Noche de los Lápices

El 16 de septiembre, en la voz estudiantil

Tienen entre 16 y 18 años, presiden centros de estudiantes y hablan del valor de la educación para construir un país mejor en el aniversario de la Noche de los Lápices.

Sábado 15 de Septiembre de 2018

Tienen entre 16 y 18 años, presiden los centros de estudiantes de sus escuelas secundarias y están convencidas y convencidos que hay que luchar por una mejor educación, para tener un mejor país. "¿Cómo recordás el aniversario del 16 de septiembre en el contexto actual?", los invitó a escribir La Capital. Y hablaron de la importancia de la educación pública, de hacerla valer como derecho y tener participación en esta defensa. También que su protagonismo es decisivo.

Renata Labrador tiene 17 años y cursa el 5º año del secundario. Es la presidenta del centro de estudiantes de la Escuela Normal Nº 1. Se siente orgullosa del nivel de organización del movimiento estudiantil de los años 70. "Esxs chicxs eran militantes que luchaban por un modelo de país mejor y no sólo por el boleto estudiantil", escribe y opina que sus sueños de una patria mejor comprendían "los de una educación de calidad, más inclusiva y libre".

"Es imposible pensar esa semana y ese período sólo como un hecho aislado en nuestra historia. El modelo político y económico que se implantó a partir del ?76 nos legó injusticias que aún padecemos; a su vez, hubo beneficiarios que aún continúan en la cúpula del poder como la familia Macri. Hoy a 42 años marchamos por lo mismo, porque queremos otro proyecto de país, porque pensamos diferente y porque nos están recortando nuestros derechos", expresa en sus reflexiones Tomás Alesso, a pocos días de cumplir los 18 y alumno de 5º año del Instituto Politécnico (UNR), y presidente del centro de estudiantes del Poli.

Para Verona Ciafardoni, el aniversario del 16 de septiembre no solo representa el legado de aquella generación, el recuerdo de las "víctimas del terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica de nuestro país, también es una fecha que habla de lo que reivindicamos como estudiantes secundarixs hasta el día de hoy". Verona preside el centro de estudiantes de la Escuela Superior de Comercio (UNR), tiene 17 años y cursa el 5º año.

Guido Bilotta tiene 18 años, está en 5º de la orientación ciencias naturales del Colegio Jesús de Nazareth, donde además es el presidente del centro de estudiantes. Cuenta que desde que se formó el centro en su escuela, no ha dejado de participar en cada actividad que se propone. Lo valora como una forma natural de ejercer la democracia. También dice: "La lucha se multiplica y hay muestras todos los días, en diferentes partes del país porque no existe escuela justa en un país injusto y es nuestro deber como centro de estudiantes comprometernos socialmente".

Celeste Ríos está en 4º año de la Escuela Técnica Nº 7 y tiene 16 años. Pensó su texto como un ejercicio de imaginación para llegar luego a la realidad de lo ocurrido el 16 de septiembre de 1976, en la Noche de los Lápices, cuando secuestraron y desaparecieron a estudiantes secundarios que reclamaban por el boleto escolar: "Esos reclamos, esa lucha, esa energía que cargaban los estudiantes para pedir por el boleto fue y es la fuerza que empujaba y sigue empujando a los estudiantes para no quedarse callados, para seguir reclamando lo que es justo, necesario y nuestro. Así quiero recordar todos los años el 16 de septiembre, recordándome a mí misma que soy (y somos) el sacapuntas que afila los lápices, para que sigan escribiendo".


>>> "Por un modelo de país mejor" / Renata Labrador / Escuela Normal Nº 1

lapiz1.jpg
Pensar en el 16 de septiembre me hace remover muchos sentimientos ya que por los mismos motivos que detuvieron y asesinaron a esxs pibxs de (más o menos) la misma edad que yo, lo mataron a mi abuelo. Me llena de orgullo el nivel de organización que tenía el movimiento estudiantil en ese momento y se me hace necesario aclarar, cada vez que se me presenta la oportunidad, que esxs chicxs eran militantes que luchaban por un modelo de país mejor y no sólo por el boleto estudiantil. El otro día Mauricio Macri dijo que "tenemos que ser la generación que se haga cargo" (de los problemas que tiene nuestro país, supongo) esa frase quedó resonando, porque para mí, la generación que se hizo cargo fueron lxs militantes de los '70 quienes dejaron la vida mientras peleaban por sus sueños de una patria mejor, la que conllevaba una educación de calidad, más inclusiva y libre, lucha que cargaron en sus espaldas esxs pibxs.

Me hace pensar también en que gracias a esxs pibxs hoy tenemos el derecho a organizarnos en centros de estudiantes sin intromisión de nuestrxs xadres o directivxs. (Y gracias a un gobierno que supo canalizar la demanda de lxs más humildes). Por eso, creo que lxs estudiantes secundarixs debemos recordarlxs siempre y hacernos carne de la lucha que llevaron adelante esxs militantes; defender la educación pública y de calidad en la que creemos y llevar a nuestras escuelas todas las demandas que creemos que son necesarias para construir una mejor educación. Más ahora en el contexto en el que nos encontramos, en pleno gobierno neoliberal que intenta destruir muchos de los derechos que tanto nos costó conquistar, entre ellos nuestra educación.


>>> "Que no nos recorten nuestros derechos" / Tomás Alesso / Instituto Politécnico

lapiz2.jpg
¿Cómo recuerdo este aniversario? Es imposible pensar esa semana y ese período sólo como un hecho aislado en nuestra historia. El modelo político y económico que se implantó a partir del '76 nos legó injusticias que aún padecemos; a su vez, hubo beneficiarios que aún continúan en la cúpula del poder como la familia Macri.
Salir a marchar el 16 de Septiembre no es solo salir por el boleto, es salir a pelear por compañerxs que por luchar por sus derechos, pensar diferente y salir a militar otro proyecto de país lxs desaparecieron, torturaron y asesinaron. Solamente por pensar y actuar en consecuencia.
Hoy a 42 años marchamos por lo mismo, porque queremos otro proyecto de país, porque pensamos diferente y porque nos están recortando nuestros derechos.
Venimos de una semana histórica donde dos escuelas dependientes de la Universidad fueron tomadas por salarios dignos y mejor presupuesto para educación. Y salimos a mostrar, que aunque ya pasaron más de cuarenta años lxs jóvenes seguimos luchando por los derechos que nos faltan pero también los conseguidos. Luchamos por salarios dignos para nuestrxs docentes, por las condiciones edilicias que son paupérrimas, por un boleto educativo gratuito nacional, por ciudadanía universitaria para las escuelas medias de la UNR, por comedores en todos los establecimientos educativos, para que no mueran más pibes víctimas de gatillo fácil, para que dejen de morir pibas producto de esta sociedad patriarcal. Por una educación verdaderamente laica, gratuita, científica, feminista, popular, inclusiva y de calidad.


>>> "Sentirnos identificados en la lucha" / Verona Ciafardoni / Escuela Superior de Comercio

lapiz4.jpg
Esta fecha no solo conlleva un fuerte legado de nuestros compañeros y nuestras compañeras militantes, víctimas del terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica de nuestro país. También es una fecha que habla de lo que reivindicamos como estudiantes secundarixs hasta el día de hoy. Ellos, ellas, elles murieron luchando por los intereses de miles de estudiantes movilizadxs por el boleto educativo, murieron por pensar distinto, murieron porque soñaban con una educación pública que sea inclusiva, de calidad, que son las banderas que hoy seguimos levantando los y las estudiantes secundarias.
Lo demostramos en la organización y el compromiso que venimos teniendo en el último año y sobre todo en el último mes con la lucha que venimos dando las escuelas medias de la UNR en el marco del paro docente desde el 6 de agosto, donde nos encontramos en movilizaciones muy masivas, en Buenos Aires, en Rosario, la toma de sede de Gobierno de la Universidad y en la última semana en las tomas del Politécnico y el Superior.
Creo que mucho de lo que trae la historia de la Noche de los Lápices es sentirnos identificadxs con la historia de cada une de los compañeros y las compañeras, el desenlace de cada una de sus vidas nos llena de impotencia y de ir por mucho más, sabemos que estamos en la calle porque nos dejaron una tarea pendiente que es seguir defendiendo lo que es nuestro, que es la educación del pueblo.
Encontrarnos cada año en esta fecha para gritar en memoria de su historia y de su lucha es mucho de lo que nos sigue movilizando. Las hijas y los hijos de la revolución no solo construimos el futuro, también el presente y luchamos hasta que la educación pública sea como la soñamos.


>>> "Las banderas contra el ajuste" / Guido Bilotta /Colegio Jesús de Nazareth

lapiz3.jpg
Desde que se conformó el centro de estudiantes de Jesús de Nazaret, hace 4 años, siempre participo de esta conmemoración con diversas actividades colectivas dentro de la escuela: fomentamos con la lucha estudiantil, valores como la democracia y lo importante que es hacerse escuchar pacíficamente y lograr un objetivo para el bien común.
La lucha se multiplica y hay muestras todos los días, en diferentes partes del país, que somos nosotros/as quienes tomamos las calles reclamando y levantando banderas de diferentes ideales colectivos ante las políticas neoliberales del gobierno actual, como, por ejemplo, el ajuste sobre la educación pública, donde nosotros/as, los/as estudiantes, nos unimos con los docentes y defendemos el futuro de la Argentina, reclamando por un país justo, porque no existe escuela justa en un país injusto y es nuestro deber como Centro de Estudiantes comprometernos socialmente por ese motivo.
Las secundarias y los secundarios siempre vamos a recordar ese momento con tristeza y dolor, pero los mismos se canalizan en fuerza y convicciones para aplicarlas a la lucha estudiantil. Tenemos la obligación moral y ética de ser los portadores de aquellas voces que los protagonistas de la dictadura del 76 no pudieron silenciar con terror y violencia. Hoy en día esas acciones de esos/as valientes pibes y pibas son ejemplos heroicos para nosotros/as. Siempre los vamos a recordar, porque no están físicamente, pero están en la memoria de cada alumno/a secundario/a y todos/as juntos/as vamos a gritar Nunca Más, dejando de lado nuestras diferencias para enfrentar las injusticias que nos competen como ciudadanos/as y construir una Argentina justa para todos y para todas.

>>> "La fuerza para no quedarse callados" / Celeste Rios / Escuela Técnica Nº 7

¿Cómo recuerdo el aniversario del 16 de septiembre de 1976? Mejor, como lo imagino...
Me imagino la alegría de los estudiantes cuando escucharon "salió el boleto", todo el esfuerzo que habían puesto en las calles, todos los carteles que habían pintado y todas las medidas que habían tomado para hacer posible lo que necesitaban, se había cumplido. Me imagino las sonrisas de los estudiantes, me los imagino festejar, me imagino las lágrimas que cayeron en algunos, pero también me imagino las sonrisas que no se pudieron volver ver nunca más, los festejos familiares o entre amigos que nunca volvieron hacer los mismos. Me imagino las miles y miles de lágrimas que cayeron al escuchar "están desaparecidos". Me imagino a todos los familiares sentarse en una silla y tratar de procesar todo lo que estaba pasando y no saber cómo decirles al resto de la familia que a partir de ese día no debían parar de buscar a sus seres queridos.
Lamentablemente esa imaginación es fea. Pero ¿es imaginación? ¿O lo tuvieron que vivir de verdad? Todos los pies que salieron a la calle para reclamar el medio boleto estudiantil eran los pies que había que reclamar para que aparecieran con vida.
Esos reclamos, esa lucha, esa energía que cargaban los estudiantes para pedir por el boleto fue y es la fuerza que empujaba y sigue empujando a los estudiantes para no quedarse callados, para seguir reclamando lo que es justo, necesario y nuestro.
Así quiero recordar todos los años el 16 de septiembre, recordándome a mí misma que soy (y somos) el sacapuntas que afila los lápices, para que sigan escribiendo.
¡Nunca Más!


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario