Edición Impresa

Un policía tenía un arma con la que habrían atacado la casa de Bonfatti

La policía investigaba anoche un arma que se presume es la misma con la que se efectuaron los disparos contra la casa del gobernador Antonio Bonfatti y casi un mes después contra la vivienda...

Viernes 06 de Diciembre de 2013

La policía investigaba anoche un arma que se presume es la misma con la que se efectuaron los disparos contra la casa del gobernador Antonio Bonfatti y casi un mes después contra la vivienda del ex jefe de la desaparecida Drogas Peligrosas, Alejandro Franganillo. Estaba en poder de un agente policial de 29 años que se encontraba en disponibilidad y sobre el cual pesan serias sospechas de ser quien plantó una pistola en el frente de la comisaría 10ª, en un confuso episodio que se dio días después del ataque al domicilio de Bonfatti.

El agente Pablo E. fue detenido cerca del mediodía en Empalme Graneros cuando intentó escapar de un control policial que había llegado hasta ese lugar alertado por un llamado al 911, que dio cuenta de un tumulto. Cuando los policías arribaron observaron la rápida huida de un Peugeot 206 de color negro, que luego de una persecución fue detenido a las pocas cuadras.

Según narraron fuentes oficiales consultadas, del interior del vehículo emergió Pablo E., quien estaba acompañado por otros dos muchachos y que rápidamente se identificó como policía. Los agentes del Comando Radioeléctrico sometieron a todos a una requisa y luego se abocaron a revisar minuciosamente el auto. Allí, debajo de la pedalera, dieron con una pistola Colt calibre 11,25 que, de acuerdo a los informes de Balística, sería la misma arma desde la cual partieron los disparos que el pasado 11 de octubre impactaron en el frente de la vivienda del gobernador, en el corazón del barrio La Florida.

Ante el hallazgo del arma, Pablo E, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción 5ª, desde donde ordenaron su rápido traslado al penal de Piñero y no a la Alcaidía de la Jefatura de Policía.

Este dato no es menor, ya que, según trascendió de fuentes oficiales, sobre él pesan serias sospechas de que habría sido quien dejó un arma dentro de un vehículo estacionado frente a la comisaría 10ª pocos días después del atentado a la casa del gobernador, y que motivó un confuso operativo policial.

Los otros dos jóvenes que acompañaban al agente también fueron detenidos pero llamativamente recuperaron la libertad un par de horas después. Ambos tendrían antecedentes policiales.

El joven agente de la fuerza provincial está en situación de disponibilidad a raíz de que hace unos meses evadió un control policial en la vía pública.

Desde ese momento no presta servicios pero su nombre figura en la lista de los sospechosos de haber participado tanto en el atentado a Bonfatti como en el que se perpetró el 19 de noviembre en la casa que el comisario retirado Franganillo tiene en Granadero Baigorria.

 

Casquillos. Para saber por qué los pesquisas cerraban anoche el cerco sobre Pablo E. fueron vitales los resultados de las pericias balísticas sobre los casquillos hallados en las inmediaciones del domicilio de Bonfatti y de Franganillo minutos después de perpetrados ambos atentados.

Esas pericias dieron la certeza de que los proyectiles disparados contra la casa del gobernador y la del comisario retirado partieron de la misma arma. Los peritos fueron más allá y hasta confirmaron que, cuatro días antes del atentado a Bonfatti, esa pistola fue utilizada en un crimen de un ex convicto perpetrado en Travesía al 400, en la zona norte de la ciudad.

La hipótesis fue clara: hay un arma y un mismo hombre jalando el gatillo en tres ataques diferentes. Anoche, todo indicaba que ese hombre sería este agente. En su poder tal vez estaba el arma más buscada por la policía provincial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS