Edición Impresa

Veinticinco años no son nada para un héroe clásico del cine de acción

Regreso con gloria: "Duro de matar: un buen día para morir" se estrena mañana. Bruce Willis protagoniza el filme que en esta ocasión llega a la pantalla grande acompañado por su problemático hijo.  

Miércoles 13 de Febrero de 2013

Bruce Willis repite su icónico papel como el detective John McClane en "Duro de matar: un buen día para morir", que se estrena mañana. En esta ocasión McClane llega a Moscú a localizar a su alienado hijo, Jack (Jai Courtney), que trabaja de manera encubierta para proteger a Komarov, un ex ladrón convertido en informante del gobierno. Con sus propias vidas en riesgo, los McClane se ven obligados a superar sus diferencias para poder salvaguardar a Komarov y frustrar un crimen potencialmente desastroso en el lugar más desolado del planeta, Chernobyl.

El filme llega a los 25 años de que "Duro de matar" irrumpió en los cines para dejar una marca en el género de acción. El filme, además, fue nominado a cuatro premios Oscar en rubros clave como efectos visuales, edición y sonido.

McClane se dio a conocer en 1988 como un oficial de la policía de Nueva York, que intenta salvar a su esposa y otras personas tomadas como rehenes por un terrorista alemán durante una fiesta de Navidad en Los Angeles.

La película fue un golpe de efecto en la taquilla, con más de 1.200 millones de dólares de recaudación en el primer fin de semana sólo en cines de Estados Unidos e Inglaterra. Así es que dos años más tarde llegó una segunda parte en la que el héroe de Los Angeles regresó para evitar un desastre en el aeropuerto de Washington.

Con una recaudación sensiblemente menor, la tercera parte llegó en 1995 con McClane detrás de un desquiciado que ataca en Nueva York. Y hubo que esperar hasta 2007 para que el héroe regrese a la pantalla grande con "Duro de matar 4.0". Hijo de su tiempo, doce años después, el héroe debe luchar contra terroristas informáticos que amenazan la seguridad de Estados Unidos.

Por eso ahora se podría decir que McClane regresa a sus orígenes con una historia de acción intensa. Willis apreció la oportunidad de volver a visitar al personaje que tiene el hábito de estar en el lugar equivocado en el momento correcto. ¿Acaso los problemas encuentran a John McClane o es él quien los busca? "Bueno, tiene una atracción hacia los problemas", comentó el actor, "pero sí, los problemas parecen estar decididos a encontrarlo", bromeó.

"Me parece interesante alcanzar los estándares que establecimos en la serie, además de que disfruto encontrarme con McClane en diferentes etapas de su vida", aseguró el actor que, entre una y otra película de la serie protagonizó tanques memorables como "La hoguera de las vanidades", "Tiempos violentos", "12 monos", "El quinto elemento", "Armaggedon", "Sexto sentido" y "Los indestructibles", entre muchas otras.

"En esta historia el personaje se encuentra en un momento en el que los hombres tienden a reflexionar acerca de su pasado. Para McClane, se trata de la relación distanciada que tiene con su hijo. No han hablado en algún tiempo y la primera noticia que recibió de él es de su arresto en Moscú", explicó.

La premisa del guión, escrito por Skip Woods y Jason Keller, nació a partir de una idea de Willis, quien estaba interesado en explorar una historia de padre e hijo que tuviera como fondo un escenario peligroso que los obligase a encontrar una manera de superar sus muchas y profundas diferencias para sobrevivir. "Jack hace las cosas como deben hacerse, y John raramente sigue las reglas y usa cualquier cosa que esté a su alcance para lidiar con la situación", explicó Willis.

En tanto que el productor Alex Young comentó: "La cuestión se convirtió en cómo podíamos tomar la médula de esa idea, la relación entre un padre y un hijo, quienes están cortados por la misma tijera, pero con un pasado tenso y grandes malentendidos, y colocarlos en un lugar donde están atrapados y no pueden pedir ayuda".

Y el director Moore apreció la oportunidad de dirigir una película de "Duro de matar" y de trabajar con Willis. "Bruce es el guardián más entusiasta en cuanto a saber qué es correcto para John McClane y para «Duro de matar»", comentó el director. "Nadie conoce mejor al personaje y a la franquicia que Bruce", aseguró.

"Este es un giro inesperado con respecto a los escenarios habituales en los que McClane pasa a ser el invitado sorpresa de la fiesta, que arruina un plan bien concebido de un criminal brillante. En esta ocasión, arruina la meticulosa y peligrosa operación encubierta de su propio hijo", agregó el cineasta.

El papel de Jack McClane fue a parar a manos del joven actor australiano Jai Courtney, quien trabajó en la temporada de 2010 como coprotagonista de la serie "Spartacus: Blood and Sand", y como el adversario de Tom Cruise en "Jack Reacher", y según parece, será un digno sucesor.

La polémica por las armas

Bruce Willis dijo que está en contra del control de armas que podrían violar los derechos garantizados por la Segunda Enmienda constitucional que permiten poseerlas en Estados Unidos. El actor cree que se “minimiza el verdadero asunto”, cuando relacionan el entretenimiento de Hollywood con las masacres con armas de fuego. “Nadie comete un crimen porque vio una película”, dijo Willis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS