Edición Impresa

Viajeros del tiempo

Rosario, 1905-1910. La explosión de un buque. Anoche a las 8.15 una gran detonación puso en alarma al vecindario. Se creyó en un principio que había sido en la usina del gas y muchas personas se dirigieron a la plaza Belgrano, observando una espesa columna de humo negro que se levantaba del río como a unos 100 metros de la costa.

Jueves 15 de Enero de 2009

La explosión de un buque. Anoche a las 8.15 una gran detonación puso en alarma al vecindario. Se creyó en un principio que había sido en la usina del gas y muchas personas se dirigieron a la plaza Belgrano, observando una espesa columna de humo negro que se levantaba del río como a unos 100 metros de la costa. Fácil fue entonces comprender que se trataba de un siniestro fluvial y los curiosos se encaminaron a los muelles. Allí se supo que el pallebot "Judith Zolezzi", de 25 toneladas, se había ido a pique, quedando sólo visible las puntas de los palos. El pallebot, que pertenece a Manuel Zolezzi, estaba totalmente cargado de tarros de carburo y ácido fénico pertenecientes a Morchio Vasalli y Cía. y Travella Hermanos, de esta plaza, y los que habían sido trasbordados esa misma tarde del vapor inglés "Linalder" procedente de Amberes y atracado en los muelles nacionales. Una parte de dichos recipientes, probablemente por las malas condiciones de los envases, hizo explosión ocasionando el hundimiento del buque debido a que se inundó rápidamente la bodega. El patrón José Domeniquini, única persona que en ese momento se encontraba a bordo, resultó gravemente herido en la cabeza y un brazo, presentando además quemaduras de consideración. Conducido a tierra, fue curado de primera intención en la Asistencia Pública, trasladándoselo luego a un hospital con intervención de la ayudantía del puerto. El subprefecto, señor Saracho, que fue de los primeros en acudir al lugar del accidente acompañado del personal a sus órdenes al conocer lo sucedido, dispuso que se iniciara inmediatamente el sumario, ordenando al mismo tiempo que se estableciera una vigilancia en el sitio en previsión de que puedan repetirse las explosiones, perjudicando a las demás embarcaciones fondeadas cerca del antiguo muelle del gas, donde se hundió el pallebot. (1907)

gzinni@lacapital.com.ar

www.bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS