Edición Impresa

Venezuela devaluó 46,5 por ciento, mientras la inflación en enero se disparó al 3,3 por ciento

El anuncio es el más importante que se hace desde la forzada ausencia de Hugo Chávez, que ya alcanzó los dos meses. Es el quinto ajuste del tipo de cambio desde que se impuso el control de divisas hace 10 años. El dólar paralelo cuadruplica al oficial.  

Sábado 09 de Febrero de 2013

La Venezuela de Hugo Chávez devaluó fuertemente su moneda frente al dólar. El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, anunció que el tipo de cambio oficial pasará de 4,30 bolívares por dólar a 6,30 bolívares, lo que representa una devaluación de 46,5 por ciento. El dólar paralelo supera los 15 bolívares. El gobierno espera enfrentar ahora el otro grave flagelo económico: la inflación, que fue de 3,3 por ciento en enero y es —junto con Argentina— la más alta de la región.

Esta devaluación es la primera desde 2010, aunque en el mercado paralelo la devaluación del bolívar es una constante desde la instauración del sistema de control de cambios por el gobierno de Hugo Chávez, hace ya 10 años. El precio paralelo es unas cuatro veces mayor al oficial, al menos hasta la devaluación anunciada ayer. El ministro Jorge Giordani informó que la medida entrará en vigencia el próximo miércoles, primer día de actividad bancaria después del prolongado asueto de carnaval. Por su parte, el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, sentado junto a Giordani, anunció el fin del llamado Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), que manejaba el tipo de cambio "secundario". El banco central a través del Sitme establecía un sistema de bandas, y había mantenido así la tasa de cambio del mercado paralelo "legal" en alrededor de 5,30 bolívares por dólar. Merentes comentó que la eliminación del Sitme responde a que ese "sistema no estaba cumpliendo los objetivos en algunos de los aspectos. Era imperfecto". Durante 2012 a través del Sitme se suministraron unos 7.864 millones de dólares a un tipo de cambio de 5,3 bolívares por dólar. Pero en el mercado paralelo privado el dólar supera los 15 bolívares. Los medios de comunicación tienen totalmente prohibido informar de este valor, pese a que es ampliamente conocido por la población. El Stime será reemplazado por otro organismo, a fin de "reforzar" el control de cambios. Se trata del "Organismo Superior para Optimizar el Sistema Cambiario", que fijará las prioridades para la asignación de divisas, dentro de una política dirigida a combatir la inflación.

Ajuste tras ajuste. Este es el quinto ajuste del tipo de cambio que realiza la administración de Chávez desde que impusieron el control de cambio hace 10 años. Chávez estableció el control de cambios en febrero de 2003 para contener la fuga masiva de capitales que se generó a consecuencia de un paro nacional de dos meses. Al inicio del control de cambios, el tipo de cambio era de 1.600 bolívares por dólar. En febrero de 2004 se ajustó la paridad a 1.920 bolívares por dólar y en el 2005 a 2.150 bolívares. En enero de 2008 comenzó a circular el "bolívar fuerte", la nueva moneda de Venezuela que suprimio tres ceros a la antigua denominación. Pero se mantuvo el tipo de cambio, ahora en 2,15 bolívares fuertes por dólar. En enero del 2010 se devaluó de 2,15 a 4,30 por dólar. La devaluación de ayer había sido largamente prevista por los analistas en los últimos meses, aunque los expertos no estaban seguros sobre si el gobierno actuaría ante la situación de incertidumbre y poca claridad del panorama político que impera en el país debido a las complicaciones de salud que enfrenta el presidente Chávez, que permanece en La Habana desde hace dos meses tras ser operado por la reincidencia del cáncer.

Mercado negro e inflación. Mientras que los controles han restringido la cantidad de dinero disponible en el tipo de cambio oficial, un mercado negro ilegal ha florecido y el valor del bolívar se ha visto erosionado. En las operaciones de mercado negro la moneda estadounidense se ha cotizado hasta cuatro veces por encima del cambio oficial.

El anuncio se produjo después de que el Banco Central anunció que la inflación alcanzó en enero una tasa de 3,3 por ciento, muy similar a la del mes anterior, lo que llevó el acumulado de los últimos doce meses a 22,2 por ciento. Venezuela ha registrado en los últimos siete años una de las mayores tasas de inflación de la región a pesar del control de precios y de cambios vigentes desde 2003. El otro país con inflación de dos dígitos es Argentina, que supera según cálculos privados el 25 por ciento de crecimiento anual de sus precios internos.

Paralelamente al problema de la inflación, Venezuela enfrenta graves dificultades de desabastecimiento de productos básicos de la canasta alimentaria, debido a las distorsiones generadas por 10 años de control de precios y de cambios. La escasez de algunos alimentos básicos como la harina de trigo y maíz, el pollo, la leche en polvo, el azúcar y el aceite se ha agudizado en las últimas semanas y encendido las alarmas en el país.

El desabastecimiento de los productos se ha generado debido a la caída sostenida de la producción, el aumento de la demanda, y la merma en las importaciones ocasionada por el retraso en la entrega de divisas oficiales y las trabas en los puertos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS