Edición Impresa

Un plan para que 2.000 jóvenes vuelvan a la escuela en siete barrios vulnerables

Es la cifra inicial del proyecto que lanzarán mañana el gobernador Antonio Bonfatti y la intendenta Mónica Fein. Habrá incentivos para que no caigan en el delito.

Domingo 03 de Febrero de 2013

Provincia y municipio lanzarán mañana un plan integral para que miles de jóvenes que no estudian ni trabajan vuelvan a la escuela y no caigan bajo las redes del narcotráfico. El programa de reinserción socioeducativa se aplicará en una primera fase en siete barrios vulnerables de Rosario, con la intención de que unos 2 mil adolescentes retornen a las aulas. Los equipos territoriales irán casa por casa en busca de los ex alumnos en situación de riesgo, a los que ofrecerán un menú de opciones y herramientas para que vuelvan a estudiar o aprendan un oficio.

   El anuncio sobre esta política pública que se formalizará mañana lo hizo el miércoles pasado, durante un encuentro partidario del Frente Progresista en el Centro Asturiano, el gobernador Antonio Bonfatti. Fue al aludir a la complejidad de la problemática narco en la región y al “caldo de cultivo” que supone tener en las grandes ciudades a miles de jóvenes sin empleo ni escolarizados.

   “El lunes (por mañana), junto a la intendenta Mónica Fein, vamos a presentar un programa para que los jóvenes que no estudian ni trabajan vuelvan a la escuela. Tenemos los nombres y domicilios de esos chicos, los vamos a ir a buscar casa por casa para que vuelvan a la escuela o aprendan un oficio”, anunció en aquella oportunidad el jefe de la Casa Gris.

   En la Gobernación confiaron en que el dato brindado por Bonfatti no fue aleatorio. “En las bases de datos digitalizadas del Ministerio de Educación están los nombres y apellidos de los alumnos escolarizados de 2011 y los que dejaron de asistir en 2012. Con esos registros, los agentes territoriales irán a sus domicilios para intentar recuperar para el sistema educativo a aquellos jóvenes que abandonaron la escuela y quedaron en situación de riesgo, expuestos a caer en la droga o en las redes de las bandas narco”, precisaron.

   Según pudo saber La Capital, el programa arrancará en siete barrios vulnerables de la periferia rosarina: Santa Lucía, Tablada, Las Flores, Empalme Graneros, Nuevo Alberdi, Ludueña y La Bombacha.
  Habrá unos 25 equipos interdisciplinarios integrados por profesionales de los ministerios de Educación y Desarrollo Social provincial y sus pares municipales. Los puntos de encuentro serán los Centros Territoriales de Referencia (CTR), ex Crecer.

   Inicialmente, los equipos territoriales intentarán dilucidar las razones por las cuáles el menor abandonó la escuela. “En muchas oportunidades, el propio sistema los termina expulsando a raíz de varias situaciones conflictivas”, apuntaron en la provincia, para agregar que “será necesario incorporar luego a la propia institución educativa en las estrategias a adoptar” con el objetivo de encauzar el panorama.

   Con el diagnóstico completado, los agentes municipales y santafesinos buscarán dar un paso adelante: le ofrecerán a cada joven en particular un menú de opciones para reincorporarlo al sistema formal.
  Al respecto, las fuentes consultadas comentaron: “En realidad, ya existen muchos programas, como el FinEs, que permite concluir los estudios rindiendo materias sin que sea obligatorio asistir al colegio, bajo asesoramiento de tutores. La clave es que los potenciales receptores lo conozcan y se sientan contenidos. Y hay otros dispositivos que se pueden utilizar del área educación no formal, como distintos talleres que se pueden computar como horas cátedra para los jóvenes”.

   También se contempla la posibilidad de acercar a cada barrio espacios de capacitación gratuita e intensiva en oficios para aquellos menores que no se muestran predispuestos a volver a la institución educativa y necesitan recursos económicos para su grupo familiar. De ese modo, se intentará, además, que el adolescente no quede en situación de vulnerabilidad extrema frente al avance narco.

   De resultar exitosa la prueba piloto, la intención de los gobiernos provincial y municipal es extender el programa a otras zonas conflictivas de Rosario.

Incluso, las autoridades no descartan trasladar posteriormente la experiencia a otras grandes ciudades santafesinas.

   Se estima que, luego de que Bonfatti y Fein brinden detalles del anuncio, en pocos días más comience a aplicarse el programa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS