Edición Impresa

Ya hubo 553 consultas en los municipios catalanes

AFP

Sábado 20 de Septiembre de 2014

AFP

En Arenys de Munt todos recuerdan el 13 de septiembre de 2009, cuando este municipio catalán se convirtió en el primero de 553 en votar simbólicamente por la independencia de la región. Y aunque decepcionados por el "no" en Escocia, se muestran dispuestos a seguir su camino.

Con los ojos de Europa clavados en Escocia, los independentistas catalanes se preparan para dar un nuevo paso hacia la consulta sobre la secesión de España que quieren organizar el 9 de noviembre, aprobando una ley en el Parlamento regional para autorizar la votación. Cuando la ley entre en vigor, el presidente catalán Artur Mas podrá convocar a los ciudadanos a una consulta —no vinculante— con una doble pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado? ¿Quiere que sea un Estado independiente?".

"Hace cinco años nos decían que no podíamos votar. Al final lo hicimos y el ambiente fue espectacular. Espero volver a vivirlo el 9 de noviembre", dice en Arenys de Munt Maria Angels Gros, de 39 años, presidenta del centro cultural que acogió aquella votación. "Si frenan la consulta, crearán miles de independentistas más", advirtió Josep Garrell, un pastelero de 55 años. En el bar frente a la plaza principal comenta con envidia las noticias retransmitidas por la televisión catalana desde Escocia, adonde viajaron algunos vecinos del pueblo. "Había la esperanza de que un «sí» en Escocia se contagiara a Cataluña. Pero lo importante es que ellos han podido votar y nosotros no", comentó. Con 8.000 habitantes, ubicada a 40 kilómetros al norte de Barcelona, entre el mar y la montaña, Arenys de Munt se convirtió en el primer municipio catalán en organizar una consulta simbólica sobre la independencia. La votación, muy favorable al sí, tuvo un efecto dominó y solo dos años después 553 municipios catalanes habían organizado su consulta, incluyendo Barcelona, y recogiendo 885.000 votos a favor de la secesión. En la plaza principal del pueblo, llena de banderas independentistas a franjas rojas y doradas, celebraron el sábado la fiesta del quinto aniversario.

"Esas consultas pusieron la cuestión sobre la mesa para mucha gente. Pero el 9 de noviembre no puede ser un Arenys de Munt 2, las cosas se tienen que hacer de manera correcta", afirmó el alcalde, Joan Rabasseda, del partido independentista ERC. Desde 2009, el independentismo no ha dejado de crecer en Cataluña, una región de 7,5 millones de personas y con una quinta parte de la riqueza española que ha vivido multitudinarias manifestaciones por la secesión.

El desencuentro institucional inició en 2010, cuando el Tribunal Constitucional privó a Cataluña de su estatus de "Nación", recogido en un estatuto de autonomía aprobado en 2006. Artur Mas esperaba que un "sí" en Escocia allanara el camino, especialmente de cara a la Unión Europea. El "no" deja a Cataluña como la única región de la UE inmersa en un proceso de independencia. "Me hubiera gustado que saliera el sí para abrir el debate a nivel europeo. Esperemos que se abra con Cataluña", reconoció el alcalde de Arenys de Munt. "Ojalá tuviéramos a Cameron en vez de Rajoy", lamentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario