Educación

Entre las emociones y las neurociencias

"La formación de las maestras y maestros de nivel inicial está hoy interpelada por discursos que vienen de distintos campos: uno es el de las neurociencias y el otro el de la educación emocional", alertó la pedagoga Patricia Redondo.

Sábado 14 de Julio de 2018

"La formación de las maestras y maestros de nivel inicial está hoy interpelada por discursos que vienen de distintos campos: uno es el de las neurociencias y el otro el de la educación emocional", alertó la pedagoga Patricia Redondo para explicar cómo estos debates desplazan el lugar del conocimiento, lo específico de la tarea de la enseñanza. Un tema que no quedó fuera de la agenda del curso de formación inicial ofrecido por el Instituto Rosita Ziperevich de Amsafé y el Instituto Superior Nº 16 Bernardo Houssay.

La educadora explicó cómo a partir de la moda de las neurociencias instalada en el campo educativo y de manera creciente, "hemos pasado a ser un cerebro con tantos millones de neuronas", donde los maestros son invitados a especializarse en este campo, desplazando su atención de la enseñanza hacia otras retóricas; y los niños y niñas a ser atendidos cada vez a edades más precoces, para evitar problemas de desarrollo, ante la multiplicación de los llamados "trastornos de aprendizaje". "Lo que se pierde es el reparto público de los conocimientos, el reparto de los lenguajes y la especificidad pedagógica de un nivel educativo tanto del nivel inicial como de los primeros años del nivel primario", advirtió la especialista sobre cómo estos discursos irrumpen en la escena escolar y en el desafío de una educación basada en la igualdad.

Compartió un ejemplo reciente, que con preocupación relevó el Suteba, sobre una formación en red de escuelas en la provincia de Buenos Aires y que se realizó en forma conjunta con la Universidad de San Andrés. En esta "capacitación" las maestras son invitadas a pasar por "unas experiencias espirituales para calmarse y poder pensar", y en esa línea formativa, luego "armar rincones de calma para los mas pequeños". En este espacio —continuó el relato Patricia Redondo— "trabajan con emoticones, es decir que los niños llegan al jardín y en lugar de conversar sobre la vida, eligen un emoticón" para expresarse. La práctica no se limita a los alumnos y alumnas, también corre para la docencia que es convocada a experimentar estas situaciones emotivas. Para concretarlas —narró Redondo— por ejemplo, desde el inicio mismo de cada jornada laboral, junto a la planilla de firma de la asistencia, se implementó otra planilla: la de las "emociones", donde se les pide a cada maestra y maestro que ponga cada día que llega cómo se siente. "Es decir, no sé cómo se sentirán si no cobraron y deben afrontar los gastos —ironizó— como pasó hoy (por el viernes 6 de julio pasado), que el Suteba denunció que (la gobernadora María Eugenia) Vidal no había depositado los sueldos de los miles de maestros bonaerenses...".

"Rincón de la calma"

Redondo propuso pensar en discurso del "cómo se sienten" que se les hace en tanto educadoras, en especial cuando va en detrimento del discurso "qué tienen que aprender". "¿Qué quiere decir eso en términos geopolíticos?", preguntó para la audiencia de maestras reunidas en el Nacional 1, y recordó que mientras los países centrales forman en el conocimiento, a los demás (como en la Argentina) se les propone pensar como un hecho banal "cómo nos sentimos cada día" tanto para enseñar como para aprender. Y sumó otro ejemplo para ilustrar lo absurdas que significan estas situaciones para la formación docente: "Una compañera de jardín comentó que durante la capacitación hubo situaciones donde las directivas se han puesto a llorar y los facilitadores de la Universidad de San Andrés, les propusieron un «rincón de la calma». No mejorar el salario o mirar las condiciones de trabajo, sino algo así como «cálmese usted, no se preocupe si se les caen los techos o no les alcanza el servicio alimentario, cálmese en este rincón, que aquí lo tranquilizamos»".

Con el discurso de las neurociencias y la educación emocional lo que se pierde es el reparto público de los conocimientos"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario