Edición Impresa

Unos 12 mil usuarios sin luz y setenta árboles caídos es el saldo que dejó la tormenta

Los cortes de energía golpearon con mayor intensidad en las zonas norte y oeste, mientras que barrio Tango (Mendoza al 9000) volvió a inundarse y el agua alcanzó los 30 centímetros en algunas viviendas.

Viernes 07 de Febrero de 2014

Unos 70 árboles caídos, anegamientos transitorios en el centro y macrocentro de la ciudad, la clausura por algunas horas del túnel Celedonio Escalada y cortes de energía que dejaron sin suministro a unos 12 mil clientes de la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Ese fue el saldo que dejó en la ciudad la tormenta eléctrica que se desató el miércoles cerca de las 21 y continuó con una lluvia constante que descargó 60 milímetros sobre Rosario.

   Los cortes de energía golpearon con mayor intensidad en las zonas norte y oeste, mientras que barrio Tango (Mendoza al 9000) volvió a inundarse y el agua alcanzó los 30 centímetros en algunas viviendas. “Sentimos un abandono estatal importante”, recalcaron los vecinos, que apenas 24 horas antes habían estado reclamando seguridad porque los móviles del Comando Radioeléctrico no llegan a ese sector.

   El primer parte sobre las consecuencias de la tormenta lo dio el responsable de Defensa Civil Rosario, Raúl Rainone, quien detalló que se contabilizaron 70 denuncias por árboles caídos por los fuertes vientos durante la madrugada.

   Además, indicó que “el túnel Celedonio Escalada fue cerrado por la Guardia Urbana Municipal (GUM) cuando se produjo el pico de agua y quedó saturado”, pero se rehabilitó horas más tarde.

   Si bien admitió que se produjeron anegamientos en el centro de la ciudad a causa de los 60 milímetros que cayeron en pocas horas y los vientos que provocaron que las hojas taparan los drenajes, el responsable de Defensa Civil indicó que “las áreas de servicio trabajaron rápidamente para descomprimir la situación”.

Inundado. Sin embargo, en la zona oeste de la ciudad no hubo sólo anegamientos temporarios de las calles, sino que los vecinos de barrio Tango volvieron a inundarse y el agua ingresó a las viviendas.

   Manuel López Molina vive sobre Carlos Gardel, una de las calles principales de la urbanización, y ayer aseguró a La Capital que “hace seis meses” le dijeron que iban a hacer obras para que no se inundaran más “y desgraciadamente estamos otra vez inundados”.

   La obra necesaria y prometida es la de un canal que corra en paralelo a la autopista Rosario-Córdoba y que evite que ante cada lluvia fuerte el agua de las alcantarillas de ese sector vaya directamente al barrio. “Lo fundamental es que esa agua vuelque en otro lado”, recalcó el vecino, pero afirmó que “todo muestra que los trabajos no se hicieron”.

   Lo cierto es que ayer las calles del barrio volvieron a inundarse y el agua alcanzó los 30 centímetros en algunas viviendas, una situación que López Molina calificó de “abandono estatal importante”. Y recalcó que apenas un día antes habían elevado otro reclamo a la provincia “por falta de seguridad, ya que los patrulleros no vienen al barrio y la comisaría dice que no da a basto. Esas son situaciones que además se agravan con el barrio inundado”.

Sin luz. A eso se sumaron además los barrios que se quedaron sin luz por el “desenganche” de once líneas de media tensión en Rosario y en Pérez. Desde la Empresa Provincial de la Energía (EPE) indicaron que las zonas más golpeadas fueron el norte y el oeste de la ciudad, pero también se produjeron problemas en media tensión en la Estación Saladillo, que dejaron sin servicio a gran parte de la zona sur.

   En la zona oeste, el barrio Empalme Graneros fue uno de los afectados. Los vecinos aseguraron que fue “imposible” comunicarse con la empresa en el transcurso de la mañana para dejar asentados los reclamos, mientras que en los comercios, sobre todo supermercados y almacenes, tuvieron que recurrir en algunos casos a generadores para no perder la mercadería de sus heladeras.

   A los problemas en media tensión se sumaron además lo que se dieron en baja. La vocera de la EPE, Diana Antruejo, advirtió que “primero se trabajará en media tensión y después se avanzará en las líneas de baja”.

Antruejo recalcó que dadas las condiciones climáticas “deben respetarse protocolos de seguridad que hacen que los avances en la reposición del servicio sean más lentos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS