Edición Impresa

"Vamos a luchar para que Binner sea el próximo presidente"

Entrevista. El senador cordobés y titular del Partido Nuevo, Luis Juez, sostuvo que el kirchnerismo "pasó del traje a rayas para los evasores al traje a medida para los lavadores de dinero”.

Domingo 19 de Mayo de 2013

Luis Juez | Bío | Líder del Partido Nuevo, creado por él en 2003 tras romper con el delasotismo. De origen peronista, fue fiscal anticorrupción, cargo del que fue echado cuando denunció al gobernador interino de su provincia por fraude. Fue intendente de Córdoba entre 2003 y 2007 y hoy es senador nacional. Su partido está en el Frente Cívico, que integra FAP

El senador nacional por Córdoba Luis Juez (Frente Cívico-Frente Amplio Progresista) negó haber cuestionado el modo de liderazgo de Hermes Binner cuando afirmó, días atrás, que le gustaría que el ex gobernador "tenga otra voz de mando". "Me sacaron de contexto", dice, y seguidamente enuncia una catarata de elogios para el líder del FAP.

"Nosotros vamos a luchar para que Binner sea el próximo presidente. Es otra mirada; necesitamos salir de la política pendular. Tenemos que animarnos a imponer racionalidad, y eso lo va a hacer un tipo con mesura y con capacidad de gestión como Hermes", elogia Juez en una entrevista que concedió La Capital.

El senador cordobés reafirmó su idea para que la oposición no presente candidatos al Consejo de la Magistratura en las elecciones de octubre con la finalidad de no legitimar la "partidización" de la Justicia. Dijo, además, que el FAP ya tiene preparado un escrito para plantear la inconstitucionalidad de la reforma a la Magistratura apenas la presidenta Cristina Fernández promulgue lo que aprobó el Congreso nacional.

—Usted le pide a Binner que "tenga otra voz de mando". ¿Eso no es cuestionar su liderazgo?

—No dije eso. Me sacaron de contexto. En el FAP conviven distintas ideologías, distintas personalidades, distintas maneras de comunicar, distintas historias..., pero todos tenemos los mismos valores. Por mi forma de ser, como vengo del peronismo, estoy acostumbrado a otros niveles de liderazgos. Pero la verdad es que Binner ha sido nuestro candidato a presidente y va a ser nuestro candidato a presidente en 2015. Si por algo estamos en el FAP es porque reivindicamos la libertad de pensar y opinar aun en los temas en los que pensamos distinto. Esto no es el kirchnerismo, donde hay subordinación y valor para no ofender a la dama.

—Esas diferencias luego se trasladan en las votaciones en el Congreso. ¿No es desprolija esa actitud política?

—Nuestro espacio es muy plural y hay que reivindicarlo. Muchas veces intentamos el mayor grado de consenso. Cuando lo logramos, bárbaro, y cuando no, no los ofendemos ni nos andamos empujando. En el Senado, los cinco integrantes del FAP hemos votado casi siempre igual. En Diputados es más complicado, hay otra realidad, pero es un espacio muy plural, y yo no estoy dispuesto a convertir esto en el PRO o La Cámpora. Hermes es uno de los fundadores del socialismo y nosotros, desde el Frente Cívico, tenemos una fuerte historia de construcción plural en Córdoba, donde conviven radicales de cuna, peronistas ortodoxos, militantes de izquierda, empresarios, religiosos... Por eso estamos en el FAP, preparándonos para gobernar la Argentina con Binner presidente. Tenemos con Hermes una relación de amistad y cariño, y también de lealtad partidaria, que honramos en los hechos concretos y no desde el discurso retórico.

—Usted también habló de ciertos vedetismo...

—Nosotros tenemos dificultades, y no las vamos a esconder, porque en todo armado, cierre de listas, aparecen las miserias humanas. Pero eso no nos distancia ni crea fisuras. Es más, Córdoba debe ser la única provincia donde vamos a ir como FAP.

—¿La posibilidad de acordar con la UCR es muy remota?

—Nosotros le entregamos esa responsabilidad a Hermes, pero no lo pudo lograr porque el radicalismo en Córdoba tiene un pacto muy cerrado con (José Manuel) De la Sota. (Ramón) Mestre, quien es el que conduce la UCR, tiene acuerdos con De la Sota.

—¿En qué se traduce ese acuerdo?

—En negocios comunes. El Batallón 141, la obra pública, los mismos proveedores, contratistas... Estoy seguro de que el candidato de la UCR va a ser (Oscar) Aguad, a pesar de que no puede porque la carta orgánica se lo prohíbe. Pero Aguad necesita fueros para no terminar preso en Corrientes. Igual que (Juan) Schiaretti, el candidato de De la Sota, quien va a tener que afrontar un proceso penal por haber cobrado sobresueldos cuando fue funcionario de (Carlos) Menem.

—¿Qué lectura hace de la disputa entre De la Sota y el gobierno nacional?

—Que es una gran mentira.

—¿Por qué?

—Porque De la Sota debe ser el gobernador más funcional al kirchnerismo de las provincias más importantes. Durante los ocho años de su gestión, el kirchnerismo desarrolló en Córdoba la construcción de la empresa que después se convirtió en la megaempresa del negocio de la obra pública con sobreprecios: Electroingeniería. Eso fue un invento de De la Sota, una moneda de cambio con el kirchnerismo.

—¿Y por qué aparecen ahora esas diferencias?

—Porque De la Sota es un gran aprovechador. Hace un año y cuatro meses De la Sota le regaló la lista de diputados nacionales al kirchnerismo. Los cuatro votos que faltaron para voltear la reforma judicial y la del Consejo de la Magistratura son los votos que le regaló De la Sota a Cristina Fernández.

—¿Qué evaluación hace de la alianza que firmaron en Córdoba Roberto Lavagna, Hugo Moyano, Francisco De Narváez y De la Sota?

—Moyano ha hecho de la recolección de residuos una forma de vida y empezó cargando algunas bolsas en Córdoba. Como el camión de la basura tiene compactadora, ahí lo puede compactar a De la Sota, (Luis) Barrionuevo y una banda de impresentables que atrasan 30 años en la Argentina. Si la solución a los males de Cristina pasa por el locro del 1º de Mayo de Córdoba, los argentinos estamos en aprietos. Tenemos que salir de la lógica de la interna del PJ.

—¿Cómo se sale de esa lógica?

—Luchando para que Hermes Binner sea el próximo presidente de los argentinos. Es otra mirada, necesitamos salir de la política pendular. No podemos ir de los pretendidos militantes de izquierda a la derecha de la Triple A. Nosotros tenemos que animarnos a imponer racionalidad, y eso lo va a hacer un tipo con mesura y con capacidad de gestión como Binner.

—¿Usted es de la idea de que en las elecciones legislativas toda la oposición debería unificar los candidatos a consejeros de la Magistratura?

—No, todo lo contrario. Nuestra postura es no presentar candidatos. Yo vengo del derecho y me resisto a ponerle una pechera partidaria a los candidatos a consejeros. En Córdoba tenemos, después de (Eduardo) Angeloz, la Justicia más partidizada de la República, y es un espanto. Tenemos un fiscal anticorrupción que en ocho años no promovió ninguna acción penal contra ningún funcionario. De hecho, la semana pasada filmaron a un funcionario pidiendo coimas y el fiscal no tomó ninguna medida.

—Si no presentan candidatos le dejan el camino despejado al oficialismo.

—Es que no nos interesa este Consejo de la Magistratura. El FAP ya tiene preparado el escrito para plantear la inconstitucionalidad de la partidización del Consejo. Si nosotros presentamos candidatos y, paralelamente, presentamos un recurso de inconstitucionalidad, es un contrasentido. No vamos a legitimar en los hechos lo que por derecho estamos cuestionando.

—¿La misma medida cabe también para el blanqueo de capitales?

—Eso lo denunciamos como una de las tantas maneras de corrupción que tiene el kirchnerismo. Si la Argentina se va a salvar con la plata del narcotráfico, de la trata de personas y los traficantes de armas, triste destino es el que nos espera. Convendría que la presidenta, en un acto de sinceridad, diga claramente que la Argentina se convierte en un paraíso fiscal como Belice o las Islas Caimán. Esas son las contradicciones del kirchnerismo: pasamos del traje a rayas para los evasores al traje a medida para los lavadores de dinero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS