Edición Impresa

Un valioso tiempo dedicado a provocar cambios

Fernando Arias y Naida Porreca crearon el grupo "Sonrisas que curan". Y quieren transformar completamente los hospitales para que no sean lugares traumáticos sino alegres y divertidos.

Lunes 21 de Abril de 2014

Fernando Arias y Naida Porreca crearon el grupo "Sonrisas que curan". Y quieren transformar completamente los hospitales para que no sean lugares traumáticos sino alegres y divertidos.

"Un chico podría entrar, por ejemplo, en carrito al hospital o encontrarse con los superhéroes en las salas de espera, o con luces de colores", sugirió Fernando, quien pasó por varios efectores públicos y sanatorios con su hija de un año, que debió permanecer internada.

Desde enero pasado trabajan con arquitectos, decoradores y otros profesionales para presentar proyectos que buscan cambiar completamente la infraestructura.

Ya empezaron a modificar el look de una puerta de un consultorio del Hospital Alberdi. Esperan que ese sea el punto de partida del proyecto.

Fernando recordó lo vivido en carne propia. "En su momento atendieron muy bien a mi hijo, pero el panorama era desolador", dijo.

Por eso se lanzó a convocar a diseñadores, artistas, abogados, médicos, arquitectos y a todo el que quiera colaborar para elaborar proyectos de manera de cambiar la fisonomía de los hospitales.

"No sólo queremos pintar con colores sino que buscamos cambiar los muebles y toda la infraestructura", explicó Naida. Al respecto, agregó: "Los chicos se predisponen mejor cuando es distinto el ambiente".

Los impulsores descubrieron que en otros países ya se está trabajando ese concepto. Por eso, mantuvieron reuniones con los directores de los distintos hospitales y tuvieron una muy buena recepción.

El siguiente paso es conseguir las donaciones. Lo harán con particulares, pero el objetivo es que las empresas grandes hagan los aportes necesarios para poder expandir el proyecto.

En tanto, dedican el tiempo libre a provocar cambios en los hospitales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario