Edición Impresa

Venezuela: se extiende el incendio en la refinería

El número de muertos en el terrible accidente de una refinería en Venezuela subió ayer a 48, mientras las autoridades admitieron que el incendio que devora desde el sábado las instalaciones, lejos de remitir, se extendió a otro tanque.

Martes 28 de Agosto de 2012

Caracas. — El número de muertos en el terrible accidente de una refinería en Venezuela subió ayer a 48, mientras las autoridades admitieron que el incendio que devora desde el sábado las instalaciones, lejos de remitir, se extendió a otro tanque de almacenamiento. Los pronósticos optimistas del gobierno, de poner la instalación nuevamente en actividad ayer mismo, quedaron así desmentidos en los hechos. Amuay, una de las más grandes refinerías del mundo, está ubicada en el occidente venezolano, dentro de un complejo de destilerías.

Stella Lugo, gobernadora del estado de Falcón, donde se halla la refinería, anunció que los muertos llegaron a 48. El número anterior oficial de fallecidos era de 41. Los nuevos decesos se produjeron entre los más de 80 heridos que dejó la explosión de gas que generó el incendio la madrugada del sábado. Los residentes en el barrio más próximo a la refinería dijeron que no tuvieron ninguna advertencia antes de la explosión. Unas 200 casas resultaron totalmente destruidas por la onda expansiva que generó la ignición del gas. Mucha gente afirmó haber sentido olor a gas varias horas antes del accidente.

La fiscal general Luisa Ortega Díaz indicó que "todavía no contamos con elementos para determinar las causas del accidente, hay que esperar". Y recalcó que "hasta este momento no hay ninguna persona desaparecida, no tenemos ninguna información o recibo de alguna denuncia de que se tenga un familiar desaparecido". Díaz indicó que un equipo especial del Ministerio Público está a cargo de la investigación de los hechos en articulación con la policía, las fuerzas armadas y expertos petroleros. "Tenemos los mejores investigadores aquí en Falcón", sostuvo.

En tanto, ayer cientos de bomberos y voluntarios continuaban combatiendo el fuego en la refinería. Incluso las llamas se extendieron a un tercer tanque, pese a lo cual las autoridades descartaron la posibilidad de "riesgos mayores". "Los bomberos siguen batallando contra las llamas; los tanques aún se siguen consumiendo en Amuay, pero no hay riesgos mayores", afirmó el presidente Hugo Chávez, durante una visita a un hospital donde están internados varios de los heridos. Su vicepresidente, Elías Jaua, admitió —vía Twitter— que el fuego se extendió a un tercer tanque: "Hay toda la espuma necesaria. Ahora mismo continúan rociando espuma. Incluso en un tercer tanque, que acaba de tomar fuego". El ministro de Energía y presidente de la petrolera estatal PDVSA, Rafael Ramírez, confirmó la existencia de fuego "superficial" en el tercer tanque. "Si se desborda la nafta (el tanque) está diseñado para contenerlo; todo está funcionando como lo teníamos planificado; la estrategia es confinar el incendio; tenemos 222 bomberos y muchos voluntarios", tranquilizó Ramírez. Este funcionario pronosticó el sábado, horas después de iniciado el incendio, que ayer podría volver a funcionar la destilería, cosa que obviamente no ocurrió.

Pese a estas palabras tranquilizadoras, entre los pobladores aledaños a la refinería crecen las dudas. Y muchos temen hablar libremente con la prensa por miedo a represalias de las autoridades chavistas, según denuncias de medios opositores y cuentas en Twitter.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario