Edición Impresa

Un triunfo inmessionante: Messi tumbó a Real Madrid con un triplete

Barcelona obtuvo una gran victoria en un partido electrizante en el Bernabeu y puso la definición de la liga española al rojo vivo.

Lunes 24 de Marzo de 2014

El rosarino Lionel Messi escribió ayer otra página dorada en la historia del fútbol con una actuación descomunal que incluyó tres goles decisivos para darle a Barcelona la victoria por 4 a 3 sobre Real Madrid, en el Santiago Bernabeu, poniendo al rojo vivo la Liga.

Con este triunfo electrizante, cargado de emociones y polémicas, el equipo del Tata Martino se acercó a la punta (69) y quedó a dos unidades de los líderes: Real Madrid y Atlético de Madrid (ambos con 70). Aún restan nueve fechas por disputarse y el torneo ofrece una definición apasionante.

En un superclásico de ida y vuelta, no apto para cardíacos, Iniesta abrió el marcador a los 6' para la visita, y el Madrid lo dio vuelta con dos tantos de Benzema (19' y 23').

Pero Messi, con su pasta de crack omnipresente, acudió al rescate azulgrana con tres conquistas (41', 65' y 84'), las dos últimas de penal, que neutralizaron el tercer tanto de Cristiano Ronaldo (55', de penal) para los locales.

Los merengues iniciaron el partido enganchados al tren de alta velocidad del rosarino Di María por la izquierda, quien puso en aprietos varias veces a Dani Alves.

Barcelona presentó una línea de cuatro medios formada por Busquets, Cesc, Xavi e Iniesta, este último como falso extremo zurdo, desde donde convirtió en gol una excelente cesión de Messi.

Benzema era una amenaza y empezaba a afinar su puntería.

Por entonces el choque de estilos quedaba patente: intento de fútbol coral y pausado del Barsa; y arrancadas verticales del Madrid personificadas en Bale y Di María.

El nulo aporte defensivo de Dani Alves fue aprovechado otra vez por Di María con dos escaladas infernales en 4' que sirvieron para dar vuelta el marcador, ambas finalizadas por Benzema, primero con un potente cabezazo, luego mediante una volea y la pasividad de Piqué.

Con viento a favor, el Madrid bajó el ritmo y cerró el cerco defensivo sobre Messi, pero el argentino mostró repertorio y determinación para nivelar el solo la contienda. Fusiló a López y el descanso exhibió un 2 a 2 muy intenso.

El Merengue salió con mejores bríos en el complemento y la misma consigna: verticalidad rompedora y finalización de jugada.

La primera salida terminó con un resbalón de Mascherano que devengó en el derribo de Alves a Cristiano fuera del área, una acción que el árbitro interpretó dentro, señalando un penal que convirtió el portugués.

El Barsa no funcionaba a nivel colectivo. Sólo aportaban Iniesta y Messi, quien inventó una asistencia mágica para Neymar, que cayó ante el roce con Sergio Ramos, que se fue expulsado, en el segundo penal de la noche madrileña.

Lo convirtió sin alterarse Messi y la igualdad en el marcador e inferioridad numérica impulsó a Ancelotti buscar el amarre de un valioso punto, retirando a Benzema por el zaguero Varane.

Pero el tramo final fue todo para el Barsa, que acorraló al Madrid, avisó con un mísil al caño de Alves, y dio el golpe definitivo con un penal sobre Iniesta y ejecutado por Messi, un asesino infalible, héroe de leyendas, que reactivó la Liga con sus poderes.

Leo agranda la leyenda y rompe récords

Con estas tres conquistas en el Bernabeu, Messi se convirtió en el máximo goleador histórico en el superclásico español, con 21 tantos. Cuando señaló por primera vez en el partido, antes de que finalizara el primer tiempo, estampó el 2 a 2 parcial y ya pasaba la marca de otro argentino: Alfredo Di Stéfano (18). Después, con dos penales elevó su impactante récord a 21 goles en el derby. El rosarino también sumó 236 festejos en la Liga, y se transformó en el segundo goleador histórico de la competición, superando por dos al mexicano Hugo Sánchez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS