Edición Impresa

Una comedia sobre las relaciones agridulces de una familia dispersa

Jane Fonda, Jason Bateman y Tina Fey encabezan el elenco del filme "Hasta que la muerte los juntó", que se estrena mañana en Rosario y dirige Shawn Levy, un especialista en el género.

Miércoles 10 de Diciembre de 2014

"Nunca hice una película donde la gente me buscara activamente para conseguir una participación", dijo el director Shawn Levy, quien ahora vuelve al ruedo con una comedia en la que, como en otras ocasiones, volvió a reunir a algunas de las estrellas más brillantes de Hollywood. "Hasta que la muerte los juntó", que se estrena mañana en Rosario, tiene en el elenco a Jane Fonda como la matriarca viuda que reúne a sus hijos para un ritual posterior a la muerte de su esposo.

Los cuatro hermanos —interpretados por Jason Bateman ("Quiero matar a mi jefe"), Tina Fey ("30 Rock" y una de las históricas de "Saturday Night Live"), Adam Driver ("Lincoln") y Corey Stoll (el intérprete de Ernest Hemingway en "Medianoche en París")— llegan a la casa familiar con sus actuales parejas y sus viejos desencuentros a cuestas. En la convivencia forzada bajo la mirada atenta de su madre deben afrontar su historia y sus vínculos con las personas que más los aman, en medio del caos y el humor, la aflicción y la redención que suele acompañar a cualquier familia.

"Necesitaba a todos estos artistas en su conjunto", dijo Levy en declaraciones al portal The Hollywood Reporter poco después del estreno en Estados Unidos de esta comedia dramática familiar.

La película, una suerte de armada virtual con algunos de los grandes talentos del cine actual, dan vida a los personajes de esa familia que deben encontrarse para el shiva, una práctica judía donde una familia de luto recibe amigos y a la familia durante siete días, y como el último deseo de su difunto padre.

El guionista Jonathan Tropper, quien también escribió la novela en la que se basa la película, dijo que el único actor que tenía en mente mientras le daba forma al guión era Jason Bateman. Levy, por su parte supone que no puede haber sido tan difícil de convencer a Bateman o cualquiera de los miembros del elenco de grandes talentosos para sumarse al elenco.

"Nunca hice una película donde la gente me buscara activamente para conseguir una participación", dijo. Tampoco fue un "sí, lo haré". "Los correos electrónicos y llamadas que recibí fueron más bien del tipo «espero que me considere; desesperadamente quería estar en esta película», bromeó el director.

Una historia honesta. Levy sostiene a la sinceridad de la historia como la razón por la que muchos de estos actores consumados fueron atraídos a la película, y lo explicó así: "Se trata de un guión como este, que encara una situación que puede ser triste con su costado divertido también, y no se trata de un superhéroe y no es una superproducción. Quiero decir que habría pocos actores que no persiguieran una propuesta con estas características".

Levy hizo su familia en pantalla un poco más grande y más divertida convocando al comediante Ben Schwartz, que interpreta a un amigo de la familia y al rabino local. "Cuando hicimos la lectura mesa, estaba Bateman, y yo soy un gran fan suyo, y también Tina, que creo que es uno de los seres más talentosos en el universo", dijo Schwartz. "Entonces, después ves que aparece Jane Fonda. Todo fue simplemente muy surrealista", comentó entusiasmado.

El énfasis en lo familiar de la historia se extendió inclusive a las condiciones de rodaje del elenco. Levy dijo a The Hollywood Reporter que el rodaje se llevó a cabo durante 25 días, principalmente en una casa, y agregó que entre escenas, el elenco se retiraría a la habitación principal de la planta alta para hablar de la película y descansar.

Actriz Kathryn Hahn describió esa sala como un lugar poco convencional y como algo "más valioso que cualquier proceso de ensayo", y añadió que los actores se mostraban unos a otros videos de YouTube y fotos de sus hijos. "Fue charla constante", dijo Stoll. Por el elenco reunido y por la forma en que se comunicaron durante el trabajo Topper, dijo: "Esto fue como un gran milagro inesperado y estoy encantado".

Un especialista en comedias

El director Shawn Levy firmó algunas de las franquicias más rentables como “Gigantes de acero” (2011) y “Una noche en el museo” (2006). Especializado en comedias, en 2003 lanzó “Más barato por docena”, con el infalible Steve Martin, a quien tres años después convocó para protagonizar “La pantera rosa”. Y el 8 de enero se estrenará en Argentina la tercera entrega de “Una noche en el museo”, con Ben Stiller y el fallecido Robin Williams.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario