Edición Impresa

Una nena de 4 años murió aplastada por un televisor

Ocurrió en Fray Luis Beltrán, que se encuentra conmocionada por el hecho. Falleció horas después en un hospital de Rosario.

Viernes 01 de Agosto de 2014

La comunidad de Fray Luis Beltrán sigue conmovida por el trágico caso de una nena de cuatro años que murió luego de que se le cayera un televisor y le impactara en la cabeza. Pese a los esfuerzos de los médicos por reanimarla, la niña perdió la vida horas después, en Rosario

El accidente doméstico se produjo el lunes pasado, cuando Guillermina Pare, de cuatro años, habría intentado colgarse de un televisor de 29 pulgadas. Ocurrió en una vivienda de Riccheri al 500, donde la niña vivía con su familia. El aparato se le cayó encima y le impactó de lleno en la cabeza.

Guillermina fue trasladada primero a un centro asistencial local; de allí se la derivó con carácter de urgencia al Hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, desde donde a su vez se la llevó al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, de Rosario, por la gravedad que presentaba su estado. Allí falleció el martes, aproximadamente a las 11, víctima de la heridas sufridas en la cabeza. Según el informe médico, la chiquita presentaba "lesiones muy graves craneofaciales, de tórax y abdomen".

Intervención policial. Los padres decidieron velar a la nena en una sala velatoria local, desde donde se alertó a la policía. "Siempre que la muerte se produce por un accidente debe intervenir la policía", explicaron al diario digital SL24 desde la Unidad Regional XVII. Por eso, las fuerzas de seguridad se presentaron en la sala velatoria y siguieron los protocolos de trabajo para estos casos.

En una primera instancia, la muerte fue catalogada como "accidente doméstico", pero luego se la caratuló como "muerte violenta".

En el domicilio de la nena, la policía secuestró el televisor y ropa de la víctima con rastros de sangre.

Otros casos. No es la primera vez que un accidente de esta naturaleza tiene como víctima fatal a un niño. De hecho, una mínima búsqueda de casos similares arroja como resultado desgracias de este tipo alrededor de todo el planeta, que tienen su repercusión en los medios locales.

Sin ir muy lejos en la distancia y el tiempo, cabe recordar que el 25 de noviembre de 2010 una bebé de un año y dos meses sufrió un accidente de este tipo en la ciudad de Santa Fe. Ocurrió en una vivienda cercana al cruce de la calle Misiones y el camino viejo a Esperanza. Allí, Giuliana Maite Gutiérrez, de 14 meses, recibió el fuerte impacto de un televisor, también de 29 pulgadas, que le cayó en la cabeza y le produjo un severo traumatismo de cráneo seguido de un paro respiratorio. El relato fue dado en su momento por su mamá, Estefína Elizabeth Sosa, de 24 años.

Más cerca en el tiempo, en enero del año pasado, una desgracia similar ocurrió en la localidad mendocina de Luján de Cuyo, donde la pequeña Gisela Solano, de un año y once meses, perdió vida de la misma manera. Los padres no supieron explicar cómo fue que se le cayó el aparato desde arriba de la mesada donde estaba posado y provocó el tremendo desenlace.

Ahora, el caso de Guillermina conmocionó a la ciudad de Fray Luis Beltrán, donde —al igual que en casos similares— todavía se preguntan cómo pudo haber sucedido esta desgracia que enlutó a una familia y a la comunidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario