Educación

El profe youtuber y el video como herramienta para el aprendizaje

Ignacio Evangelista es profesor de física en el Politécnico y creó un canal de YouTube para subir el material de sus clases.

Sábado 03 de Agosto de 2019

"Muchas veces les pedimos que traigan leído el apunte o el tema nuevo desde la casa cuando no tiene mucho sentido, probablemente con suerte la mitad lo lea una vez. La propuesta de los videos es una modalidad de clase invertida. Es decir, propongo esta modalidad como tarea para avanzar con la clase, dejamos lo más aburrido para la casa y en clase interactuamos mucho más". Con esta explicación Ignacio Evangelista, docente de física en el Instituto Politécnico Superior fundamenta un proyecto que incorporó el año pasado como recurso educativo: grabar videos de la materia y subirlos a su canal de YouTube.

El profesor —recientemente recibido de ingeniero electrónico— ya grabó dos capítulos completos de física y su objetivo es producir toda la materia en formato digital. De esta manera, alumnos y alumnas del Poli y de cualquier otra institución tendrían acceso a este contenido las veces que quieran, para entender, estudiar o repasar los contenidos.

La duración de los videos no supera los treinta minutos y se los fracciona en clases de diez. "Encontré que ese es el tiempo que mejor rinde", explica el joven profesor sobre este trabajo que le lleva varias horas de grabación y edición.

"Mejora mucho la predisposición de los chicos en la clase, se sienten con más confianza para la clase y saben de qué vamos hablar", dice. Este recurso atemporal se aplica principalmente en materias como física, matemática o química, pero también podría incorporarse en historia y otras ciencias sociales.

evangelista.jpg

Mirarlo desde la casa

"Puedo verlo varias veces y si no entiendo algo, preguntarlo en clase"; "es una introducción teórica que nos ayuda y puede ser un buen método de estudio en caso de que no entendamos nada"; "hace que dediquemos el tiempo de la clase para resolver ejercicios y repaso porque encuentro tedioso tener que estudiar solo del apunte"; "contribuye demasiado al aprendizaje"; "hace que la materia sea más llevadera"; "es como un trailer o avance de la clase".

Desde la asesoría pedagógica del Politécnico realizaron una investigación para conocer cómo funcionaba esta propuesta con los alumnos y alumnas. Una encuesta demuestra los buenos resultados y la aceptación que tiene producir contenido en YouTube como herramienta de aprendizaje. Les preguntaron qué les aporta el video en el contexto de cursado de la materia, si contribuye de algún modo al aprendizaje y de qué forma se apropian de ese material.

Como trabajo de investigación didáctica, la escuela lo presentó además en el Foro Mundial de Educación en Ingeniería de Estados Unidos y en las Jornadas de Escuelas Medias Universitarias (Jemu), que se realizó el año pasado en Rosario.

—¿Cuál es el procedimiento para grabar un tema?

—Primero realizo una presentación y me grabo apuntando esa presentación, que es más o menos lo que yo escribiría en el pizarrón. Mi idea es incorporar las tres variantes, es decir grabar una clase, proyectar la presentación y por otro lado también incorporar la resolución de ejercicios. Es un formato de clase virtual que se asemeja a la práctica que realizan las universidades de Estados Unidos, de donde adopté esta iniciativa. También de las plataformas como edX o Coursera que se pusieron de moda y son cursos abiertos en línea.

—¿Cómo surge esta idea?

—Durante una beca de estudio que me permitió viajar a Francia, en la universidad conocí a un profesor que grababa sus clases con anterioridad y pensé que podía hacer lo mismo.

—¿Otros docentes lograron replicar esta modalidad?

—Por ahora no, porque lleva mucho tiempo de producción. Por eso que desde el departamento de recursos pedagógicos del Poli están dispuestos a apoyar cualquier iniciativa que presenten otros profesores, ocupándose de la producción. Se trata de darle una mano al que no se anima o no maneja mucho este recurso.

—Existe mucha información y contenido educativo que circula en internet, también tutoriales que podrían no ser fiables...

—Los chicos se la pasan buscando material en internet, pero si se lo ofrecemos nosotros mucho mejor. Una tarea que tenemos los profesores, más allá de producir o no un material, es lograr ese espíritu crítico y poder distinguir una fuente confiable. Lo mismo sucedía al principio con los textos escritos que figuraban en monografías.com, por ejemplo, y que los alumnos acostumbraban a consultar y que no eran muy certeros.

—¿Cuál es la respuesta del alumnado?

—Siempre les pido un devolución de los videos y que puedan decirme cuando algo no les gusta. Alguna vez me dijeron que le faltaba ponerle más onda y energía o que se podría mejorar el volumen. En cambio, encuentran apropiado el tiempo de duración de los videos. La realidad es que siempre piden más videos y esto nos demuestra que definitivamente sirve. El 95 por ciento de la clase lo mira y a veces en más de una vez.

—¿Qué condiciones debe tener hoy el docente frente a una clase?

—Primero motivar y despertar ganas de aprender. Con ese punto de partida podemos transmitir todos los contenidos propuestos. Se trata de llegarles y que puedan decir "esto me interesa y quiero aprenderlo". Y que no se vuelva para algunos insoportable tener que aprender. Tenemos que trata de hacer la clase lo más llevadera posible.

—A veces se cuestiona si este tipo de herramienta podría reemplazar algún día a la clase presencial, o ¿cuál sería el rol del docente si encontramos todo en internet?

—El docente siempre tiene que conducir y acompañar; y la interacción que se da en el salón es irreemplazable tanto como en la solución de ejercicios y los experimentos. Siempre tiene que existir un ida y vuelta.

Para acceder a los videos del profesor Ignacio Evangelista hacer click aquí.

Embed

>> El lenguaje audiovisual y el reto de producir contenido propio

Para Rafael Muñoz, licenciado en comunicación audiovisual y profesor del seminario de Narrativas Transmedia en el Superior de Comercio, disponer de diferentes herramientas audiovisuales requiere de un aprendizaje.

"Notamos que en estos años avanzó la tecnología pero hubo una pérdida del valor de su aplicación. Los jóvenes tienen dificultades para expresar con imágenes un relato, sin coherencia narrativa. El video puede tener una estética bárbara porque la filmaron con el mejor celular pero no tener sentido. Todo este tiempo se dio por sentado que el lenguaje audiovisual estaba incorporado pero se incorporó solo la herramienta. Editar un video que no es solo pegar dos imágenes o escenas", afirma.

"Existe mucho material tecnológico pero también mucha libertad para utilizarlo de parte de los docentes y de la institución". El profesor comenta que suben algunos videos a Vimeo a partir del trabajo que realizan en los distintos seminarios. "Hoy apretás un botón y tenés todo el contenido en el celular, sin embargo el reto es que puedan producir su propio contenido, que puedan mostrarlo en la clase y la escuela, que sea de utilidad", agrega Muñoz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario