Edición Impresa

Una actitud reprochable

El Tribunal civil que determinó la condena contra el gobierno provincial recordó los alcances de la ley 12.521, que en su artículado considera como faltas graves "utilizar o blandir el arma de fuego provista o que utiliza para el servicio en situaciones que no correspondan por razones de seguridad para la integridad de las personas, proporcionalidad de los medios empleados en los hechos y con agotamiento de las medidas preventivas que establezcan los reglamentos policiales para las intervenciones en el servicio policial".

Domingo 14 de Septiembre de 2014

El Tribunal civil que determinó la condena contra el gobierno provincial recordó los alcances de la ley 12.521, que en su artículado considera como faltas graves "utilizar o blandir el arma de fuego provista o que utiliza para el servicio en situaciones que no correspondan por razones de seguridad para la integridad de las personas, proporcionalidad de los medios empleados en los hechos y con agotamiento de las medidas preventivas que establezcan los reglamentos policiales para las intervenciones en el servicio policial".

Y sobre el caso en particular explican que "surge una actitud absolutamente reprochable a la mujer policía" que provocó un daño físico "que sólo por obra del azar no fue más grave. La agente P.M.C. era la única armada en el lugar, exhibió un andar extremo e incompatible con la situación; abusó de su autorización para portar arma en un boliche donde se encontraba con fines de esparcimiento. Su actuación fue intemperante y efectúa el disparo que generó el resultado típico, sin mayor miramiento; sin prever consecuencias puso fin a una diferencia con un arma de fuego de grueso calibre", recuerda el fallo condenatorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario