Edición Impresa

Vaticinan que el paro del jueves “será fuerte”

El dirigente ferroviario Rubén Sobrero advirtió que no se descarta la posibilidad de una nueva huelga de “36 o 48 horas” si no se escuchan los reclamos.

Domingo 06 de Abril de 2014

El sindicalismo opositor vaticinó ayer que será “muy fuerte” el paro convocado para el jueves contra las políticas del gobierno nacional, mientras la Casa Rosada ratificó que garantizara “total tranquilidad” a quienes deban viajar el día de la huelga.

   En ese marco, el dirigente ferroviario Rubén Sobrero advirtió que no se descarta la posibilidad de una nueva huelga de “36 o 48 horas” si no se escuchan los reclamos.

   Desde el gobierno, en tanto, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, aseguró que “durante la semana vamos a trabajar para brindarle a la sociedad tranquilidad para que aquellos que quieren a ir a trabajar lo puedan hacer con total con tranquilidad”.

   La CGT Azopardo, de Hugo Moyano, y la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo, convocaron para el 10 de abril un paro nacional en protesta por el “ajuste”, la inflación, la inseguridad y en reclamo de “paritarias libres”, entre otras demandas.

   A la convocatoria, se sumarán, entre otros, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los maquinistas de La Fraternidad, enrolados en la CGT oficialista que conduce el metalúrgico Antonio Caló.

   Días atrás, el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, consideró que, en el marco de la medida, la paralización del transporte “será total”.

   Ayer Sobrero coincidió en que será “muy fuerte” el paro. “Tuvimos una reunión en la Unión Ferroviaria del oeste y 30 dirigentes planificamos la paralización de la zona oeste del gran Buenos Aires”, resaltó.
  Sobrero dijo “esperar” que el gobierno nacional dé respuesta a los reclamos gremiales porque si no —advirtió— “vamos a tener que ir al paro de 36 horas”.

   “Sería muy lamentable tener que ir a un paro de 36, 48 horas; espero que nos escuchen”, resaltó.

   El dirigente sostuvo que las causas de la huelga del 10 de abril hay que buscarlas en la “devaluación” y en que “la inflación nos está matando como trabajadores”.

“No es político”. Sobrero rechazó que se trate de un paro de “carácter político”, como lo definió la Casa Rosada a través del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien acusó a los sindicalistas de trabajar por la “candidatura” del titular del Frente Renovador, Sergio Massa.

   “Tratan de desnaturalizarlo para no tomar el reclamo. Los trabajadores van a parar por la situación económica no porque quieran representar a un sector; dijeron que era por Massa; yo estoy lejos de eso, pero igual voy a parar”, replicó.

Apoyo rural. El presidente de la Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, ratificó la adhesión “activa” de la entidad a la medida de fuerza, al remarcar que es una “expresión mayoritaria contundente contra el ajuste y la inflación”.

   Buzzi explicó que la FAA el día de la huelga “no realizará comercialización”, aunque aclaró que sus representados no cortarán rutas.

   “Después de varias conversaciones con Moyano, Barrionuevo y Gerónimo Momo Venegas, entendemos que los chacareros tenemos que estar aportando activamente este paro”, resaltó el federado.

   Para el dirigente agrario, este “es el peor gobierno «anticampo» que ha tenido la historia del país”, y dijo que el paro “tiene que ver con una expresión mayoritaria contundente contra el ajuste, la inflación y la continuidad de un modelo que le pone el pie a los más vulnerables”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario