Educación

En la búsqueda de historias que emocionen

La editorial independiente Limonero publica libros ilustrados de autores nacionales y extranjeros.

Sábado 06 de Octubre de 2018

"Un día cualquiera, en los archivos polvorientos de una biblioteca, dos investigadores hicieron un asombroso descubrimiento: habían encontrado achimpa. ¿Y qué era achimpa? Nada menos que una antigua palabra, olvidada muchos años antes, que nadie sabía a ciencia cierta qué significaba ni cómo se usaba. Sin embargo, desde aquel día, todo el mundo comenzaría a usar achimpa a su antojo. Y así fue que las cosas se pusieron achimpadamente confusas..."

Con relatos disparatados y magníficas ilustraciones como en el libro Achimpa, de la autora portuguesa Catarina Sobral, la editorial Limonero reúne en su catálogo de literatura infantil a escritores e ilustradores de distintas partes del mundo y de la Argentina. "Publicamos libros ilustrados para lectores sin edad y con capacidad de asombro, para lectores que buscan libros llenos de ganas de ser leídos". Así presentan los licenciados en letras Lulú Kirschenbaum y Manuel Rud, a este sello independiente que se dedica a publicar y difundir el libro ilustrado.

Este camino que iniciaron los responsables de esta editorial hace más de diez años, primero en el desarrollo de contenidos didácticos y de lectura dirigidos a la comunidad escolar hispanoparlante de Estados Unidos, lo continuaron años más tarde con la creación de una editorial propia. "Nos decidimos por esta actividad porque nos encantan los libros ilustrados, y cada vez que hacíamos algún viaje, descubríamos a nuevos escritores", cuentan respecto de esta inquietud que tuvieron tanto personal como profesional y con la que vislumbraron la idea de publicar libros de escritores de otros lugares del mundo, traducidos al español. Los primeros fueron de Ucrania, Francia y Portugal, también el libro de poemas Eso no se hace, de la autora argentina Laura Wittner.

Relatos que sorprendan

"Cada libro es una decisión y un amor diferente. Es el resultado de una búsqueda en lugares lejanos o cercanos, una historia simple que todavía no se ha contado o una compleja que escuchamos muchas veces; es también la búsqueda de autores, ilustradores, diseñadores y artistas de todas las clases y géneros. El universo de escritores argentinos es tan rico y variado como el de los ilustradores que también son talentosos, y hoy son protagonistas y hacen posible que un libro tenga dos autores: uno de texto y otro de ilustración". Los representantes de esta joven editorial explican, además, que editar libros propios lleva mucho más tiempo y dedicación, y requiere de un trabajo previo con el ilustrador.

En esta pasión por los libros ilustrados, Lulú Kirschenbaum asegura que cada obra elegida, sea un libro de poesía, de narrativa o de arte, siempre tiene que despertar curiosidad, asombro y el disfrute de pequeños y grandes lectores. Sin embargo, también admite que a veces resulta difícil encontrar material que sea interesante para lectores de todas las edades.

"Existe una idea un poco estereotipada de lo infantil, que no está ni mal ni bien, pero que en algunos casos subestima un poco a niños y niñas, y los libros terminan siendo relatos e historias pensadas por un adulto en base a lo que considera podría interesarle a un niño. Esto también se refleja en el estilo de escritura o en ciertas temáticas que no se tratan, como si el mundo de lo infantil pasara por algunos personajes o animales y no pudiera abrirse a otro universo", señala Kirschenbaum como madre de un niño de dos años con el que asegura comparte y lee toda clase de libros.

Pequeños y grandes lectores

"Si el libro logra ser atractivo también para los adultos, podrá generar un acercamiento a la lectura mucho más genuino y se podrá compartir en familia. La bibliodiversidad vale también para los niños como posibilidad de incorporarlos al mundo de la literatura infantil y no subestimarlos", continúa la editora.

¿Qué relatos o cosas sorprenden hoy al lector infantil? Para la licenciada en letras, el libro como objeto continuará siendo algo interesante, un bien que el niño y la niña pueden tocar, oler y volver a leer. "En los libros ilustrados el texto y la imagen son dos lenguajes que siempre se complementan, y cada mensaje se resignifica a partir de una ilustración, porque si son coloridas y asombrosas generan que uno las mire una y otra vez, y siempre descubra cosas nuevas. Esto es fantástico".

Con la palabra, Kirschenbaum señala que sucede lo mismo. "Además de buenas historias, la lectura es una herramienta para ampliar el vocabulario. La literatura no tiene que ser necesariamente didáctica pero puede ayudar en el aula, y suma. También permite desestructurar un poco la enseñanza y que niños de distintas edades puedan abordar un mismo material a partir de distintas miradas".

perro1.jpg


Libros nuevos

El perro que Nino no tenía, de los autores belgas Anton Van Hertbruggen y Edward van de Vendel, es la última publicación de Editorial Limonero. La obra relata la historia de Nino, un niño que tiene un perro imaginario que hace de todo. Pero un día, Nino recibe de regalo un perro de verdad. ¿Será como el perro que no tenía?


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario