Edición Impresa

Uno de los rescatistas en la Zona Cero es inspector de tránsito en Venado Tuerto

Miguel Cingolani, de 36 años, llegó a Rosario como voluntario apenas ocurrió el desastre. Ya había trabajado en el atentado de Atocha, en España.

Sábado 10 de Agosto de 2013

La historia del inspector de tránsito de la Municipalidad de Venado Tuerto, Miguel Cingolani, de 36 años, recorrió todos los confines del país. Es que sin que mediara pedido alguno, el martes pasado fue de voluntario rescatista para colaborar en el drama de Rosario. Actuó en varias tragedias mundiales y no duda en afirmar que el país no tiene nada que envidiarle a los países del Primer Mundo en este tema. "La organización en Rosario es impecable, así como el profesionalismo", afirmó.

Miguel Cingolani tiene dos hijas; Alina, de 15 años, y una beba de un mes y días, Delfina. Nada de eso importó y privilegió su actitud solidaria para emprender el viaje a Rosario. Oriundo de Venado Tuerto, en 2001 se radicó en España y volvió en 2009. Llegó a Firmat ese año y allí trabajó como bombero voluntario durante un año y medio, para regresar a Venado a mediados de 2011. Realizó actividades durante un tiempo en el servicio de emergencias 107 y hace unos cinco meses se desempeña como inspector de tránsito.

"El martes a la mañana cuando vi lo que pasó en Rosario fui a colaborar. Me autoconvoqué, como quien dice", contó a La Capital. Tuvo experiencia de rescatista en la estación Atocha (España) y en el último terremoto en Chile, entre otros sitios. "Lo de Rosario fue grave; sobre todo cuando tenés que rescatar personas de entre los escombros", dijo.

"Me encontré desgraciadamente con tres personas sin vida", dijo compungido y agregó que fue en la parte donde se derrumbó la torre. "De todos modos, la esperanza del rescatista no se pierde nunca y probablemente haya personas con vida debajo de los escombros", añadió ayer. El trabajo es manual, piedra por piedra, escombro por escombro. Eso hace más titánica la tarea de este rescatista venadense. "Estimo que voy a estar hasta el domingo (mañana) , si no hay una orden que indique lo contrario. Permanezco a disposición", dijo.

Miguel llegó el martes a Rosario. "El comando de incidentes y la parte operativa de emergencias son más que óptimos. Argentina está muy bien posicionada en ese sentido", comentó.

En medio de la tragedia y visiblemente emocionado se permitió un chascarrillo: "Esto es gratificante. Y no me pasa cuando tengo que hacer multas y la gente me insulta".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS