Edición Impresa

Una pareja fue procesada por el crimen de un joven

Jesús David Ronane, un pibe de 24 años al que conocían como Chavi en el barrio San Francisquito, murió sin saber por qué. La medianoche del pasado 4 de enero quedó en medio de una pelea que comenzó entre mujeres y siguió con una persecución a balazos en la que recibió un plomo destinado a un amigo suyo.

Miércoles 17 de Octubre de 2012

Jesús David Ronane, un pibe de 24 años al que conocían como Chavi en el barrio San Francisquito, murió sin saber por qué. La medianoche del pasado 4 de enero quedó en medio de una pelea que comenzó entre mujeres y siguió con una persecución a balazos en la que recibió un plomo destinado a un amigo suyo. Nueve meses después, el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola procesó a un hombre de 24 años y a su novia de 19, acusados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. En este marco ordenó detener a la muchacha, que por estar embarazada gozaba de libertad morigerada.

En su resolución el juez Donnola expone, a partir de los testimonios, un contexto en el que queda claro que en algunos barrios rosarinos, en este caso San Francisquito, la posibilidad que un vecino termine asesinando a otro a balazos es muy alta.

"Los problemas entre ellas venían desde hace meses porque una quiere ser más berretinuda (en la jerga, dar señales claras de tener aguante) que la otra. Si el novio de una se la aguanta a los tiros, la otra va a buscar problemas para que su novio la defienda y también se la banque", contó un vecino de Gálvez entre Alsina y Castellanos, citado por el juez en su resolución.

En este contexto, el asesinato de Chavi Ronane comenzó por algo tan banal como una pelea entre dos chicas que derivó en el enfrentamiento entre sus novios. ¿Qué tenía que ver con eso Chavi? No mucho más que ser amigo de una de las partes y haber acompañado a su compinche al lugar donde las jóvenes se habían trenzado a las trompadas. A eso le siguió un desafío, una amenaza de muerte, una persecución en moto y el plomo letal que terminó con su vida en 27 de Febrero y Avellaneda.

A Coronda. Camila y Any son dos chicas de San Francisquito que, según el relato de una de ellas, solían ir juntas a las visitas de la cárcel de Coronda cuando sus parejas estaban detenidas allí. Camila es la novia de Blas A. y Any de El Gordo Elías.

Según declaró Camila, la noche del 4 de enero pasó frente a la casa de Any y ésta la desafió. Como las cosas entre ellas no andaban bien, no hizo falta mucho para que se agarraran de las mechas en la cuadra de Gálvez entre Alsina y Castellanos, sobre uno de los costados del mercado de productores.

Primero intervino El Gordo Elías. Al rato llegó Blas en su moto Suzuki, acompañado por Ronane. Estaban tomando una cerveza cuando recibieron un mensaje de texto de un vecino que los alertaba sobre la pelea.

Cuando Blas llegó, Camila le dijo que El Gordo Elías le había pegado. Así empezaron las piñas entre los hombres, pelea que terminó cuando Elías dejó la escena y, al grito de "te voy a matar", entró a su casa con Any.

Blas y Chavi se fueron en la Suzuki sin percatarse de El Gordo Elías y Any los perseguían en una Honda Biz negra. Ella manejaba, él iba de acompañante. Blas, que manejaba su moto, contó que El gordo venía disparándole.

En el cruce de 27 de Febrero y Avellaneda, Blas sintió como Chavi era herido y ahí quedaron. Según ese relato, El Gordo se bajó de la moto y siguió disparándole a Chavi. Uno de esos plomos, calibre 32, lo hirió mortalmente. Ranone murió en el Clemente Alvarez.

En barra. Según el dictamen de Donnola, testigos indicaron que El Gordo Elías tenía relaciones con la barra brava de Newell's Old Boys. También se hizo mención a un altercado previo que los dos protagonistas de la historia tuvieron previamente.

Para el juez la declaración de Blas, testigo presencial del hecho, se ajustó a los datos suministrados por elementos de prueba como la reconstrucción integral de lo ocurrido y los informes de la autopsia.

Basado en ello el juez procesó a Pablo Elías Alderete, El gordo Elías, como autor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Y a Aneley Micaela Silveyra, Any, como participe primario del homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

A ambos le dictó la prisión preventiva y les trabó embargo sobre sus bienes por 100 mil y 70 mil pesos respectivamente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario