Edición Impresa

Vecinos del barrio Hostal del Sol reclaman por la falta de luz

Pagaron 16 mil pesos por una gran obra de infraestructura que se acaba de terminar, pero todavía no les conectan el suministro.

Viernes 20 de Junio de 2014

Los vecinos de Hostal del Sol, ubicado en la zona noroeste de la ciudad, denunciaron ayer incumplimientos por parte de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) respecto de las obras que viene realizando en ese barrio.

Desde hace dos años, quienes viven en la zona cercana al aeropuerto y al autódromo financiaron las obras de infraestructura de la EPE necesarias para que el barrio pueda tener luz.

Cada familia tuvo que abonar 16 mil pesos en doce cuotas con una tasa de interés que rondaba el 36 por ciento.

A partir de entonces, la EPE comenzó a realizar una importante obra para que el servicio llegara a los vecinos.

Mientras tanto, en cada parcela se realizó una conexión clandestina, de acuerdo con la EPE, para poder contar con el suministro.

Una vez terminada la obra, hace pocas semanas, la EPE envió cuadrillas a cortar las conexiones clandestinas pero sin ningún tipo de organización previa. Y, si bien cancelaron ese suministro no tradicional, no comenzaron a realizar las conexiones necesarias para que los vecinos finalmente pudieran contar con el servicio.

Esa situación desató la ira de los habitantes del barrio, que además de haber pagado 16 mi pesos ahora están sin luz porque la misma EPE se las cortó.

Los ilegales. En ese marco, también hubo vecinos que aprovecharon las circunstancias de la falta de obras de infraestructura y, desde 2003, estuvieron "enganchados" a la luz y nunca pagaron el servicio.

A partir de que un grupo de vecinos comenzó a reclamar por la falta de infraestructura, se firmó un acuerdo entre la EPE y los habitantes de Hostal del Sol, con la intermediación de la Defensoría del Pueblo provincial.

Y se llegó a un acuerdo, que se cumplió hasta hace poco, cuando los habitantes de Hostal se vieron seriamente perjudicados por la falta de coordinación del trabajo de las cuadrillas de la EPE.

Un caso. Mariano Galíndez comenzó a construir su casa en 2011. En ese momento se anotició de que, si quería tener luz, debía pagar una importante suma de dinero a la EPE.

"En este barrio hay un problema de base: ni la Municipalidad ni la EPE se ocuparon nunca de dotarlo de los servicios básicos y nunca hubo un desarrollador inmobiliario. Por eso, todo lo tuvimos que hacer los vecinos", explicó Galíndez.

Luego de innumerables reclamos acudieron a la Defensoría del Pueblo, que logró el acuerdo con la EPE y un plan de pagos para que los vecinos financiaran la obra necesaria para poder acceder al servicio eléctrico.

De ese modo, consensuaron un plan de pagos que empezaron a abonar hace dos años, cuando arrancó la obra.

Esos trabajos ya finalizaron y sólo resta que el servicio llegue a cada casa. Y, si bien las cuadrillas de la empresa están eliminando las conexiones clandestinas, los vecinos todavía no tienen en claro cuándo les conectarán la luz.

La situación detonó el malestar de los habitantes del barrio, no sólo por lo que implica no tener luz sino porque tanto el servicio como la obra que lo proveerá ya fue pagado a la EPE.

"Hay que normalizar el barrio", subrayó Galíndez, quien representa a los vecinos que ya se movilizaron para firmar el convenio y , de ese modo, comenzar las obras necesarias para contar con el servicio eléctrico.

La urbanización está ubicada desde 1970 en la zona noroeste de Rosario, en inmediaciones de Jorge Newbery y calle 1428.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario