Educación

A 30 años de la Convención de los derechos del niño

La Universidad Nacional de Rosario (UNR) fue sede del conversatorio interdisciplinario "Tensiones y Sentidos".

Sábado 30 de Noviembre de 2019

La Universidad Nacional de Rosario (UNR) fue sede del conversatorio interdisciplinario “Tensiones y Sentidos”, realizado en el marco del 30 aniversario de la sanción de la Convención de los Derechos de los Niños y los 10 años de promulgación de la Ley Provincial 12.967.

El debate se realizó en la Sede de Gobierno de la universidad rosarina, que por primera vez en su historia tiene una dirección dedicada a las infancias en su organigrama de gestión, que funciona en el Área de Derechos Humanos.

En la apertura, el rector Franco Bartolacci dijo que “estas áreas, como género, infancias, discapacidad que tratan problemáticas que son urgentes, pasan a ser centrales y estratégicas en el compromiso de las y los universitarios, y eso tiene que ver con asumir lo que son deudas de la universidad pública, que dejó para los márgenes temas que son urgentes”. Paula Contino, responsable del Área de Derechos Humanos de la UNR, destacó la importancia de esta actividad “especialmente en un momento en que muchos de estos derechos están siendo vulnerados con más de un 40 por ciento de niñas, niños y jóvenes bajo la línea de pobreza”. La actividad fue organizada por la Dirección de Infancias de la UNR, el Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Infancias y Adolescencia de la Facultad de Derecho, la Facultad de Psicología y el Consejo Municipal de promoción y protección de niños, niñas y adolescentes.

El conversatorio estuvo a cargo de Marisa Graham (defensora nacional de la Niñez y la Adolescenia), la psicóloga Silvia Lampugniani y la epistemóloga Alicia González Saibene y giró en torno a diferentes ejes que hacen a los derechos de las infancias, como identidad, violencia y el acceso a la educación y a políticas de defensa integral de las infancias, entre otros temas abordados.

“Reivindicar la condición de la infancia en términos de filiación y que son depositarios de nuestro legado también es reivindicarnos en un lugar muy especial respecto de la adultez y el ser”, señaló al comienzo de su intervención Silvia Lampugniani, para luego pensar “en esos niños que están muy lejos de poder incluso ser interlocutores de una pregunta que tenga que ver con sus derechos, y lejos de ser depositarios de este discurso que la Convención inauguró, y que nos cuesta tanto materializar”. Para la especialista, “si bien hay un avance enorme respecto del lugar de los niños, niñas y adolescentes en los discursos, no deja de haber una instrumentalización de esos discursos, que no siempre van de la mano del mejoramiento de las condiciones de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes”. Entre sus preocupaciones, destacó que en la infancia “el ser está en construcción” y que ese “cachorro humano” depende “absolutamente de la responsabilidad adulta”.

A su turno, González Saibene dijo que “los funcionarios políticos hace muchos años que hacemos agua, no damos la talla, no nos ocupamos ni sabemos ni podemos hacer nada por las infancias” y que a los niños pobres “los matamos con el hambre y con la invisibilización”. Y retomando a la filósofa Adela Cortina y su concepto de aporofobia (miedo o rechazo a los pobres), postuló la idea de paidoaporofobia, “porque (como sociedad) odiamos a los niños pobres y a los otros los colonizamos en sus subjetividades”. Más adelante alertó que “el campo de la infancia es donde la biopolítica juega todas sus armas”.

Por su parte, Marisa Graham dijo que “no existe la niñez sin una adultez que genere lazos y filie”. Y cuestionó el narcisimo de muchos adultos con sus hijos, “como si aquel o aquella que pasó por mi cuerpo fuera mi brazo”. Ante esto, propuso “pensar en el otro no como objeto sino como persona, un sujeto inesperado que además no es aquel que yo anhelé y que por suerte no lo es”.

Graham habló además de la apropiación de niños y niñas durante la última dictadura militar. “Es interesante pensar que somos el único país en el mundo donde hay manifestaciones por la calle donde hay un cartel que dice madres, otro abuelas, otro hijos y otro hermanos. Eso interpela, porque son las familias las que encabezan las marchas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario