Edición Impresa

Un punto que fue buen consuelo

Newell’s debió golear en el primer tiempo, Colón lo sorprendió y en el final hubo tablas.

Sábado 02 de Noviembre de 2013

Primero tenía para golearlo. Después parecía que la derrota estaba decretada. Y finalmente terminó remontando una desventaja de dos goles para atesorar con uñas y dientes un punto que de todas maneras será valioso. Por la sencilla razón de que le permitirá a Newell’s, sin importar los resultados de los demás, mantenerse como único líder al final de esta décimo cuarta fecha. Claro que el partido leproso tuvo luces y sombras, y entregó mucha tela para cortar. Pero cuando las papas más quemaban, irrumpió la tremenda jerarquía de David Trezeguet para facturar por duplicado y remediar en parte una noche que venía demasiado torcida.

   En la frenética lucha de la cima del torneo, Newell’s sumó dos puntos de los últimos nueve en juego. Y es realmente poco. Encima ayer enfrentaba a un Colón sumido en una crisis total. Para ilustrar la malaria del local, hasta las banderas de los hinchas sabaleros estaban al revés en señal de protesta. Había empatado Arsenal y la cancha estaba rápida. A jugar.

   Es cierto que desde las palabras es muy difícil tratar de argumentar lo que ocurrió en el primer tiempo. Porque la pelota fue toda de Newell’s y las opciones netas de gol también, pero el que se fue al descanso arriba en el marcador fue Colón, en un avance a reglamento.

   Tras una pelota quieta, Gabriel Graciani saltó más alto que Mateo y Muñoz para cabecear de emboquillada y decretar el inesperado gol sabalero. Fue a los 39’, luego de una verdadera tormenta de oportunidades de gol que la Lepra no supo capitalizar.

   Es que desde el primer minuto de juego Newell’s generó estragos en el área local.

Fue Maxi Rodríguez el que inauguró las ocasiones y Castillo salvó con lo justo con un cierre sobre la línea.

   Fue otra vez la Fiera el que sometió a Montoya, pero tapó el arquero, y ni Figueroa, Pérez ni Muñoz pudieron corregir la misma acción. Tras cartón Muñoz volvió a deglutirse el gol ante el nuevo achique del arquero local.

   Cuando el primer tiempo se extinguía, Graciani se burló de todos y la mandó a guardar. 1 a 0. Increíble, pero real.

   En el complemento Berti mandó a la cancha a Trezeguet por Muñoz. Colón ya se animaba a dar dos pases seguidos. Newell’s no tenía la misma sorpresa, dinámica y claridad. Encima a los 10’, Prediger corrigió un despegue de Heinze tras un córner (en la comba la pelota salió) para vencer a Guzmán. 2 a 0. Escenario cuesta arriba.

   Y en los últimos 20’ llegó el doblete con clase de Trezeguet, para mantener a Newell’s vivo en la lucha del campeonato. Si los puntos tienen sabores, el de ayer no fue tan amargo, porque parecía que todo estaba perdido.

   Es cierto que Newell’s perdió aceleración en las últimas fechas, pero sigue primero en la carrera cuando faltan cinco vueltas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS