docente

Estudiantes del profesorado impulsan un proyecto solidario

Cursan en primer año y armaron una rifa. Con lo recaudado comprarán juguetes para chicos y chicas de un jardín

Sábado 21 de Noviembre de 2020

¿Son los jóvenes solidarios, la solidaridad se aprende, la empatía y el compromiso con el otro están implicados en la tarea docente? La profesora Marina Colussi cree que sí, que los jóvenes son solidarios y que es parte de la tarea docente darles lugar para ejercer ese compromiso con el otro. Ella lo sabe porque pudo vivenciarlo con sus alumnas y alumnos de 1º año del profesorado de educación física del Instituto Superior Nº 9.229 General San Martín, de Salta y Corrientes.

Es que además de ser docente en el nivel superior, Marina se desempeña como maestra de educación física en un jardín de Villa Gobernador Gálvez. Una institución donde asisten niños y niñas de barrios populares a los que sus maestras quieren agasajar con un regalo para fin de año. La docente publicó en su estado de WhatsApp que buscaba personas que vendieran juguetes al por mayor, con la idea de conseguir precios accesibles que les permitieran comprar los regalos para el jardín. Como los alumnos del profesorado tenían su número, recibió un mensaje de Valentina Cortez, una de las delegadas de 1º año, que le dijo: “Profe, yo quiero colaborar, ¿cómo podemos hacer?”.

Valentina tomó la posta y ese fue el punto de partida de un proyecto solidario que un grupo de jóvenes hizo propio. A la media hora la alumna se volvió a comunicar con su profesora para proponerle una batería de propuestas, entre ellas una rifa virtual para juntar el dinero necesario.

“En un día estaba todo organizado”, cuenta la docente. Se formó un grupo de alumnas del profesorado que decidieron convocar a emprendedores, y con ese aporte promocionar una rifa virtual abierta a la comunidad. Lo recaudado será donado a la cooperadora del jardín. Marina cuenta con asombro que las y los jóvenes del profesorado armaron todo y que ella solo hizo de nexo: “Ya habían terminado el cursado y sido evaluados. Este proyecto solidario no fue un trabajo práctico para un espacio curricular, fue un gesto absolutamente desinteresado”.

"Me movilizan mucho los jóvenes que generan empatía y que se ponen a trabajar por el otro, que proyectan, generan y contagian" "Me movilizan mucho los jóvenes que generan empatía y que se ponen a trabajar por el otro, que proyectan, generan y contagian"

En el marco de una pandemia, sin conocer personalmente a sus profesores y sin ninguna otra intención que la de ser solidarios, estudiantes del profesorado General San Martín pusieron manos a la obra para que cada niño y niña de un jardín al que no conocían reciban su regalo de fin de año. Un compromiso asumido que es motivo suficiente para emocionar a Marina: “Me movilizan mucho los jóvenes que generan empatía y que se ponen a trabajar por el otro, que proyectan, generan y contagian. Mucho más en la formación docente y más pensando en alumnas y alumnos de un primer año, a los que no vimos nunca”.

Valentina Cortez cursa 1º año del profesorado en educación física del Instituto Nº 9.229. Ella fue quien dio el primer paso y propició la creación de un grupo de estudiantes que conducen el proyecto. El equipo organizador está conformado por Floriana Mares, Gina Braccialarghe, Anahel Rodríguez, Sandro Arce, Jesica Paollicelli y Maura Rappo. En el camino se sumaron otros estudiantes del profesorado, familiares y emprendedores que contribuyeron a la iniciativa a través de distintos aportes.

Valentina cursó la primaria y la secundaria en el Colegio Santísimo Rosario, en el sur de Rosario. En la institución de Arijón y Leiva siempre estaba presente el tema de pensar en el otro, de ser solidarios y tener una actitud de servicio hacia quien lo necesita. Por eso cree que esos aprendizajes recibidos la fueron marcando e hicieron que hoy pueda asumir esa práctica naturalmente, como una línea de conducta.

Sobre el proyecto que está llevando a cabo con sus compañeras, la alumna cuenta el paso a paso. Cuando definieron la idea de hacer una rifa solidaria inmediatamente salieron a convocar por redes sociales a emprendedores y pequeños comerciantes para que donen algo de lo que producen o venden. Los resultados no tardaron en llegar y las donaciones conformaron un listado de premios para todos los gustos y necesidades: perfumes, accesorios de moda, pastas caseras, clases de zumba, productos de limpieza y canastas de alimentos. La virtualidad viralizó la propuesta y en menos de una semana casi venden todos los números disponibles de la rifa, que se sorteará el martes 24 de noviembre por la lotería nocturna. El dinero recaudado será entregado como donación a la cooperadora del jardín. Además de comprar los regalos para los nenes y las nenas, se prevé la adquisición de instrumentos de educación física para el nivel inicial.

76666401.jpg

Valentina cuenta orgullosa que a pesar de las limitaciones que impuso la pandemia, los resultados del proyecto superaron sus expectativas. Destaca la importancia de que jóvenes se comprometan en momentos críticos: “Las personas siempre se entusiasman con ideas solidarias, pero a veces falta dar el primer paso y ejecutarlas”. Y explica el ABC de la empatía: “No hay que mirar desde afuera, hay que ponerse en el lugar del otro e involucrarse”.

Como futura docente, Valentina considera que es fundamental que estas ideas se transmitan en el aula, pero que a la solidaridad hay que ponerla en práctica para poder transmitirla. Por su parte, la profe Marina dice estar movilizada por la actitud de sus estudiantes y señala: “Cuando encuentran un lugar donde pueden tener autoría, van con todo el brío que tiene la juventud y concretan lo que quieren”. Para la docente la experiencia representa un verdadero aprendizaje en el marco de la formación docente, “aunque no se trate de un capítulo de un libro por estudiar”.

“Si el otro quiere ayudar —dice Marina—, no puedo dejar pasar la oportunidad, la tengo que tomar. En todo caso la lectura que tengo que hacer es que estos chicos y chicas me están pidiendo protagonizar algo y eso es muy bueno”. La docente destaca un mensaje de Valentina que decía: “Profe, gracias por enseñarnos mas allá de los contenidos curriculares”. Su respuesta fue: “Valen, eso es ser docente, esto es hacer docencia. La docencia no es decir ‘planifico mi clase, voy y la doy’. Implica comprometerse, dar lugar a que pasen estas cosas y habilitarlas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS