educación

Carnaval Cumple de Pocho: 20 años de lucha y organización en Ludueña

Como cada 27 de febrero, hoy el barrio celebra con distintas actividades el nacimiento de Claudio "Pocho" Lepratti.

Sábado 27 de Febrero de 2021

“Bienvenidos a este espacio ganado, organizando la bronca”, decía la bandera colgada hace un año sobre el escenario montado en el centro de la plaza de Vélez Sársfield y Liniers. La cita: el Carnaval Cumple de Pocho, ese festejo que desde hace dos décadas moviliza Ludueña a celebrar el cumpleaños Claudio “Pocho” Lepratti, el militante social asesinado durante la represión de diciembre de 2001. Se lo celebra con alegría. Con otras características y con los cuidados propios por la pandemia, hoy a partir de las 10 se realizará la 20º edición del carnaval, que es también síntesis de organización, lucha y resistencia para los pibes y pibas de barrio Ludueña.

Este año no habrá escenario ni bandas en vivo. La pandemia obliga a extremar los cuidados. Por eso, a diferencia de las anteriores ediciones donde eran los vecinos y vecinas del barrio los que se acercaban hasta la plaza a participar de los festejos, hoy el carnaval irá al barrio. Saldrá de la plaza a recorrer aquellos espacios comunitarios que sostienen lazos de encuentro.

Carnaval es un hecho político, y como tal el encuentro es fundamental e imprescindible, es necesaria la mirada, la palabra y nuestros cuerpos interactuando”, señalan los organizadores de la movida. Y agregan: “Nos plantamos con la rebeldía de siempre ante la imposición de que la única forma de cuidarnos es el aislamiento, frente a la lógica del sálvese quien pueda, porque sabemos que cuidarnos es mucho más amplio y complejo”. Las ollas populares que se gestaron en distintas esquinas del barrio durante la pandemia es uno de los ejemplos que destacan desde la organización del carnaval para hablar de cuidados en sentido amplio. “Tenemos 20 años cuidándonos —dicen—, el contexto social y político del barrio siempre ha sido complejo, la violencia institucional siempre ha estado presente”.

Como cada año, los nenes y nenas del barrios serán protagonistas. Los festejos arrancarán hoy cerca de las 10 con la pintada de un camino de hormigas desde la plaza Pocho Lepratti hasta el Bodegón Cultural Casa de Pocho, en Gorriti al 5500, el sitio donde vivía el militante social que desde hace años cobija espacios artísticos y sociales de participación y escucha para la pibada de Ludueña, como la Murga de los trapos, la escuela trashumante, y espacios para niños y niñas, y otro para las mujeres. Por la mañana también van a retocar algunos murales de la plaza. En una actividad conjunta con la Biblioteca Popular Cachilo, en la plaza habrá un espacio lúdico y de lectura para niños y niñas, “plantando la bandera de leer como derecho”, señalan desde la biblioteca de Virasoro y Teniente Agneta. Hace dos años, una frase en letras oscuras pintada sobre un lienzo blanco marcaba territorio: “No somos peligrosos, estamos en peligro. Acá los niños son niños”.

pocho36.jpg

Memoria y resistencia

Claudio “Pocho” Lepratti nació en Concepción del Uruguay el 27 de febrero de 1966. Realizaba una intensa militancia de organización política y comunitaria con jóvenes de bario Ludueña, acompañando en esa tarea a la pastoral social que desarrollaba desde fines de la década del 60 el sacerdote Edgardo Montaldo. Pocho trabajaba como auxiliar de cocina en el comedor de la Escuela Serrano de barrio Las Flores cuando el 19 de diciembre de 2001 fue víctima de la feroz represión desatada por las fuerzas de seguridad. Se había subido al techo de la escuela para pedir a gritos que cesen los disparos policiales. Los chicos y chicas estaban comiendo. Un disparo le dio en la garganta y acabó con su vida. Tenía 35 años.

A los pocos meses, el 27 de febrero, era su cumpleaños. Desde entonces, para esa fecha, Ludueña se viste de música, color y resistencia. “Parido en el barro, curtido en el fuego ¡esta es muestra alegría!”, dice otro de los trapos que suelen colgarse en la plaza. Según recuerdan los organizadores, el primer Carnaval Cumple de Pocho se plantó cuando los autores intelectuales y materiales de su asesinato aún estaban sueltos.

pocho34.jpg

Celebrar la vida con alegría es el espíritu que atraviesa el carnaval. También la organización y el encuentro. Es por eso que en la plaza también habrá un espacio de memoria y resistencia, del que participarán vecinos, organizaciones sociales y familiares. Para reflexionar en torno a las huellas de Pocho Lepratti y de otras historias de vida. “Vamos a trabajar con ellos el tema de la memoria y la resistencia, más aún en este contexto de aislamiento y cómo pensar las nuevas formas de encuentro y organización”, dijo a La Capital Erica Pereyra, integrante del Bodegón Casa de Pocho.

Como este año no habrá espectáculos en el escenario que suele montarse en la plaza, por la tarde comenzará a rodar por el barrio una escena rodante emplazada en un camión que irá parando en distintas postas de Ludueña. Sitios que han sostenido la comunidad y la colectividad. “Son puntos históricos de resistencia en nuestro territorio y también de lucha y organización”, apuntó Erica Pereyra. El recorrido pasará por centros comunitarios, el Bodegón Cultural, por el frente del comedor y “la escuela del Padre Montaldo” —la Escuela Luisa Mora de Olguín— y por casas de familias víctimas de femicidios.

pocho35.jpg

Vanesa Molina tiene 36 años e integra el Bodegón desde que se inauguró. Antes había participado de La Vagancia, uno de los espacios de jóvenes que coordinaba Pocho Lepratti en Ludueña. “El año pasado nos sumamos a varias ollas populares que se hicieron con vecinos, con la idea de sostenernos. Lo mismo con la gente de la feria. Por eso —resaltó Vanesa— estamos con ganas de seguir tejiendo redes como en estos 20 años de carnaval, donde nos hemos cuidado un montón. Y donde cada carnaval es una fiesta popular que nos trae todo el tiempo a nuestros corazones a nuestro querido compañero Pocho, como alguien que sigue presente en el barrio, entre la gente”.

Desde el Bodegón Cultural esperan a fin de año o cuando pase la pandemia poder hacer un festejo presencial con música, talleres y espectáculos como los anteriores. Celebrar la lucha y la rebeldía cotidiana. “No dejamos de soñar y caminar hacia ese gran 20 Carnaval Cumple de Pocho, una gran fiesta de celebración de la vida, el poder construirlo y vivirlo en comunidad, sabemos que ese momento llegará”, afirman. Mientras tanto, hoy el Carvanal saldrá hacia el barrio para seguir apostando por la organización. Y como dice Vanesa, “traer la memoria viva de Pocho, que es lo que da fuerza para seguir andando”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario