Edición Impresa

Viajó a EEUU el niño cuya madre se negaba a restituirlo

Después de una larga polémica, finalmente hoy se producirá la restitución internacional a Estados Unidos del niño cuya madre rosarina lo trasladó a la ciudad en 2009, en confusas circunstancias, y quedó en estado de desobediencia judicial desde entonces.

Martes 03 de Julio de 2012

Después de una larga polémica, finalmente hoy se producirá la restitución internacional a Estados Unidos del niño cuya madre rosarina lo trasladó a la ciudad en 2009, en confusas circunstancias, y quedó en estado de desobediencia judicial desde entonces. Llegarán al aeropuerto de Miami por la mañana, donde los recibirá el padre del menor, autoridades de ese país y del consulado argentino, que comprometió asistencia. Y deberá afrontar un juicio de divorcio y régimen de tenencia del chico.

La controvertida historia de Nora Monserrat, la médica de 32 años, con su ex marido Brett Purcell, un ciudadano estadounidense con el que se casó en Miami en 2007 (donde dos años después nació su hijo), sumó un capítulo.

Es que después negarse a cumplir con la orden de restitución, la mujer y su hijo de tres años, en compañía de los abuelos maternos, se embarcaron ayer, a las 20.10, en el aeropuerto Islas Malvinas con destino a Ezeiza, donde (a las 23.15) se subieron al avión que los depositó en Estados Unidos.

Los espera Purcell, quien en septiembre de 2009 había denunciado la apropiación ilegal de su hijo. E inició un juicio de divorcio cuando Nora decidió regresar sorpresivamente a Rosario en medio de un conflicto de pareja. Por entonces, Dante tenía apenas tres meses.

En base a tratados internacionales (Convención de La Haya) en casos de sustracción ilegal de menores, desde Estados Unidos reclamaron a la Justicia argentina el regreso de Dante. En 2010 el Juzgado de Familia Nº 4 de Rosario hizo lugar al pedido.

Pero esa resolución fue apelada por Nora. Argumentó que Purcell evidenció una personalidad violenta que la obligó a abandonar el hogar. También dijo que no escapó, porque el padre había dado su consentimiento para que pudieran viajar.Además, reclamaban que el trámite judicial contemplara la figura del "abogado del niño" que resguardara los intereses de Dante.

No obstante, la Cámara Civil entendió que no hubo sustento para cuestionar la actuación del juez de Familia, ratificó la resolución y confirmó que Dante debía regresar a su país natal, jurisdicción que es competente para dirimir las diferencias entre los padres. Todo eso conforme al interés superior del niño de revincularse con su progenitor.

El punto más álgido del conflicto ocurrió el 22 de febrero pasado, cuando la mujer se esfumó con el niño en medio de una audiencia en la que se debía formalizar la entrega de Dante.

Estuvo al menos tres meses en esa condición, sin conocerse su paradero ni el del niño. Desde la clandestinidad declaró a La Capital que la restitución sería "trágica".

Pero el tiempo maduró otra mirada del conflicto y, hace un mes, se evidenció un cambio de estrategia en los asesores de Nora, que la convencieron para que cumpliera con el mandato judicial. El 24 de mayo la mujer se presentó ante el magistrado de trámite (Edgardo Bonomelli), impuso varios requisitos y decidió regresar con Dante a Estados Unidos.

Lo que vendrá. Nora vivirá durante dos meses en la casa que compartió con Purcell en Palm Beach, al tiempo que percibirá una cuota alimentaria, tendrá un vehículo para movilizarse, cobertura médica y la compañía de su madre, Analía Fuertes, y su padre, Rodolfo Monserrat.

Paralelamente, se sustanciará un demorado juicio de divorcio en el que dirimirán el régimen de tenencia del pequeño y la cuota alimentaria correspondiente.

Revinculación y charla

Los abogados de Nora Monserrat, Juan Ubiedo, y de Brett Purcell aportaron su mirada sobre la resolución del conflicto. “Se logró el cumplimiento de la resolución que pone fin a una sustracción ilícita, posibilitando el reencuentro de Dante con su papá”, dijo la defensora de Purcell. Y destacó el “excelente desempeño de los jueces del Juzgado de Familia Nº 4, que lograron una ejecución voluntaria, pese a intromisiones indebidas del poder político, sobre todo de concejales como Miguel Zamarini y Daniela León. Pese a algunas malas interpretaciones, nunca existió la intención de separar al niño de su madre, sino de posibilitar el contacto con el papá”, refirió Andrea Straziuso.

A su vez, Ubiedo pidió “que se cumpla con lo pautado respecto de la asistencia a Nora, y que la embajada argentina en Estados Unidos le brinde el asesoramiento que necesita”. Agregó que lo más importante “es que los padres se sienten a charlar para solucionar sus diferencias, por el bien de Dante”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario