Edición Impresa

Uno de los mejores camioneros del país es de Rosario

Tienen el brazo izquierdo más tostado que el resto del cuerpo, conducen todo lo que tenga ruedas desde su más tierna infancia, tienen poco más de 30 años y son desde ayer los dos mejores camioneros de Rosario y sus alrededores. El se llama Cristian Rodríguez, tiene 32 años y es hijo de un empresario local de transporte de carga general.

Domingo 09 de Septiembre de 2012

Tienen el brazo izquierdo más tostado que el resto del cuerpo, conducen todo lo que tenga ruedas desde su más tierna infancia, tienen poco más de 30 años y son desde ayer los dos mejores camioneros de Rosario y sus alrededores. El se llama Cristian Rodríguez, tiene 32 años y es hijo de un empresario local de transporte de carga general. Y para curiosidad de muchos, el segundo lugar en el podio lo ocupó una mujer: Andrea Paredes, de 31 años, oriunda de Arrecifes (Buenos Aires) y que al decir tanguero "maneja como ninguna".

Ayer en el Autódromo de Rosario "Juan Manuel Fangio" fueron los mejores entre 40 camioneros que participaron de la cuarta competencia internacional de conducción de transporte pesado. El certamen, en el que se incribió un total de 5 mil conductores en todo el país, está organizado por Scania en busca del "Mejor conductor de camiones de Argentina 2012". El galardón se develará en noviembre tras conocerse los próximos siete finalistas de distintas regionales del país.

Para lograr el premio máximo (un cero kilómetro y una suma de 10 mil dólares para la empresa donde trabaja el vencedor) los conductores vienen sorteando varias pruebas orales y prácticas de conducción eficiente, habilidad de maniobra y seguridad. Además de contestar qué harían en situaciones de riesgo en la ruta, los camioneros deben saber a rajatabla los contenidos de seguridad vial. También deben conocer de velocidades y niveles de alcohol en sangre permitidos. Y realizar ejercicios que requieren más habilidad, velocidad y precisión que la de un 9 en el fútbol. Tumbar conitos de colores sólo con la rueda delantera del lado del acompañante, estacionar en estrechos espacios o colocar una varilla —que se les coloca en la parrilla delantera del camión— justo en el centro de un círculo dibujado en el asfalto (ver foto página 13), son sólo algunas. Podría parecer fácil si no fuera porque los Scania del certamen pesan unas 22 toneladas sin carga y miden 18 metros de largo.

Cristian asegura que terminó la escuela primaria de Estación El Gaucho, en el barrio Hume al sudoeste de la ciudad y prácticamente se subió a un camión para no bajarse más. "Me gusta manejar de noche. Lo mejor son los códigos entre nosotros: «nadie deja a alguien tirado en la ruta». Y además, conocer lugares y gente. Recorrí todo el país del norte a Bahía Blanca, me queda el sur. Lo peor es ver accidentes", cuenta el campeón antes de confesar que su camión rojo está todo tuneado y revestido de peluche por dentro. "Nadie entra embarrado a mi cabina, ni con un pucho prendido. El camión es mi casa", sostiene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario