Edición Impresa

Videla fue condenado a 50 años de prisión por el robo de bebés

La Justicia dio por probado un plan sistemático de apropiación de hijos de desaparecidos. Otros siete imputados fueron hallados culpables, mientras que otros dos fueron absueltos.

Viernes 06 de Julio de 2012

El ex dictador Jorge Rafael Videla fue condenado ayer a 50 años de prisión por haber encabezado un plan sistemático que se apropió de niños hijos de desaparecidos.

Aunque la Fiscalía también había pedido 50 años de cárcel para el último presidente de facto, Reynaldo Bignone, el ex militar recibió sólo 15 años, mientras que hubo otras siete condenas y dos absoluciones.

El Tribunal Oral Federal 6 porteño dio por probado que en la última dictadura hubo "una práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de menores, haciendo incierta, alterando o suprimiendo su identidad, en ocasión de secuestro, cautiverio, desaparición o muerte de sus madres en el marco de un plan general de aniquilación que se desplegó sobre la población civil con el argumento de combatir la subversión".

Ayer se cerró un proceso abierto a fines de 1996 por el impulso de las Abuelas de Plaza de Mayo, que procuraban hallar en los tribunales las respuestas para recuperar a sus nietos.

Precisamente, la primera vez que Videla fue preso luego de ser indultado fue en junio de 1998, cuando comenzaron a avanzar en el esclarecimiento de estos delitos.

Aunque el castigo para Videla por el robo de bebés fue de 50 años de cárcel, el tribunal decidió unificarlo en "reclusión perpetua". La condena le llegó a Videla luego de haber dicho frente a los magistrados que las embarazadas usaban "a sus hijos embrionarios como escudos humanos".

De los 35 casos que se juzgaron, 28 personas lograron recuperar su identidad, entre ellas los diputados Victoria Donda y Juan Cabandié, nacidos en la Esma; Victoria Montenegro, también nieta recuperada, y Macarena Gelman, nieta del poeta Juan Gelman.

Cuando se le recordaron al ex dictador los casos por los que estaba siendo condenado, se incluyeron los nietos de Estela Carlotto, María Isabel Chicha Mariani y Rosa Roisimblit, principales dirigentes de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Las duras penas también alcanzaron a los ex marinos Antonio Vañek (40 años) y Jorge Tigre Acosta (30 años) y al ex director de Institutos Militares Santiago Riveros (20 años).

También recibió 15 años de cárcel el ex militar Víctor Gallo, por haberse apropiado de un niño que justamente ayer cumplió 35 años: Francisco Madariaga, quien escuchó llorando el final de este juicio junto a su padre biológico. Susana Colombo, la mujer que lo crió como propio y que ayer dijo en sus últimas palabras que nunca supo que el chico era hijo de desaparecidos, recibió cinco años y deberá volver a prisión, porque todos los sentenciados perdieron el beneficio de la excarcelación en esta causa.

También hubo condenas de 14 años de prisión para el prefecto retirado Juan Antonio Azic (juzgado por la apropiación de la hoy diputada Victoria Donda Pérez) y de 10 años para Jorge Luis Magnacco, ex médico de la Armada que asistió a partos clandestinos.

La sorpresa y también decepción llegaron al escucharse la palabra "absolución" de Rubén Franco (que integró la cuarta Junta Militar) y del ex espía Eduardo Ruffo.

Abuelas y nietos recuperados celebraron el fallo

Tras conocerse la sentencia, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, sostuvo que "50 años de condena para (Jorge Rafael) Videla es inédito. Es la primera vez que la Justicia impone semejante pena", y destacó que "se expuso explícitamente en los fundamentos que existió un plan sistemático puesto en práctica, elaborado y ejecutado por los represores".

Carlotto también recordó al ex presidente Néstor Kirchner, sobre quien destacó que fue "quien hizo que las leyes se hicieran verdad, anulando leyes de impunidad; y esta bandera que se enarbola hasta el día de hoy a través de la presidenta Cristina Fernández, la de los derechos humanos, es un ejemplo para toda la humanidad".

Por su parte, la nieta recuperada Victoria Montenegro, afirmó que "es un momento de alegría y de hermandad entre nosotros. Agradecemos a nuestros papás por habernos dados la vida y a las Abuelas por recuperar nuestra identidad".

Tati Almeyda, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, consideró que ayer fue "otro día histórico en esta lucha esperanzadora. Se ha hecho justicia legal, jamás justicia por mano propia para los apropiadores y genocidas. Sabemos la suerte que corrieron sus madres (de los bebés robados), pero es un día histórico. Estoy conforme con la sentencia. Hubiera querido un poco más de años (de condena), pero en algunos casos son personas mayores, así que los años funcionan como una perpetua".

En tanto, Guido Carlotto, secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, manifestó que "la sentencia derriba la cobarde mentira que durante tanto tiempo sostuvieron los genocidas, porque acredita la existencia de un plan sistemático para el robo de niños. Es un ejemplo universal. Es un gran día para la Argentina que construimos entre todos y todas desde el 25 de mayo de 2003".

El senador Daniel Filmus dijo que "celebramos que la Justicia haya encontrado culpable de esta aberración a Videla y a otros criminales que actuaron durante la represión. Estas sentencias confirman que el robo de bebés fue un plan sistemático pergeñado por la dictadura, y al mismo tiempo reparan, en parte, tantos años de impunidad y dolor".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario