Edición Impresa

Volkswagen espió a Lula y a otros sindicalistas brasileños durante la década del 80

Varias empresas ayudaron a aplastar el malestar de los trabajadores. La automotriz pasó información sobre huelgas y demandas salariales al régimen castrense brasileño.

Sábado 06 de Septiembre de 2014

Volkswagen AG espió durante los años 80 a varios activistas sindicales de su compañía, entre los que se encontraba el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, para pasar la información que obtenía a la dictadura militar, según recogen varios documentos a los que ha tenido acceso Reuters. La empresa vigiló a trabajadores y a líderes sindicales destacados entre los que se encontraba el ex mandatario, que presidió el país entre 2003 y 2010, y actualmente es uno de los políticos más influyentes.

Los documentos han sido recientemente descubiertos por la "Comisión de la Verdad", creada a petición de la presidenta, Dilma Rousseff, para investigar los abusos ocurridos durante el régimen militar (1964-1985). La "Comisión de la Verdad" ya informó en agosto que había encontrado señales de que docenas de compañías, entre ellas Volkswagen y otras automotrices extranjeras, habían ayudado a los militares a identificar a los activistas sindicales de la década de 1980 para reprimir el descontento laboral.

Según los líderes de la comisión, unas 20 páginas de documentos marcadas como "confidencial" que Volkswagen dio a los militares entre 1983 y 1984 aportan la prueba más clara hasta el momento de que algunas empresas fueron más allá de ayudar a los militares recopilando sus propios datos sobre las actividades sindicales y compartiéndolas. En los documentos, Volkswagen aportó extensos informes sobre más de una docena de reuniones sindicales celebradas en San Pablo, detallando planes como la celebración de huelgas de trabajadores o demandas de mejoras salariales y condiciones laborables. También especifica los nombres de quienes acudían a esas reuniones y, al menos en dos casos, la marca y la patente de los vehículos presentes. Además, la empresa informó al régimen de que trabajadores exhibían películas con temática socialista, repartían folletos e incluso que algunos "fueron sorprendidos fumando marihuana". Estas informaciones, en la mayoría de los casos, eran utilizadas por la policía para detener a los activistas con la intención de desalentar futuros disturbios, según ha declarado Sebastiao Neto, miembro de la "Comisión de la Verdad". "Estos documentos muestran con excepcional claridad cómo las compañías esperaban que el gobierno les ayudase a resolver sus problemas con sus trabajadores" dijo Neto, que supervisa la investigación de la comisión sobre los vínculos entre las empresas y los militares.

Eventuales demandas. Todas las empresas implicadas se podrían enfrentar a demandas civiles o a demandas de reparación si se descubre que contribuyeron a violaciones de los derechos de sus trabajadores durante la dictadura, han manifestado algunos fiscales brasileños. Otros dudan de que la evidencia sea lo suficientemente importante como para iniciar un caso judicial. Creen que el verdadero valor de esta investigación reside en la construcción de un mapa amplío sobre los abusos cometidos en el pasado de Brasil con el objetivo de crear una democracia estable que aprenda de los errores del pasado.

Volkswagen reiteró —al igual que hiciera un mes atrás— su voluntad de "investigar todas las indicaciones" de que empleados dieron información a los militares. "Volkswagen es un modelo reconocido por cómo afronta su historia corporativa, y manejará este asunto de la misma forma", agregó. Los documentos se encontraron en el archivo nacional de Brasil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario