Educación

Gratuidad universitaria, un derecho consagrado

Este año se cumple el 70º aniversario de la firma del decreto que eliminó los aranceles en los estudios de la educación superior.

Sábado 27 de Abril de 2019

Cursar estudios superiores sin cobro de aranceles es hoy en nuestro país un derecho consagrado. Creemos que es sustancial conmemorarlo en el sentido literal de la palabra: "Hacer memoria con otros", porque en la medida en que podamos hacerlo, vamos a poder defender un logro que no es de la naturaleza, sino de la política y que constituye parte fundamental del acumulado del capital político y social del pueblo argentino.

El 22 de noviembre de 1949 el General Perón firmó el decreto Nº 29.337 que desaranceló los estudios universitarios. Esta decisión, que comúnmente se conoce como "gratuidad universitaria" —pero que es mucho más profunda que gratuidad—, transformó el sistema universitario argentino permitiendo el ingreso a la educación superior de sectores sociales que estaban históricamente relegados (y que en otros países aún hoy lo siguen estando).

Hace algunos días, el conjunto de universidades públicas argentinas conmemoramos el 70º aniversario de esta iniciativa. El acto se llevó adelante en la provincia de Córdoba, en el marco del 81º plenario de rectores y rectoras del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), y contó, además, con la participación de representantes de gremios docentes, no docentes y de estudiantes de distintas regiones del país que expusieron sus reflexiones en torno a la fecha y destacaron su importancia.

"Hay quienes esbozan propuestas en las que se promueven aranceles para parte de la oferta académica o segmentos del alumnado"

La instauración de la gratuidad universitaria es una medida que cuenta con amplio consenso en nuestra sociedad. Sin embargo, y aunque no se enuncie de modo taxativo y directo, hay quienes esbozan propuestas en las que se promueven las cuotas/aranceles para parte de la oferta académica existente o bien para segmentos del alumnado. Nosotros creemos que el desarancelamiento es una de las características que le da mayor vitalidad al conjunto de nuestras universidades y lo conmemoramos porque queremos homenajear a aquellos que lo hicieron posible y para poner en valor al conjunto del sistema universitario público argentino.

Nuestro país fue la cuna del reformismo universitario latinoamericano y es referente internacional por la gratuidad sellada en 1949. Sin embargo, su sistema universitario no siempre pudo navegar en aguas calmas. La última dictadura militar, por ejemplo, puso a las universidades nacionales bajo control directo del Poder Ejecutivo; suprimió órganos colegiados de gobierno; cerró carreras (principalmente las vinculadas a las ciencias sociales); fijó exámenes de ingreso y cupos; estableció aranceles e impuso la prohibición de la actividad política y gremial, llevando adelante secuestros, torturas y asesinatos seguidos de desapariciones de miles de estudiantes universitarios que se negaron a aceptar dichas imposiciones del gobierno militar.

Años después, ya retornada la democracia, esas restricciones se eliminaron y la matrícula universitaria volvió a expandirse. Es por eso que es preciso "hacer memoria juntos" y así poder rescatar los principios sobre los que se erigieron (y aún se sostienen) las más de 50 casas de altos estudios que acercan la educación superior a las veinticuatro jurisdicciones de nuestra patria.

Universidad hoy

El sistema universitario público argentino cuenta hoy con una riqueza y heterogeneidad de gran magnitud, en donde conviven casas de estudio creadas en la época de la colonia, como la Universidad Nacional de Córdoba (1613); universidades creadas a la luz del movimiento reformista, como la Universidad Nacional del Litoral (1919) y universidades creadas durante la última década, como la Universidad Nacional de Hurlingham (2014), la Universidad Nacional de José C. Paz (2009) o la Universidad Nacional de Florencio Varela (2010), que permitieron dar acceso a estudios superiores a habitantes de distintas regiones del conurbano bonaerense.

Así, amparados en la democratización, la autonomía, la libertad de cátedra, el cogobierno y la gratuidad, y con la creación de nuevas universidades durante el gobierno anterior, se configuró este sistema universitario masivo, democrático y federal que hoy conocemos. El mismo que queremos poner en valor y defender, sabiendo que la mejor forma de hacerlo es, también, transformándolo. ¿Cómo? Conquistando aquello que nuestros jóvenes, nuestros profesores y profesoras, nuestras trabajadoras y trabajadores, todavía no tienen.

En virtud de ello es que, desde el CIN, organismo que agrupa a las autoridades universitarias públicas nacionales y provinciales, hemos comenzado a trabajar en un plan estratégico de mediano plazo en el podamos trazar los horizontes, decir hacia dónde va el sistema público universitario y vislumbrar cuáles son sus problemas, cómo podemos caracterizarlos, cómo creemos que se resuelven y cuáles serán las estrategias concretas para lograrlo.

"El sistema universitario público argentino cuenta hoy con una riqueza y heterogeneidad de gran magnitud"

Nos toca repensarnos en un contexto complejo. Sabemos lo que significan los programas del Fondo Monetario Internacional, en los que la universidad es considerada un gasto y para quienes la gratuidad resulta incomprensible.

A diferencia del FMI y quienes lo apoyan, nosotros creemos que un sistema universitario arancelado solo ocultaría y profundizaría las problemáticas que hoy enfrentamos. Expulsar a todo aquel que tenga dificultades no significa dar una solución a los problemas que tenemos, por ejemplo, con algunos estudiantes que tienen inconvenientes con matemática en los primeros años de la universidad. Debemos reconocer soluciones viables e inclusivas: un plan estratégico que consiga detectar los problemas y elaborar soluciones en pos de un sistema universitario en el cual todos puedan entrar y todos puedan aprender.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});