Edición Impresa

"Van a usar el bono para otra cosa, menos para hacer obras con 20 años de demora"

Días atrás, el Palacio de los Leones anunció que busca dinero fresco a dos vías, bono y crédito, para pavimentos y cloacas. Para Giuliano, ambos recursos sólo engrosarían el pasivo.  

Miércoles 10 de Julio de 2013

“El socialismo quiere endeudar al municipio para hacer obras que ya cuentan con fondos específicos, que se usan para otra cosa”. De ese modo, el concejal peronista Diego Giuliano respondió a un par de diligencias de las arcas locales. Días atrás, el Palacio de los Leones anunció que busca dinero fresco a dos vías, bono y crédito, para pavimentos y cloacas. Para el edil, lejos de una solución, ambos recursos sólo engrosarían el pasivo.

   Según Giuliano, la Municipalidad está “seriamente endeudada” y buscar oxígeno vía bonos o créditos implica un riesgo anunciado. “Lo van a emplear para cualquier otra cosa, menos para hacer las obras que llevan 20 años de demora”, argumentó.

   Y aseguró que, para botón de muestra, sólo basta hacer el recorrido de los presupuestos adjudicados a obras públicas, incluso a las anunciadas para un próximo e ineludible endeudamiento.

   Así, recordó que en 2010 se programó un plan solidario de cloacas, a diez años y con un costo de 400 millones. A formar ese monto confluirían fondos de Aguas Santafesinas SA (Assa), los beneficiarios y, por supuesto, el propio municipio. Parecía un plan perfecto, pero algo no salió bien, señaló Giuliano.

   A tres años vista de aquella iniciativa, los dineros no llegaron a reunirse. “La Municipalidad lleva tres años de retraso en los fondos que le correspondía aportar”, dijo el concejal, y aclaró que hasta ahora sólo se reunieron 6.6 millones y que en 2010 no hubo aportes.

   “Este programa arrancó defectuoso y no se cumplieron las metas propuestas, está completamente atrasado y ahora la Municipalidad sale a pedir crédito para construir cloacas”, argumento. Luego reseñó los porcentuales de los fondos efectivizados durante 2012: sólo el 40 (obras públicas), 59 (desagües pluviales), 41 (alumbrado público), 13 (forestación) y “un ridículo 4% del fondo de Preservación Urbanística”.

Agujero negro. Para el edil, el auxilio que ahora lanza el municipio para hacer frente a las obras públicas reclamadas por los barrios oculta la madre de todos los problemas: “Los fondos ya estaban asignados, pero se fueron por un agujero negro”.

   “La Municipalidad dice que no tiene plata y por eso emite bonos, pero cuando uno va al presupuesto ve que los fondos para esas obras estaban previstos, lo que pasa es que están subejecutados, se usaron para otra cosa”, estimó Giuliano.

   ¿Para qué? “Para financiar el déficit operativo de la Municipalidad”, sostuvo el concejal, y dijo que se trata de pasivo anual y espiralado, que no se logra zanjar a pesar de ciclos económicos positivos. El mecanismo así descripto genera un déficit crónico complejo de revertir, menos aún con nuevas deudas, consideró Giuliano.

   Según el edil, los argumentos señalados son más que suficientes para una conclusión: “Antes de salir a pedir plata prestada mediante la emisión de un bono, el Ejecutivo deber cumplir con los presupuestos vigentes que ya tienen los fondos especiales aprobados por el Concejo”. ¿Cómo funcionan los fondos especiales? A modo de ejemplo, cuando se pagan las tasas municipales se aporta para obras públicas.

   Los fondos así constituidos tienen destinos específicos: desagües cloacales, infraestructura y preservación urbanística. Para Giuliano, el disloque financiero se produjo porque “se usaron para tapar los agujeros de una administración que tiene un déficit estructural que no sólo es financiero sino de gestión”.

Confianza. La emisión de bonos por parte de la Municipalidad requiere la aprobación del Concejo. Si se logra esa luz verde, hay que sumar un agente financiero y la posterior comercialización.

Cuando el circuito se completa, se genera la deuda pública. Al respecto, Giuliano fue escéptico: “Mal se puede creer que sea una solución y que se aplique a los fines que anunciaron”.

   “Un bono en manos de Fein es un peligro para la ciudad”, concluyó el edil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS