Edición Impresa

Una puja delictiva entre tres bandas, móvil del crimen de “Pájaro” Cantero

El dictamen judicial así lo establece. En el mismo fueron procesados Luis Bassi como instigador y Milton Damario y Facundo Muñoz como autores materiales del asesinato.

Domingo 06 de Julio de 2014

A las 5.50 del domingo 26 de mayo de 2013 Claudio Ariel “Pájaro” Cantero, sindicado como uno de los líderes de la banda de Los Monos, murió tras ser baleado frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez. Catorce meses más tarde el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola procesó a Luis “Pollo” Bassi como instigador del crimen, y a dos de sus supuestos soldados como autores materiales de la ejecución: Milton Damario y Facundo “Macaco” Muñoz. A partir de esa resolución, que fue publicada por La Capital en su edición del pasado jueves, se pudo acceder a la mirada que tienen los investigadores sobre las circunstancias que rodearon al crimen, la cronología de hechos plagada de mortajas y la organización de tres bandos en pugna, ninguno de los cuales salió indemne de la feroz disputa que incluyó la muerte del líder de Los Monos.

   El juez Donnola atribuyó la motivación del crimen del Pájaro Cantero a una puja delictiva entre bandas por el espacio territorial, la continuidad y el poderío. Y si bien una hipótesis policial señalaba como posible ideólogo de ese homicidio a Luis Paz, el padre de Martín “Fantasma” Paz (cuñado del Pájaro asesinado ocho meses antes, el 8 de septiembre de 2012) Donnola descartó esa versión. “No emerge como hipótesis investigativa para sostener en este estadio que haya habido un acto decisorio para asesinar a alguien de predicamento de la familia Cantero en venganza de la muerte de Paz”, indicó el magistrado en su dictamen de 76 páginas y sustentado en un expediente que acumula 11 cuerpos. En cambio valoró que el crimen “aparece más visible una disputa con acciones de predicamento y lucha territorial en el barrio La Granada que eventualmente pretendía ser ganado por los autores del hecho mediante la consabida lucha frontal de bandas”.

Una saga sangrienta. El crimen del jefe de Los Monos disparó en pocas horas una saga de venganza que se cobró cuatro muertos. El 27 de mayo, cuando llegaba a su casa de zona sur tras salir de Tribunales, mataron a triros al dueño de la disco Infinity Night frente a la cual asesinaron a Cantero, Diego “Tarta” Demarre. Como ejecutor de ese crimen fue procesado un hermano del Pájaro, Ariel Máximo “Guille” Cantero. En el dictamen del juez Juan Carlos Vienna se deja ver que el clan del barrio La Granada culpó a Demarre de ser quien entregó al Pájaro a sus asesinos. El 28 de mayo, en tanto, en un demencial atentado en Francia y Acevedo, sicarios en moto mataron a Marcelo Alomar, Nahuel César y Norma César. Estos últimos, hermano y madre de Milton César, a quien en un primer momento los rumores sindicaban por el ataque a Cantero pero que fue desvinculado tras estar preso por el crimen.

   “De esta forma y con las personas que se menciona en el informe, se desprende en relación al homicidio de Claudio Ariel «Pájaro» Cantero, que en venganza del mismo habrían participado directamente la familia Cantero y propios integrantes de la banda de Los Monos, quienes fueron por Diego Demarre por considerarlo el entregador del Pájaro cuando éste se encontraba en la puerta del boliche. Ese accionar de venganza continúa el día siguiente con el atentado homicida contra la familia Cesar”, describe Donnola.

Tiempos dispares. Con el Pájaro muerto, sus laderos comenzaron una investigación callejera para determinar quiénes fueron sus asesinos. Una pesquisa que fue mucho más rápido que la judicial. Como en todas las resoluciones que tuvieron como protagonistas a integrantes de Los Monos, lo más apetitoso son las transcripciones de las escuchas telefónicas. En la comunicación radial descripta en el expediente con el número 8247294, de una serie captada del Nextel de Ramón “Monchi Cantero” Machuca, éste joven que es hermano de crianza de los Cantero habla con un tal Chavo” minutos después del crimen.

   Chavo, quien sería el policía Juan Maciel, procesado en febrero pasado como integrante de Los Monos, le da el pésame al muchaho y escucha su relato. “En la puerta de Infinity le pegaron, supuestamente fue el Milton, le pegaron cuatro, cinco tiros”. Y agrega: “Encima él (Pájaro) había ido solo, con unos pibitos que no saben nada, con un cuñadito mio, un hermano de mi mujer, a ese le pegaron dos tiros al pibito y a... otro que estaba ahí, de acá a la vuelta de mi casa que no son de la noche, le dieron, a ese no se cuanto le dieron, lo estaban esperando, le habían dado en la cara y por todos lados también”. Y entonces Chavo pregunta: “¿Milton César o el Damario?”. Y la respuesta de Monchi fue: “Supuestamente estaba Milton. Eran cuatro piernas (compinches). Eran Milton César y Macaco, dicen que son los que gatillaron. Bajaron dos gatillando”. Y más adelante en la charla cuenta Monchi: “Da que él (Pájaro) se había bajado del auto porque se estaba meando. Ahí y justo le cayeron ahí, no le dieron tiempo a nada”.

   En la misma comunicación Chavo preguntó: “¿Tenía problemas Milton con él?”. Monchi, entonces le cuenta: “No, se ve que estaban esperando que venga alguien y lo vieron que llegaba primero, regalado (descuidado). No llegó primero. Llego casi último porque Guille (Cantero) había estado ahí un ratito antes. Cinco minutos antes y se había ido. Había llegado hasta ahora a la puerta, estaba esperando al Pájaro y como no venía después se fue. Y le pegaron a él (Pájaro)”. Y Chavo cierra la conversación así: “Olvidate de ese guacho bastardo (por alguno de los apuntados como asesinos). Olvidate, lo que vos necesites si hay que hacer algo, lo que sea. Tranquilo loco, esperá que pase el luto ahora y después bien. Vos sabes loco. Esos pibes son boleta, hay que esperar, hay cosas que se comen fría”.

Los datos. A partir de ese momento comienzan a llegar al teléfono de Monchi una lluvia de datos, direcciones de familiares, amigos, allegados o lo que fuera ligados a los mencionados como los matadores: Luis “Pollo” Bassi, Milton Damario, Facundo “Macaco” Muñoz y Milton César. Todas valoraciones hechas con la sangre hirviendo por la sed de venganza.

   “Asimismo obran escuchas posteriores al homicidio de Claudio Cantero y conforme las reproducciones de las observaciones telefónicas se pueden observar claramente las acciones desplegadas por personas integrantes de la organización investigada en procura de dar con los atacantes”, indica la resolución. “En tanto se aprecian claras llamadas en las que Ramón Machuca ordena la adquisición de municiones de diferentes calibres («confites de 9, dos de 4 y medio y dos de 40») entre ellos 9 milímetros, 45, 11.25 y calibre 40; cargador para una pistola Thunder de 17 cartuchos de capacidad; el intercambio de pistolas 9 milímetros que la mencionan como «novillo»; las cuatro y medio que serían las calibre 45 u 11.25; los confites para 38 (por el calibre)”, puede leerse en la resolución.

Ambiciones. Sabiendo que se había desatado "una cacería", tal la descripción hecha en el dictamen por el juez Donnola, los hombres del Pollo Bassi se reagruparon para bancar el cimbronazo. Macaco Muñoz, en la clandestinidad, recibió el 3 de junio de 2012 una serie de mensajes de su novia. "Pero si la bronca no es con vos; es con el Pollo". Y agrega: "Por lo que me enteré los Cantero dan un millón por el que encuentre al Pollo. Dicen que lo van a hacer sufrir. Que le van a cortar la cabeza y la van a colgar de un puente". Y más tarde escribe: "Por qué no lo encuentran amor. Pollo se hizo re- famoso. Sale en todos los canales. Alto escracho".

Como respuesta, Macaco le mensajea a la novia: "Ja ja. Olvidate amor. Si le gano la guerra a estos giles me hago millonario y nos vamos a la mierda y lo único que tengo que hacer es disfrutar a mi hijo y a vos nomás, amor. Como te amo pendeja. Esto me hace mucho más fuerte porque ahora tengo un motivo para seguir, un hijo".

Poco más tarde, el muchacho escribe: "Los Cantero amor, son giles. Se la gano a la guerra amor olvidate, por mi hijo". Y más tarde: "Nada. Todo mal. Ya me llamaron que esta todo mal. Me quieren muerto y se la hice corta. Yo la guerra se la voy a dar. Me van a matar pero se los mato a todos. Recorta. Ya saqué a toda mi familia".

También Macaco recibió otros mensajes mientras estaba escondido. Enzo le escribe: "Hey, mongui; avisa al toque. Cualquier cosa llevate un chaleco y la metra (pistola ametralladora) donde te quedes". Y luego: "Bueno llevate la metra y los chalecos y quedate con los guachos tuyos de confianza y ojo que sale toda la yuta a la calle en un ratito".

Finalmente, otro de los mensajes captados dice: "¿Los Cantero adónde están ahora? No pisaron Gálvez y si pisan se la van a ver complicada. La guerra se las voy a dar: me van a matar, pero se los mato a todos". Y un Macaco valentonado agregó: "Cuando le gane ésta van a ver que me quedo con todo La Granada (por el barrio). Andan diciendo que me mataron y acá estoy, más vivo que nunca" y posteriormente agregó: "Bueno mi amor, no llores que estoy mas vivo que nunca. No llores que hay Macaco para rato. Jajaja".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS