Edición Impresa

Una pelea por el roce entre dos automóviles terminó con un muerto

Discutieron, se trompearon, la víctima cayó al piso y se golpeó la cabeza. Podría ser homicidio preterintencional.

Viernes 11 de Julio de 2014

Un vulgar incidente de tránsito terminó antenoche con un joven de 30 años muerto. Todo ocurrió en Avellaneda y bulevar Seguí, en el marco de los festejos por la victoria argentina sobre Holanda, donde finalmente detuvieron su marcha los conductores de dos autos que un par de cuadras antes se habían rozado. De la discusión los hombres pasaron a la violencia verbal y de allí a la física, hasta que en medio de las trompadas uno de ellos aparentemente se golpeó la cabeza al caer sobre el pavimento y perdió la vida.

Todo indica que en la audiencia imputativa, que se hará hoy, el fiscal Adrián Spelta podría acusar al agresor de "homicidio preterintencional", es decir, un hecho en el que existió la intención de causar lesiones, pero no de matar, y en el que se supone que el medio empleado (un golpe de puño) no tenía entidad como para provocar el deceso.

Si finalmente se comprobara que ocurrió de esa manera, podría decirse que se trató del "caso de manual" con que suele graficarse en qué consiste el homicidio preterintencional: el ejemplo clásico es el de una trompada que hace caer a alguien, quien finalmente muere al golpearse contra el cordón de la vereda. Se trata de un delito que se pena con entre uno y seis años de prisión.

Según los datos de prensa de Jefatura, el cruce entre los dos hombres se produjo pasadas las 20.30. Uno, Mario Miguel M., de 44 años, venía al mando de un Citroën Berlingo de color bordó; el otro era Norberto Bogarín, de 30, al volante de un Fiat Torino blanco.

Todo indica que entre ellos se generó una discusión por un roce entre los vehículos y que ambos siguieron manejando hasta llegar a Avellaneda y Seguí, donde finalmente bajaron de sus respectivos autos. En esa esquina las palabras continuaron subiendo de tono hasta que pasaron a la agresión física.

Al recibir una trompada, Bogarín se había caído al piso y golpeado la cabeza contra el cordón de la vereda, lo que le habría causado la muerte en el acto. Su contrincante quedó demorado en la comisaría 18ª, a disposición de la Justicia.

Pésimo final. El fiscal de la Unidad Especial de Homicidios Dolosos adelantó que presuntamente la muerte del joven se produjo en el contexto de los festejos mundialistas a partir de "una pelea" por un "toque accidental" entre los dos rodados, aunque sostuvo que la información con que contaba todavía era "muy preliminar", por lo que sería clave "evaluar evidencias" y escuchar el relato de los testigos. Al menos uno confirmado, pero posiblemente dos.

Lo cierto es que la autopsia que ayer realizaba el equipo del Instituto Médico Legal, señaló Spelta, resultará clave para establecer las "causas fehacientes" del fallecimiento.

Extraoficialmente, La Capital pudo saber que el informe forense habría determinado que el joven sufrió una fractura en su columna cervical alta (o de cráneo), compatible con una caída, y que esa sería la causa que determinó su fallecimiento.

Fuente cercanas a la investigación señalaron que la víctima fatal había ingerido una importante cantidad de alcohol, lo que podría sumar nuevas aristas para el esclarecimiento del caso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS