Edición Impresa

Una familia vivió media hora de terror a manos de cuatro ladrones

Ocurrió la madrugada de ayer. Los maleantes se llevaron 40 mil pesos, electrónicos, ropa, zapatillas y una moto de alta cilindrada.

Miércoles 05 de Marzo de 2014

El relato de Alexis, el dueño de una casa del barrio La Florida, es angustiante a pesar de la aparente tranquilidad con que lo cuenta. El hombre y su familia, durante media hora, estuvieron a merced de cuatro ladrones que irrumpieron en su vivienda mientras dormían. Luego de inmovilizarlos y golpearlos los desvalijaron llevándose un valioso botín: 40 mil pesos, artículos electrónicos, ropa y una moto.

El atraco ocurrió cerca de las 2.30 de ayer en una propiedad de Gallo 331, a una cuadra de la rambla Cataluña. A esa hora Alexis dormía en una de las habitaciones de la casa y su esposa, Luana, descansaba en otra pieza de la planta baja con una hija de 2 años del matrimonio. "Sentí el cuerpo de una persona arriba mío, me desperté y cuando lo vi con la cara tapada empecé a gritar", contó la mujer.

Los alaridos de Luana sobresaltaron a Alexis, que apenas se levantó se topó con uno de los intrusos. "En el pasillo me crucé con uno de los tipos. Le dije «quedate tranquilo, te vamos a dar lo que querés»". Pero la plata les pareció escasa.

Entonces las exigencias fueron en aumento al igual que la violencia. "Primero me ataron las manos con un cordón de zapatillas y los pies con un cinturón. Después me pusieron una bolsa de nailon en la cabeza mientras me daban puñetazos en la cara y los brazos porque querían oro y dólares, algo que nosotros no tenemos. También preguntaban por la caja fuerte pero no entendían que tampoco tenemos", explicó la víctima a La Capital. Mientras eso ocurría, los otros tres hijos de la pareja dormían en la planta alta ajenos a la irrupción de los asaltantes.

Un calvario. Luana tampoco se salvó del accionar violento de los intrusos. "A mi mujer, que tenía la nena en los brazos, le pegaron y le pusieron un revólver para que dijera dónde había más plata". El calvario de la familia se extendió durante media hora que a ellos les pareció mucho más. En ese lapso, los malhechores recorrieron la propiedad buscando elementos de valor: así recogieron unos 40 mil pesos, teléfonos celulares, computadoras, chequeras, tarjetas de crédito, relojes, prendas de vestir y calzados. "Hasta tuvieron tiempo de probarse la ropa y de elegir las zapatillas", recordó con amargura Alexis.

Parte del dinero sustraído estaba destinado al pago de los salarios de los empleados del negocio de informática de Alexis. "Había separado unos sobres con dinero para pagar los sueldos y mi mujer tenía guardada plata para comprar útiles y libros porque tiene una librería. También se llevaron 20 mil pesos de unos ahorros", explicó.

Después de que los ladrones se marcharon, Alexis supo que uno de ellos habían entrado "por la puerta de una pieza de arriba que da a un patio terraza. Después bajó y les abrió la puerta a los demás", comentó. Con el botín en su poder, los maleantes se marcharon con una moto Kawasaki Z 1000 del dueño de casa pero no pudieron llevarse un Mini Cooper que estaba estacionado en el frente de la propiedad. "Supongo que no pudieron hacerlo arrancar porque lo dejaron en la vereda con el portón abierto", explicó. Tampoco se apoderaron del BMW que estaba en el mismo sitio.

Reclamo

Los vecinos de Alexis, el dueño de la casa robada en Gallo al 300, se reunieron ayer a la tarde a metros del lugar para expresar su preocupación por la ola de robos que sacude a la barriada en los últimos meses. “Estamos preocupados. Esto se volvió tierra de nadie. No se puede vivir así. Esta noche (por ayer) no sabemos si vamos a dormir en mi casa”, dijo el vecino asaltado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS