Educación

El archivo: cuando la gripe A promovió proyectos de cuidado en el aula

En el maco de la pandemia de gripe A durante 2009, la escuela "2 de abril" de Granadero Baigorria se destacaba en un certamen nacional por sus prácticas escolares de promoción del derecho a la salud.

Sábado 03 de Julio de 2021

El invierno rosarino del 2009 fue testigo de otra pandemia, la llamada influenza o Gripe A. Una realidad sanitaria mucho menos crítica que la actual, pero que también obligó a las escuelas a cerrar total o parcialmente sus aulas para proteger a la comunidad educativa. En este marco, la escuela Nº 1.294 "2 de abril" de Granadero Baigorria fue distinguida entonces en un certamen nacional por un proyecto que impulsaba el cuidado de la salud y lo abordaba como un derechos de todos.

La noticia de la premiación fue comunicada por La Capital el sábado 27 de junio de 2009, en la nota “Cuidar la salud tiene premio”, en la que el periodista Marcelo Abram contó sobre las características del proyecto ganador del Concurso Nacional de Proyectos Comunidades Fundación Mapfre.

Pautas de autocuidado

El proyecto elaborado por la institución educativa de la ciudad vecina se llamó “Estrategias innovadoras para la inclusión educativa y la promoción de pautas de autocuidado de la salud”. Un trabajo que apuntó al desarrollo de acciones innovadoras para la inclusión educativa y al mismo tiempo el abordaje de la salud como derecho, promoviendo el ejercicio de prácticas y espacios saludables desde la escuela, sin desvincularse de las condiciones de vida de las familias de sus estudiantes.

En la nota, la directora de la escuela destacó la oportunidad de la distinción en un contexto en el que la pandemia por gripe A era una preocupación generalizada. “Para la escuela de Baigorria promover estas prácticas y espacios saludables no es una acción que se agota en la adquisición de información. Para llevar a la práctica estos enunciados, la institución organizó el trabajo en torno al derecho a la salud en tres ejes. El primero pensado para el 7º grado de la primaria y el secundario tiene que ver con el derecho a ejercer una sexualidad responsable. El segundo se focaliza en el derecho a una alimentación saludable y está centrado en los chicos de nivel inicial y primaria. Y el tercero se refiere al derecho a vivir en espacios sociales saludables, se enfoca en el cuidado del medioambiente y está diseñado para los chicos del nivel inicial, primaria y secundaria”, describía la nota.

La publicación también destacaba el trabajo colaborativo que supo desarrollar la escuela 1.294, y aclaraba que se sumaron a la iniciativa la Escuela Técnica Nº 550, el Jardín Nucleado Nº 253, el Instituto de Educación Superior Nº 22 y el Centro de Salud Nº 30 Santa Rita. También explicaba que a la hora de llevar a cabo las estrategias proyectadas las herramientas expresivas fueron la clave. La plástica, el teatro, los títeres, la fotografía y las producciones audiovisuales tuvieron lugar para concretar un proyecto escolar pensado para cuidar la salud y promover la inclusión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario