Edición Impresa

Vino: beneficios del consumo moderado

Ingesta inteligente. Las propiedades de la bebida alcohólica son variadas, ¿Cuánto tomar?

Jueves 04 de Septiembre de 2014

El consumo moderado de vino puede tener beneficios en la salud de las personas, ya que posee antioxidantes que pueden favorecer al metabolismo humano.

Así lo destacó Raúl Pastor, jefe de la Sección Polifenoles, Vino y Salud de la IV Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, quien destacó que las políticas en la Argentina en torno al alcohol "son de control y penalización pero no de educación y prevención".

Pastor, que es experto en Vino y Salud del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV Mendoza), señaló que, en contraposición, "los estudios ingleses sobre consumo de alcohol contemplan a la sociedad, a sus motivaciones, políticas educativas de prevención y a los programas de tratamiento y rehabilitación".

"El vino en la salud ha tenido protagonismo desde el origen de la historia. En la región de Sumeria, en la Mesopotamia de Medio Oriente, donde se ubican los orígenes de la escritura entre los años 4000 y 4500 antes de Cristo,

se encontró la primera

farmacopea de un médico de la civilización sumeria,

escrita en una tablilla de

arcilla, donde se hacía un listado de los productos botánicos que se utilizaban con fines medicinales. Entre ellos estaba el vino", sostuvo el especialista.

El experto destacó que "los sistemas biológicos utilizan energía para todas las funciones vitales" y remarcó que "en la producción de esa energía, las células producen desechos", por lo que "son estos desechos metabólicos los que nos van produciendo cada vez más daño".

"Por el oxígeno vivimos, pero también por el oxígeno morimos" afirmó Pastor, citando a Rebeca Gershman Bióloga y Fisióloga argentina egresada de la UBA, que trabajando en Rochester fue la primera investigadora en publicar en Science 1954, el daño que produce el oxígeno en las células.

En el proceso de producción de energía, se van dañando los sistemas de síntesis que producen antioxidantes y se genera estrés oxidativo, que se define como el desequilibrio entre oxidantes y antioxidantes que potencialmente puede causar daños.

Pastor enfatizó que el vino, gracias a los polifenoles y al resveratrol, "ayuda a la preservación y reducción de la fuente de estrés oxidativo, disminuyéndolo junto a la basura oxidativa celular".

El especialista puso de relieve que las cuatro "acciones fundamentales" que el resveratrol tiene en la salud humana son: la cardioprotección, la neuroprotección, la prevención sobre las células carcinogénicas y su función anti-edad.

"Consumido moderadamente inhibe el cáncer en sus tres fases de desarrollo: iniciación, promoción (desarrollo del tumor) y progresión (metástasis)", afirmó el médico.

En ese sentido, agregó que "entre sus cientos de propiedades benéficas el resveratrol aumenta la circulación sanguínea y eso hace que mejore la salud intelectual de las personas".

Según Wine in Moderation (WIM), las unidades diarias de vino recomendadas en acuerdo con la OMS son: hasta 2 Unidades de Bebida Estándar (UBE) de alcohol para las mujeres (20 g. de alcohol), y hasta 3 UBE para los hombres (30 g. de alcohol) y no más de 4 UBE (40 g. de alcohol) en ocasiones especiales. (1 UBE = 8 a 13 g. de alcohol puro, 100 cc. de vino con 13 por ciento de alcohol tiene 13 g de alcohol.

WIM es un programa que nace en Europa como respuesta y contribución del sector vitivinícola para reducir los efectos del consumo abusivo de vino, promoviendo una cultura de consumo moderado.

Desde el año 2013 Argentina se suma como primer país fuera de la Comunidad Económica en comenzar a implementarlo y es apoyado localmente por las principales bodegas del país.

El objetivo del mismo es generar conciencia sobre el consumo inteligente de vino, a través del conocimiento y la moderación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario