Edición Impresa

Villa G. Gálvez: Prisión preventiva para el acusado de un homicidio por un televisor

Tiene 26 años y horas después del crimen de Jesús Carriaga fue detenido en un hospital cuando se fue a hacer atender por heridas.

Martes 25 de Marzo de 2014

"Yo no lo maté. Ellos todos los días iban a mi casa y tiraban tiros. Me prendieron fuego a mi casa, la de mi mamá y la de mi hermana. Y me mataron el caballo con el que salía a cirujear", sostuvo Juan C., el joven de 26 años acusado de haber participado en el crimen de Jesús Daniel Cariaga ocurrido el martes pasado en un barrio humilde de Villa Gobernador Gálvez. El muchacho, arrestado un par de horas después del suceso cuando fue a un hospital a atenderse por cortes en la cabeza, cargó contra las víctimas y las acusó de haber agredido previamente a su familia.

En la audiencia imputativa realizada días atrás, el juez Carlos Leiva le dictó prisión preventiva por 90 días a Juan C. En tanto, la defensa del imputado sostuvo que éste fue golpeado en su lugar de detención, por lo cual requirió a la fiscalía que se investigue el supuesto ilícito (ver aparte).

La Tablita. El crimen de Carriaga ocurrió alrededor de las 14.30 del martes pasado en el barrio La Tablita, una villa miseria ubicada en el extremo sudoeste villagalvense, en el límite con una zona rural. Según fuentes de la investigación, el hombre de 32 años había sido vecino de ese barrio hasta unos días antes de ser asesinado, cuando se mudó a la zona sur de Rosario.

Sin embargo, Carriaga seguía teniendo familia en La Tablita y ese martes, luego de denunciar el robo de un televisor en la subcomisaría 26ª, fue al precario rancho donde según él estaba el aparato robado para reclamar su devolución. Eso originó un altercado que culminó, según las primeras versiones dadas a conocer por la policía, cuando apareció un amigo del morador de la vivienda y le disparó un certero y fatal escopetazo en el pecho a Carriaga.

Horas más tarde, mientras la tensión crecía en La Tablita con el incendio de al menos cinco precarias viviendas supuestamente de allegados a los homicidas, arribaron al hospital Anselmo Gamen dos personas que habían participado del fatal encontronazo entre Carriaga y sus matadores.

Uno era Samuel Carriaga, hermano de la víctima, quien llegó al efector villagalvense con un balazo en una pantorrilla y escoriaciones en la mano izquierda. El otro era Juan C., quien en principio se presentó en el hospital con una identidad falsa y al parecer presentaba heridas en el cuero cabelludo que dijo haber sufrido durante un intento por robarle una bicicleta.

Imputado. Juan C. fue imputado por el fiscal Florentino Malaponte de partícipe necesario de homicidio agravado por alevosía y abuso de armas con lesiones en calidad de autor. El acusado no completó la escuela primaria —llegó hasta 5º grado— y dijo ganarse la vida "cirujeando" en un carro tirado por un caballo.

Según la reconstrucción del caso realizada durante la audiencia imputativa por los fiscales Malaponte y Pablo Pinto, el homicidio se desencadenó cuando Jesús Cariaga y su hermano Samuel fueron a la casilla 79 de La Tablita, ubicada en el cruce de las calles Crespo y Vuelta de Obligado, para reclamar la devolución de un televisor.

"Fueron invitados a pasar a la casa para que vieran que allí no estaba el aparato y una vez adentro fueron atacados", explicó Malaponte. Para el responsable de la acusación, Juan C. abrió fuego con un arma de puño. Un proyectil alcanzó a Samuel en la pierna izquierda.

A su vez, quien acompañaba al muchacho detenido, identificado como "Bebo", le disparó con una escopeta a Jesús. El tiro le perforó el tórax. "En el cuerpo impactaron sesenta perdigones y el taco del cartucho le destrozó el corazón y le provocó una hemorragia masiva", sostuvo el fiscal del caso. Tras el ataque, ambos sospechosos se esfumaron por la parte de atrás de la vivienda y una tres horas después, Juan C. fue detenido en el Gamen.

En ese contexto, Malaponte fundamentó la alevosía que se le imputa al joven detenido porque los agresores "actuaron con traición y sobre seguro a raíz de que los autores aparecieron en forma sorpresiva en el lugar, el hombre fallecido no estuvo en condiciones de defenderse. Además, los hechos se dieron por una acción preordenada por los imputados para matar sin peligro, lo que quedó demostrado por las características del disparo recibido por el hombre fallecido".

Piden investigar malos tratos

En la audiencia imputativa celebrada días atrás Juan C. tenía un vendaje en su cabeza. Si bien el joven había ido al hospital donde fue detenido a atenderse por cortes en el cuero cabelludo —como indicaron entonces fuentes allegadas al caso— el defensor público Francisco Broglia dijo que el joven de 26 años “salió del hospital Gamen en buenas condiciones” y luego fue golpeado en su lugar de detención. En tal sentido requirió que se investigue el supuesto ilícito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS