Edición Impresa

Una multitud se congregó en la Plazade Mayo y pidió por los juicios a civiles

Organismos de derechos humanos y agrupaciones kirchneristas encabezaron el acto central por el Día de la Memoria.

Miércoles 25 de Marzo de 2015

Dolor, grito, evocación, ceremonia, rito y, en los últimos años, hasta cierto clima festivo. La línea de tiempo donde se sucedieron las 33 movilizaciones de los 24 de marzo, desde 1983 hasta ayer, ya forma parte de la cultura política argentina. Ayer, en la Plaza de Mayo de Buenos Aires se concretó el acto principal evocando aquel 24 de marzo de 1976 que inauguró a la última dictadura cívico-militar. "Fallos recientes nos alertan sobre la defensa corporativa que sectores de la Justicia están produciendo para garantizar impunidad a los genocidas civiles", leyó Estela de Carlotto. Fue unos de los párrafos finales de un largo documento que firmaron Abuelas y Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), Familiares de Detenidos Desaparecidos e Hijos.

El subrayado de la presidenta de Abuelas toca un punto sensible que preocupara a los organismos defensores de los derechos humanos. Sin bien la puesta en marcha de los juicios durante la década kirchnerista consiguió al día de hoy 600 condenas y 900 procesamientos de represores militares, el procesamiento y condena a civiles no llega. Como se comprobó en las últimas semanas, la causa de Papel Prensa (involucra a Héctor Magnetto, de Clarín) no se mueve, Carlos Blaquier (Azúcar Ledesma) en Jujuy y Vicente Massot (diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca), obtuvieron fallos favorables absolutorios.

De las 50 mil personas que fueron al acto por el 24 de marzo (el principal y primero de la tarde, luego la izquierda trotskista anti K realizó un segundo acto que reunió a otros 15 mil militantes, ver aparte), el 80 por ciento no había nacido en 1983.

"Ya de bebé, en mi casa había un foto de Perón en la cocina", cantaba la columna de La Cámpora, la más grande y organizada que caminó y bailó por la avenida de Mayo y que no pudo ingresar a la plaza, completa en su capacidad.

La lectura del largo documento que redactaron y firmaron los organismos fue compartido entre distintas abuelas y madres e hijos, entre ellos, el nieto recuperado y ahora diputado nacional Horacio Pietragalla.

En ese marco, Carlotto recordó: "En el último año confirmamos que tres de bebés (nietos en cautiverio) no consiguieron nacer vivos y, además, logramos la identificación de cuatro nuevos nietos (hoy adultos cercanos a los 40 años)". Entre esos cuatro nuevos nietos se cuenta a Guido Carlotto, el nieto de Estela.

Los precandidatos presidenciales del kirchnerismo anduvieron rondando la escena del acto, aunque sin entrometerse directamente en el palco, un espacio exclusivo para madres, abuelas e hijos.

Muy celebrado por los militantes, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cantó el himno de la JP ("No nos han vencido") revoleando una remera desde arriba de un colectivo especialmente acondicionando (plataforma superior descubierta) junto a Hebe de Bonafini (Madres), quien —como es habitual— no compartió el palco principal con los restantes organismos. En ese mismo colectivo sin techo se mostró, sin despertar la simpatía que disparó Aníbal, el gobernador entrerriano, Sergio Urribarri.

Al lateral de escenario principal llegó el ministro del Interior y precandidato presidencial, Florencio Randazzo, muy requerido por los militantes. Saludó, se sacó fotos, permaneció un rato y luego se retiró sin hacerse ver por la multitud.

En el tramo del documento que leyó Pietragalla la multitud escuchó: "Vamos a exigir que se profundice esta política a partir del 10 de diciembre próximo". Una alusión directa al jefe de Gobierno porteño y precandidato presidencial del PRO, Mauricio Macri, quien definió su relación con las políticas sobre derechos humanos con las siguientes tres palabras: "Son un curro".

Luego, el joven diputado del FpV, hijo de desaparecidos y militante de La Cámpora, advirtió que "ninguna corporación pondrá el candidato (a presidente) del pueblo". Y agregó: "Lo que conseguimos es irreversible, con lucha y organización pudimos cambiar la historia".

Según Bonafini, "Scioli apoyó la dictadura"

La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, acusó ayer al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, de apoyar la última dictadura militar, y definió al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, como un “torturador” (por la compra de pistolas eléctricas Taser). También pidió que la presidenta Cristina Kirchner se presente como candidata en Buenos Aires porque esa provincia, aseguró, “está hecha moco”.

Sin eufemismos, Bonafini volvió a criticar a Scioli: “Es un tipo que en la época de la dictadura apoyó la dictadura. Si sos un tipo de una clase social que te la pasás andando en una lancha y te cagás en lo que pasa en tu país, ya te das cuenta que estás del otro lado”.

Encuentro

En Rosario, fuerzas de izquierda se movilizaron ayer, junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, hasta la Plaza 25 de Mayo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario