Edición Impresa

Un par de guitarras para volver a creer en el rock

Los fans de los Ratones Paranoicos pueden quedarse tranquilos. Mientras Juanse siga tocando en vivo, el legado del grupo va a permanecer intacto. Al menos eso fue lo que se vio y se escuchó el fin de semana en Pugliese.

Martes 18 de Septiembre de 2012

Los fans de los Ratones Paranoicos pueden quedarse tranquilos. Mientras Juanse siga tocando en vivo, el legado del grupo va a permanecer intacto. Al menos eso fue lo que se vio y se escuchó el fin de semana en Pugliese, cuando el ex líder de la banda presentó en Rosario su tercer álbum como solista, "Baldíos lunares". Juanse combinó en partes iguales temas de su poco difundida carrera en solitario con clásicos y otras gemas de los Ratones, que resucitaron de la mejor manera en las versiones de las Fieras Lunáticas, el combo que ahora acompaña al cantante.

El rock argentino podrá encontrarse en un estado comatoso, pero a veces las alegrías surgen en los rincones menos esperados, aunque una vez más haya que remitirse al pasado. Las Fieras Lunáticas son un pequeño ejército rockero de tres guitarras, que incluye a Juanse al frente, Gabriel Carámbula como fiel acompañante y Javier Cantisano un poco más atrás. Juanse y Carámbula retoman el diálogo de guitarras al mejor estilo Richards-Wood, mientras Cantisano cubre la base rítmica. Allí donde los Ratones ganaban en swing, las Fieras se imponen a puro guitarrazo.

El show empezó sin anestesia con "Ceremonia", un clásico de los Ratones. Y siguió con otro hit para que corearan los fans: "Colocado voy". Juanse quiso dejarlo claro desde el principio: no iba a guardarse semejantes temas para regalarlos como souvenirs al final del recital. Después se intercalaron "Dinamita" y "Lucy", de su segundo álbum solista, que en las versiones de la banda no desentonaron en ningún momento con los temas paranoicos.

En su rescate de décadas pasadas, Juanse tuvo un gran acierto: no sólo revisitó hits un tanto remanidos como "Rock del gato" y "Rock del pedazo", también desempolvó viejas gemas como "Slide" (del primer disco de los Ratones, de 1986), "Lluvia de héroes" (de "Los chicos quieren rock", de 1988) y tiró la casa por la ventana con una versión acelerada de "Cowboy".

El recorrido solista tuvo puntos altos en las versiones de "Baby Doll" y "La esquina del sol", donde quedó demostrado que Carámbula pudo haber tocado con grandes nombres del rock nacional, pero pocas veces tuvo la oportunidad de lucirse como acá. Para decepción de algunos, en el show sonaron sólo tres temas de "Baldíos lunares" ("Baby Doll", "El fuego" y "Algo sucia", el único bis), cuando el disco, para hacer justicia, se merecía otro despliegue. Si hubieran aparecido canciones como "El sol" o "Sólo una vez más", el recital hubiera ganado en matices. De todas maneras, los corazones rockeros podían latir contentos: a veces alcanzan un par de guitarras para volver a creer.

Remeras stone

Hace años que Juanse puede presumir de un estilo propio. Sin embargo, las remeras de los Rolling Stones estuvieron a la hora del día en Pugliese: estaban desde las más nuevas y relucientes hasta aquellas desteñidas y gastadas, con varias batallas nocturnas encima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario