Edición Impresa

Un tren descarriló y aplastó tres viviendas precarias en la zona oeste

Sólo por azar no fue una catástrofe. Una formación ferroviaria del Belgrano Cargas que trasladaba azúcar y maíz hacia Capital Federal descarriló ayer a la altura de Viamonte y Gutemberg y los...

Viernes 15 de Noviembre de 2013

Sólo por azar no fue una catástrofe. Una formación ferroviaria del Belgrano Cargas que trasladaba azúcar y maíz hacia Capital Federal descarriló ayer a la altura de Viamonte y Gutemberg y los vagones terminaron aplastando tres precarias viviendas. Tan sólo 45 días antes, la empresa Belgrano Cargas había solicitado a la justicia federal rosarina el desalojo de las viviendas que se levantan a metros de las vías. Y ayer, el ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, volvió a reclamar ese pedido con énfasis. Las pericias preliminares descartaron que el accidente haya sido producto de un sabotaje para robar el cereal.

El descarrilamiento del convoy volvió a poner en evidencia un problema crónico: la ocupación de terrenos fiscales por parte de familias que sufren el déficit habitacional.

Era la media mañana de un día hábil en pleno corazón de Villa Banana. En medio de una jornada calurosa, un fuerte estruendo y el posterior impacto de los vagones sobre el margen derecho de las vías del Belgrano Cargas provocaron el alerta de los vecinos.

El descarrilamiento se produjo en fracción de segundos (se dio en el sector de cambio de vías en dirección al puerto rosarino). El tren se salió de las vías justo en una curva y dejó importantes daños materiales en dos viviendas de Viamonte al 4200, a unas dos cuadras del Centro Municipal de Distrito Oeste.

La Capital relevó en el lugar las primeras pericias de funcionarios del Belgrano Cargas. "Es un tren que venía de Ledesma (Jujuy) con 26 vagones. Ahora estamos revisando cada servicio involucrado en el accidente, pero llama la atención que ocurre justo en el cambio de vías que van al puerto", explicó uno de los técnicos presentes en el lugar. Por ello, en forma preliminar se descartó un sabotaje o la colocación de obstáculos con el propósito de robar la carga.

Mientras los vecinos se iban asomando para ver la magnitud del hecho, varias patrullas policiales y de la Guardia Urbana Municipal (GUM) precintaron el perímetro del tren. Incluso, efectivos se apostaron en los techos de los cuatro vagones tumbados para custodiar el maíz y azúcar que transportaba.

Sin lesionados. Las imágenes fueron cinematográficas. Cuatro vagones tumbados sobre tres viviendas, pero afortunadamente no hubo lesionados.

"Estaba sola en mi casa cuando escuché el tren que venía a toda velocidad; muy fuerte, con los vagones que iban de un lado al otro", le dijo a este diario Luciana González, dueña de una casa destruida por el impacto de un vagón.

La humilde vivienda de material y chapa era el techo de cuatro personas que con esfuerzo la habían construido allí hace tres años. La hija de Luciana fue trasladada al domicilio de una hermana, pero la mujer prometió no abandonar su hogar, aunque esté semidestruido. "Tengo todas mis cosas adentro y no las pienso dejar", dijo.

Mirando al vacío y sentado sobre una bolsa de arena, Alejandro Artázar, de 23 años, no podía creer lo que veía. Un vagón dio contra un árbol que se cayó sobre su casa. En el momento del accidente él estaba trabajando, su mujer había salido de la casa y su hijita de 4 años estaba en el Jardín de Infantes. "Hace dos años que estaba haciendo esta casa, de a poco. Ahora nos da miedo que vuelva a pasar. Cuando me imagino que hubiese pasado si el tren se descarrilaba un sábado, me agarro la cabeza", indicó.

Ahora viene la peor parte. Acomodarse como pueda junto a su familia en la casa de su padre (vive a unas pocas cuadras) para pensar dónde seguirán sus vidas. "Estoy esperando para entrar y llevarme todo. Acá cuando cae el sol, se rompen los códigos y no queda nada", confesó.

Sin respuestas. Belgrano Cargas había solicitado hace 45 días que la Justicia Federal de Rosario desalojara ese sector de las vías. La empresa había presentado una denuncia ante la Fiscalía Federal Nº 3 para que se desalojaran los terrenos aledaños a la vía en el sector donde ayer ocurrió el accidente.

Desde la reestatización de la empresa en mayo, se inició un proceso de recuperación de vías para volver a comunicar el ramal con los puertos y, así como ocurrió con la villa 31 en Buenos Aires, se solicitó a la Justicia que se removieran las casillas que se encuentran en terrenos ocupados de manera ilegal."La denuncia fue presentada en la Fiscalía Federal a cargo de Mario Gambacorta. La empresa pidió que se interviniera de manera urgente en el desalojo de zonas de Rosario, entre las que se encuentra el sitio donde se produjo el incidente", remarcó ayer un comunicado oficial del Ministerio de Transporte.

El miércoles de la semana pasada un representante legal de Belgrano Cargas insistió ante el fiscal con el pedido de desalojo urgente de la zona sin obtener una respuesta favorable por parte de la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS