Edición Impresa

Una ONG construyó una red para evitar muertes de albañiles

La tejieron los isleños con medidas de seguridad Iram. Y pedirán que se utilice para obras en altura.

Martes 02 de Octubre de 2012

Mañana, a partir de las 8, en Córdoba y San Martín, se presentará en sociedad la primera red de seguridad para trabajos de construcción en altura. Es una iniciativa de la ONG Manos a la Obra, que fue realizada en base a la experiencia de los isleños y que el viernes próximo será evaluada en el Instituto de Mecánica Aplicada y Estructura (Imae) de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para certificar los estándares exigidos por las normas Iram. Después vendrá una presentación en el Concejo para masificar su uso y la posibilidad de que el rubro crezca en todo el país.

Asimismo, como el 70 por ciento de los accidentes laborales en Rosario incluyen muertes por caídas de lugares altos, volverán a pintar los simbólicos cascos amarillos frente a los lugares de las tragedias (ver aparte).

"Se está intentando introducir en la cultura de la construcción local el uso de un elemento de seguridad colectiva que no está difundido en la Argentina", explicó el director académico de la carrera Higiene y Seguridad en la Construcción de la Facultad de Arquitectura de la UNR, Rubén Benedetti. Y dijo que, si bien es un elemento conocido en el país, su utilización "se cuenta con los dedos de la mano".

En el marco de lo que Manos a la Obra denominó la "Semana de la Prevención y la Memoria de los Obreros Víctimas de Accidentes Laborales", debutará la red de contención de personas para caídas de altura con una presentación interactiva en San Martín y Córdoba.

En el lugar también repartirán volantes para concientizar sobre el tema. "Será la antesala del viernes, cuando llevemos la red al Imae para realizar las pruebas de fuerza y, de ese modo, obtener la certificación Iram", explicó Narciso Canteros, referente de la ONG.

Dos meses atrás, y con la presencia de autoridades y de los principales actores del rubro de la construcción, la organización presentó una primera versión de la red de seguridad, que cosechó adhesiones que impulsaron la segunda etapa: su construcción definitiva y posterior evaluación.

Según Canteros, concretar el proyecto fue en sí mismo un desafío. Proyectar, investigar, consultar y, sobre todo, imaginar.

Por eso llegaron hasta los isleños en busca de un saber empírico, artesanal, para tejer la trama con hilos de polipropileno multifilamento conocida como "cabo de barco", de origen nacional.

Entonces, hombres y mujeres del Espinillo tejieron una superficie de 8,40 por 6,40 metros con doble nudo.

"Hay una colaboración estrecha con esas personas porque tienen parientes albañiles", relató.

Satisfechos, y con la trama ya tejida, el viernes, a las 11.30, el material será probado en el Imae. Con la red a dos metros del suelo, lanzarán un bulto de 90 kilos desde seis metros de altura. "Si la trama soporta el peso, la van a certificar", confió Canteros.

Con la aprobación de la red bajo el brazo, Manos a la Obra irá ese mismo día al Concejo para impulsar un proyecto que, "en forma urgente", convierta el uso de la trama en obligatorio.

En tanto, para Benedetti, la red permitirá ampliar la seguridad que da una baranda al concepto más abarcativo de prevención colectiva en áreas superiores y hasta en dos niveles, que no está difundido en la Argentina.

Además, destacó una contradicción: la legislación laboral prevé su uso pero, si bien las tramas están disponibles en algunos distribuidores, conseguirlas resulta complejo cuando los plazos de trabajo son más perentorios.

Según Benedetti, la red "daría muchas opciones a los profesionales de la construcción a la hora de contemplar la seguridad de los trabajadores, a pesar de que no constituye una solución para todas las situaciones".

Y recordó que en Europa su uso está generalizado, al igual que en Uruguay, Chile y Brasil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario