira, es desarancelada por el Estado, pero tiene un costo para el conjunto del pueblo argentino. Es muy importante rescatar el desarancelamiento como un sentido que nutre a los universitarios. Por eso es un mandato que sea popular, no una elección, porque la financia el pueblo", agregó Dércoli.

Pablo Vain (Universidad Nacional de Misiones) cuestionó el peso de prácticas meritocráticas en los claustros. Y se preguntó cuáles son las prácticas concretas, más allá de las becas, para considerar popular a la universidad. Invitó entonces a pensar en la diversidad que se produce con irrupción de los sectores populares en la educación universitaria.

Fernando Peirano (Universidad Nacional de Quilmes) propuso ver el ajuste en un marco donde "va a haber universitarios y científicos, pero no un sistema de ciencia y universidad". Y por lo tanto, que "la lucha va más allá de presupuesto, matrículas o cargos, sino en imaginar instituciones que construyan agendas propias". Por su parte, Pablo Imen (UBA) propuso "recuperar experiencias valiosas de la universidad pública argentina y latinoamericana y repasar las prácticas con metodologías que se pueden aprender del movimiento pedagógico latinoamericano".

conadu4.jpg
conadu5.jpg

Feminismo

"La universidad que queremos es una universidad igualitaria, por eso el proyecto que impulsa su reforma democrática y popular debe ser también feminista", sostiene uno de los ítems finales del documento que debatieron los representantes universitarios en el foro.

Sobre este punto Ana Barletta (Universidad Nacional de La Plata) dijo que "la universidad feminista tiene que dejar de ser una consigna", y plantearse por qué "menos del 10 por ciento de las rectoras son mujeres".

En el mismo sentido, Sandra Torlucci (rectora de la Universidad de las Artes) afirmó que "es más discursivo que real el tema de la participación popular y el feminismo en la universidad". Y que "el feminismo inquieta mucho a toda la comunidad universitaria, aunque todos lo hablan". Describió que esta situación se da no sólo por la baja participación de mujeres en los órganos de gobierno y en cargos ejecutivos, "sino en la poca participación de profesoras titulares en las universidades". Advirtió que quienes son profesoras, en su mayoría, tienen cargos de auxiliares. Y como otra huella de esta desigualdad, señaló que la mayoría de la bibliografía con la que se trabaja en los cursos es de autores varones.

En tren de unir luchas y reivindicaciones, Torlucci invitó a pensar en la descolonización al interior de las universidades: "Además de la pelea contra la mercantilización y el neoliberalismo tenemos que trabajar también contra la colonización, que todavía está muy enraizada en el sistema universitario. Una vez que se trabaja por la descolonización se trabaja contra el racionalismo, el eurocentrismo y el patriarcado. Y podemos incorporar otros conocimientos que tienen que ver con las culturas populares, los pueblos originarios y la población inmigrante".

"Cabalgando en estas luchas, disputas y resistencias —añadió Saforcada— tendremos el desafio de poder construir una universidad democrática, popular y feminista.


>> Un espacio regional para intercambiar experiencias

conadu3.jpg

El foro organizado por Conadu se desarrolló el miércoles 21 de noviembre en la Universidad de las Artes (UNA), en la ciudad de Buenos Aires. Se desarrolló por la mañana y por la tarde y siguió con una movilización de la que participaron representantes de universidades de Argentina y América latina.

"Para nosotros como mexicanos y latinos es importante compartir problemáticas y preocupaciones semejantes", destacó en la previa de la marcha Ricardo Pérez, de la Universidad de Guadalajara.

María Beatriz Luce, de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul (Brasil) dijo que el encuentro "viene en una buena hora" y que Brasil "necesita de la solidaridad de ideas y estar juntos, para retomar los movimientos de base y de organización de los educadores para pensar políticas educativas para todos".

El rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, Ernesto Villanueva, dijo por su parte que este tipo de encuentros ayuda a intercambiar experiencias y "tener un panorama menos provinciano y más global de lo que pasa en el continente".

Embed


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});