Edición Impresa

Un tribunal de apelación devolvió a Griesa un caso clave por la deuda a bonistas

Citibank esperaba que la corte de apelaciones para el Segundo Circuito decidiera en contra de una orden tomada por el juez Griesa que impedía que el banco pagara varios millones de dólares

Sábado 20 de Septiembre de 2014

La Cámara de Apelaciones de Nueva York declinó ayer tomar una decisión sobre la apelación presentada por Citibank para poder pagar el vencimiento de deuda a bonistas reestructurados con legislación argentina, que vence la semana próxima. El expediente volvió al juez Thomas Griesa.

   Citibank esperaba que la corte de apelaciones para el Segundo Circuito decidiera en contra de una orden tomada por el juez Griesa que impedía que el banco pagara varios millones de dólares en intereses a bonistas que aceptaron dos canjes de deuda que Argentina realizó en el 2005 y 2010. El banco estadounidense asegura que si no realiza los pagos enfrenta severas sanciones por parte de Argentina.

   Tras la audiencia, y en una escueta resolución, los jueces del Tribunal evitaron realizar un pronunciamiento y de esa manera quedó en duda el pago del vencimiento por casi 200 millones de dólares del 30 de septiembre. “Rehusamos encontrar jurisdicción porque la orden apelada es una clarificación, no una modificación” de la decisión tomada por Griesa, indica el fallo del Tribunal.

   El fallo complica la situación argentina y pone en riesgo la posibilidad de nuevos bloqueos en los pagos, pero no se expide sobre la cuestión de fondo que nuevamente quedará en manos de Griesa.

   El juez neoyorkino, cuyas posturas contrarias a la Argentina son repetidas, tendrá otra vez el expediente en su juzgado y si las partes piden una audiencia, deberá convocarla, escuchar los reclamos y volver a expedirse.

   Pero ese procedimiendo podrá demorar varios días y seguramente la cuestión se resolverá con posterioridad al 30 de septiembre.

   Con la resolución del Tribunal de Nueva York, quedó en claro que tampoco se hizo lugar al “stay” —una medida cautelar—, solicitado por el banco para pagar bonos que no estén bajo legislación estadounidense.

   Por ahora, sigue intacta la resolución de Griesa de bloquear futuros pagos a bonistas que entraron a los canje 2005 y 2010. Ante ese estado de cosas, el gobierno impulsó la ley que aprobó el Congreso para cambiar el lugar de jurisdicción de pago de los bonos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario