Edición Impresa

Un reconocimiento que estuvo a la altura de la número uno

Tras recibir otra vez el premio a la mejor jugadora de un torneo y de levantar el trofeo como capitana (ayer llevó ella la cinta y no Macarena Rodríguez), apareció lo mejor.

Lunes 08 de Diciembre de 2014

Una vez terminada la final ante Australia, pocos se movieron de los asientos. La voz del estadio anunció el homenaje a Luciana Aymar que nadie se quiso perder y que se prolongó durante más de media hora. Tras recibir otra vez el premio a la mejor jugadora de un torneo y de levantar el trofeo como capitana (ayer llevó ella la cinta y no Macarena Rodríguez), apareció lo mejor.

La ceremonia la inició la periodista Milagros Lay González, quien le solicitó a Lucha acercarse a una de las pantallas del Estadio Mendocino, rodeada de sus compañeras, ex Leonas, sus hermanos Cintia y Lucas, y sus papás, Nilda y René Aymar.

Distintos protagonistas fueron tomando la palabra. En vivo, Mario Galliano, secretario de la Confederación Argentina de Hockey, y luego Macarena Rodríguez, quien reconoció sus cualidades humanas. En tanto, las rivales también la elogiaron a través de un video.

Otro de los videos mostró un amplio recorrido por su carrera y sus goles inolvidables. Y con cada gesto, Luciana lloró.

Muchas ex Leonas la acompañaron con una remera que decía "Gracias por tanto", y otra apareció a través de las imágenes: Cecilia Rognoni. "Mirá dónde estoy, en la cancha donde ganamos nuestro primer Champions (Amstelveen 2001). Creo que ese también fue un año increíble para vos, ganaste tu primer premio a la mejor del mundo", dijo la ex defensora. A su vez, la ex compañera Mercedes Margalot la resumió así: "Lucha representa la exquisitez, humildad, perseverancia,carácter, es la historia del hockey".

Al final, una camiseta enorme se desplegó desde una grúa. "Aymar. 8. Leyenda", decía. Y un show de fuegos artificiales terminó de ponerle color a la fiesta que se cerró con Lucha encabezando un trencito de baile que dio la vuelta al estadio. Minutos después se desmadró todo. Muchos hinchas saltaron a la cancha y a la rosarina se la llevaron cual estrella de rock. Tuvo tiempo de charlar y sacarse fotos cerca de la carpa de prensa con las amigas del Jockey que viajaron exclusivamente para verla, como su entrenador de la infancia y juventud, Ernesto Morlan. La fiesta continúo en el hotel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario