Edición Impresa

Una celebración de la diversidad a través de una historia de amor

El musical "Y un día Nico se fue", del periodista y escritor rosarino Osvaldo Bazán, brilló a sala llena en el Broadway. La comedia refleja tristeza y alegría con un ritmo vertiginoso.

Lunes 26 de Mayo de 2014

Seducción, felicidad, tristeza y duelo. Todos los ingredientes estuvieron presentes en el musical "Y un día Nico se fue", que comenzó su gira nacional en Rosario el sábado pasado. Con un teatro Broadway repleto e invitados de lujo, que incluyeron a figuras de la política y el periodismo, la obra de Osvaldo Bazán brilló en la noche rosarina. Se trata de una obra producida por Luis Majul y Mario Segade, basada en el libro homónimo y autobiográfico del periodista Osvaldo Bazán, con dirección general de Ricky Pashkus, música de Ale Sergi, y protagónicos de Tomás Fonzi y Marco Antonio Caponi.

Con un prestigioso elenco de más de quince actores y una banda en vivo de cinco músicos, la comedia transita por estadíos de drama y alegría, marcada por un ritmo vertiginoso. A través de canciones pegadizas, el musical cuenta la historia de un romance malogrado entre dos hombres, Osvaldo (Caponi) y Nico (Fonzi), recorriendo todas las etapas de cualquier historia de amor: el enamoramiento, la desilusión y la tristeza de una separación.

Pero lo más interesante de esta propuesta, que comenzó el año pasado en la Usina del Arte en La Boca (Buenos Aires), es que lejos de transmitir una mirada triste está llena de canciones, coreografías y la participación de una orquesta en vivo. La historia real fue vivida en Rosario en la década del 90, donde Bazán vivió durante diez años. Y el periodista decidió respetar el lugar donde nació esta historia de amor y volcarlo a la ficción, por eso en la obra los protagonistas se conocen en la plaza Pringles, salen a bailar a Station (el boliche gay rosarino por excelencia en los 90), discuten en bulevar Oroño y hasta aparece el diario "La Capital" en escena.

De ese modo, "Y un día Nico se fue" relata dos procesos paralelos: el que Bazán vivió en su intimidad y el que la sociedad vivió para llegar a promulgar la ley de matrimonio igualitario. Se trata de una comedia que une los dolores personales con los sociales, invitando a reflexionar y repensar la sociedad moderna para entender el amor en todas sus formas.

Algunas de las figuras que se destacan en esta tragicomedia son Angel Hernández (que encarna a Cupido) y Denis Smith (como la muerte). Asimismo, Fonzi y Caponi hacen un trabajo escénico impecable donde se animan a cantar, bailar y hasta a darse más de un beso.

Cada función del musical cuenta con la participación de un invitado de lujo que lee un texto referido a la ley de matrimonio igualitario, momento que marca un quiebre en el relato. Este lugar, que en Buenos Aires han ocupado figuras como Julio Chávez, Mario Pergolini y Flor de la V, en Rosario fue para el periodista Luis Novaresio, quien despertó una ovación.

Sobre el final de la obra subieron al escenario la intendenta Mónica Fein; el presidente del Concejo, Miguel Zamarini; el ministro de Cultura del gobierno porteño, Hernán Lombardi, y la edila María Julia Bonifacio. En medio de un aplauso efusivo, Bazán recibió la declaración de la obra de interés público municipal y el reconocimiento como periodista y escritor distinguido de parte del Palacio Vasallo. "Acá está gran parte de la gente que más quiero, incluyendo a mi mamá y mi marido", dijo emocionado Bazán, quien agradeció la distinción a la intendenta y al público presente. El director Ricky Pashkus también subió al escenario para mostrar su entusiasmo: "Estoy feliz de comenzar esta gira en Rosario, que es la casa de este musical", destacó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario