Educación

Desarrollan una idea propia y aprenden a comunicarla

Estudiantes de 7º grado de la Escuela San Luis Gonzaga participaron de los clubes TED y se lucieron en sus presentaciones.

Sábado 02 de Noviembre de 2019

“¿Quieren sorprenderse? ¿quieren ser testigos de un descubrimiento?, escuchemos a una mente sabia”. Así presenta Matías de 7° grado a uno de sus compañeros durante el encuentro de Clubes TED realizado por primera vez en distintas escuelas de la ciudad. La propuesta tiene como objetivo desarrollar una mirada reflexiva y expandir los intereses con creatividad.

En la Escuela Nº 1.182 San Luis Gonzaga del barrio Empalme Graneros, alumnos y alumnas de séptimo pensaron ideas, investigaron y desarrollaron diferentes estrategias para comunicarlas. El estudio de la mente, el maltrato animal, el amor adolescente, la lectura, la donación de órganos, los deportes y el arte fueron los temas elegidos.

“Estas capacidades sirven para la vida y se enmarcan en las habilidades del siglo XXI, utilizando los conocimientos en situaciones auténticas”, destacan las docentes Daniela Solís, Silvina Giorgio y Laura Minuzzo, facilitadoras y animadoras en esta aventura.

Las maestras asumieron el rol de guías, acompañando de cerca este proceso, que significó también un trabajo colaborativo y de respeto mutuo. A mediados de octubre presentaron las charlas en la biblioteca de la vecinal de Empalme Graneros frente a un auditorio colmado de familiares y compañeros.

ted2.jpg

Una manera de expresarse

Los Clubes TED capacitan a las docentes para que puedan transmitir esos conocimientos en el aula y desarrollar sus propios clubes con grupos de alumnos. El proceso de trabajo termina con una charla, pero lo más importante es lo que pasa en cada uno de esos encuentros, en el diálogo que se establece entre educadores y estudiantes. Intercambio de ideas entre pares, juegos y proyectos inspiradores.

“Algunos chicos que les costaba un poco hablar nos sorprendieron el día de la charla. Esta experiencia ha sido desafiante tanto para ellos como para nosotras. Descubrimos en el grado otras facetas y sus pasiones”, explica Solís, docente de ciencias.

“Tuvimos que respetar siempre sus ideas, aunque algunos cambiaron de tema durante el proceso. También generar espacios para avanzar en sus pensamientos, investigar y buscar información de otros lugares”, comenta Giorgio, maestra de lengua. Destaca además que vieron videos de otros clubes TED; y que el médico psiquiatra Lucas Raspall y la directora de orquestas Derna Isla relataron su experiencia como oradores.

Las docentes destacan que armar el guión de la charla no fue sencillo. “Debíamos cumplir ciertas pautas y formatos, y encontrar una anécdota o experiencia para iniciar la charla y tratar de que no sea de memoria. Los chicos practicaron muchas veces en clase, recibiendo el aporte y consejo de otros compañeros. Sabemos el esfuerzo que hicieron y el acompañamiento que recibieron de la familia”, expresan orgullosas de los logros obtenidos. Y ya están pensando en participar el próximo año.

“En los ensayos, notábamos que no estaban listos porque no habían aprendido bien la charla y lo hacían un poco tensos. Pero cuando llegó el día, cada uno puso algo que nunca había dicho o demostrado. Se soltaron de una manera increíble”, agrega Minuzzo, docente de matemática y colaboradora del evento.

Aunque todo el grado participó de las charlas TED, solo ocho estudiantes se animaron a ser oradores y expresar sus ideas en público. Reunidos con La Capital, coinciden que esta vivencia no se parece en nada a una lección de la escuela, y que no pudieron evitar los nervios del momento.

“Esta experiencia me ayudó a expresarme mejor, tener más confianza en mí misma para decir lo que me pasa y profundizar en el tema que me gusta”, cuenta Agostina Gilio, en su charla sobre arte. Marianela Puntillo habló sobre la donación de órganos, una situación que vivió de cerca luego del accidente de su madre. “Conté mi historia y también logré obtener más información como por ejemplo, de qué manera se transporta un órgano o cuáles son las personas más necesitadas. Estas charlas también nos ayudaron a tener una buena convivencia entre nosotros”. La chica reconoce que no le gusta hablar en público, sin embargo sus maestras consideran que su desempeño fue una revelación.

Tiziano Sir se presentó ante el auditorio para tratar el amor adolescente. “Me disfracé de maléfica, me puse cuernos y una capa. La idea fue representar a la maldad que nos hace sentir a veces el amor adolescente. Conté la historia de una amiga y también hablé del personaje que representaba”.

ted4.jpg

Con el título de “Menos abandono y más amor”, Sara Valdés habló sobre el maltrato animal: “Me gustó el tema por todo lo que veo en televisión y lo que se vive a diario con los animales en la calle. Esta propuesta nos ayuda a dialogar mejor con las personas”. Giuliano Quiza también eligió hablar del cuidado de los animales, y como tiene tres perros su charla se llamó “Los animales también son familia”: “Sentí que podía hacer realidad mi idea y expresar mis sentimientos respecto a los animales”. Apasionado por la lectura, su compañero Iván Yacobi prefirió hablar sobre la literatura y los distintos géneros. “Conté algunas experiencias mías y también otras historias. Me gustan mucho los libros de aventuras y también esos que te hacen llorar”, dice. Quiere contagiar el hábito por la lectura entre sus compañeros y los adultos.

ted5.jpg

Mauro Machuca fue otro de los alumnos oradores. El deporte en la escuela fue el tema de su charla, inspirado en aquellos chicos que no tienen la posibilidad de practicar una actividad y alentando que sean gratuitas y para todos. Habló de fútbol, handball, vóley y básquet. Al lado de Mauro estaba Thomas Insaurralde para tratar las inteligencias múltiples. “Mis maestras y compañeros me ayudaron a preparar la charla, ya que era un tema difícil para mí. Aprendí sobre los distintos tipos de inteligencia, y también llegué a una conclusión: todos somos inteligentes”.

Como no hay orador sin presentador, el grupo eligió a Matías Genetti para la presentación de los Clubes TED en la San Luis Gonzaga. “Somos un equipazo y Tinelli ya está temblando conmigo”, bromea el chico. Sus compañeros le piden que repita un párrafo de alguna presentación y no puede evitar ponerse otra vez en la piel de presentador. “Las horas que tiene el día, las he repartido así: nueve soñando contigo y quince pensando en ti. Para hablarnos del amor...”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario